Asamblea del Episcopado latinoamericano en el Salvador desde las expectativas salvadoreñas


05 de Mayo, 2017

Asamblea del Episcopado latinoamericano en el Salvador desde las expectativas salvadoreñas

Del 9 al 12 de Mayo de 2017

                                                                                    

Desde el ojo de la Prensa Salvadoreña.

 

Publicamos aquí una entrevista solicitada por un diario Salvadoreño. La prensa Gráfica del Salvador publicó este viernes 5 de mayo de 2017, un resumen de esta entrevista. El interés del Salvador por esa asamblea es notable. Esta entrevista realizada al Secretario ejecutivo del Departamento de Comunicación y Prensa CELAM, está enfocada desde el ojo local, pero con perspectiva iluminadora tocan temas de actualidad. Aquí la entrevista.

 

¿Que tan trascendente es la cumbre del CELAM para el Salvador, si se tiene en cuenta el momento de Crisis que se vive?

En el Salvador del 9 al 12 de mayo se realizara la XXXVI Asamblea ordinaria del Episcopado de américa latina, que incluye al Caribe y las Antillas. En total reúne a veintidós conferencias episcopales y por tanto a veintidós países. Ahora bien, esta cumbre del Celam tendrá en cuanto agenda dos contenidos: Un contenido propio de reunión, asuntos internos de trabajo realizado por los departamentos y escuelas, con todo el quehacer interno como institución y el quehacer en los países miembros del CELAM, abarcando diferentes áreas de pastoral, de eclesialidad, de evangelización y promoción humana; y finalmente también la formación que se realiza desde el CEBITEPAL, que es el centro latinoamericano de formación.

 

El segundo contenido de la Asamblea CELAM es el de la celebración. Hay mucho que celebrar: los cincuenta años del documento de Medellín, los diez años de aparecida, los ciento cincuenta años de la creación de la arquidiócesis de San Salvador, los setenta y cinco años de la fundación del Secretariado del episcopado de Centroamérica y los cien años del nacimiento de Monseñor Oscar Romero, para mencionar solo algunos de los acontecimientos. A la Asamblea de la iglesia latinoamericana, también está invitada la Conferencia de los obispos de Canadá y la conferencia de obispos de la Iglesia de los Estados Unidos, porque se siguen estrechando lazos de comunión entre la iglesia del continente. También porque se hablará de la posibilidad de realizar un próximo sínodo de los obispos de la Iglesia en américa en continuidad al sínodo realizado hace alrededor de 20 años.

El Papa francisco en el videomensaje enviado con motivo del jubileo continental de la misericordia en agosto del año pasado, dijo que esa reunión le recordaba el sínodo de la Iglesia en América. Significa que se aprecia mucho esa iniciativa, eso motiva a un nuevo encuentro y el reimpulso de las relaciones y la cooperación.

Prácticamente toda la iglesia del continente se hará presente en la próxima asamblea CELAM en el Salvador y en ese sentido, es un hecho histórico y de gran importancia para esa nacion. Esa presencia no ocurre ordinariamente. Por otro lado significa cercanía de la iglesia con cariño para el Pueblo salvadoreño que peregrina en estas tierras. De esa manera se manifiesta la ternura que Cristo tiene por este querido país.

Los ojos de la iglesia continental estarán puestos en este país durante la semana. Y el anuncio de la iglesia es el mismo de cristo resucitado: paz y vida abundante para este pueblo. El salvador albergara a los representantes de toda la iglesia del continente.

 

¿Es la primera Cumbre dentro del contexto de un Papa latino, influenciará esto al Estilo de Francisco?

La iglesia universal y de manera especial la de Latinoamérica en estos últimos años, está marcada por el ministerio petrino del Papa latino: Francisco.  Es el primer Papa Jesuita en la historia de la Iglesia. Su presencia y su acción se sienten. Él ha marcado ritmo al mundo y a la iglesia. Para la iglesia latina, es un tiempo novedoso, y sin olvidar lo precioso como don de Dios, que ha significado cada Papa; es un tiempo de gracia y de bendición. Su paso por los países latinoamericanos ha sellado la historia de una manera nueva, la ha marcado con el sello de la ternura de Dios.

El Papa Francisco con su posición y acción tan pastoral, es un pastor que camina con las ovejas, algunas veces yendo delante de ellas, otras veces en medio y otras veces atrás. Alentando a ponerse en camino de conversión y a ser una iglesia en salida, está presente con su mensaje cotidiano divulgado abundantemente, pero también con sus exhortaciones y decretos. El Papa aboga por la prosperidad de los pueblos, por la desaparición de la injusticia que produce tantos males y sobre todo aboga por la paz que tanto anhelan nuestros pueblos.

La cumbre del CELAM en este país es la cercanía de los pastores del continente hacia este pueblo tan sufrido, tan creyente, tan valiente, tan lleno de esperanza y con tanta riqueza humana.

 

¿Podrían estar en la mira de la cumbre, por sus crisis y Violencia?

Deseamos que el salvador supere sus crisis y alcance la paz que no ha sido fácil construir, y que todavía encuentra desafíos. Sin duda que lo que falta de la paz se alcanzará mediante una opción profunda de sus habitantes y será una realidad tanto en cuanto se vayan solucionando los problemas que afectan en la raíz de la vida familiar, comunitaria y nacional.

Lo que estuvo en la mira del CELAM para realizar aquí esta cumbre es el testimonio de vida y ministerio episcopal de Monseñor Oscar Romero, el obispo beato pastor que como dijo un obispo en una reunión reciente: “Romero tiene mucho que decir a los episcopados, a la iglesia en general y a los pueblos de este tiempo.” Quiere decir que Monseñor Romero por el amor que tuvo a la Iglesia y al pueblo de Dios, sigue siendo inspiración y modelo de pastor que entrego la vida hasta el martirio. La Iglesia como dijo en una ocasión el teólogo Gustavo Gutiérrez, bebe del propio pozo que es Cristo y de su paso en medio de sus pueblos.

 

¿Si se tiene en cuenta cumbres como Puebla, Medellín y Aparecida, ¿Pueden esperarse pronunciamientos similares en la del Salvador?

La iglesia hace presencia siempre y se pronuncia, pero en esta ocasión no habrá un pronunciamiento mediante un documento como el de la Asamblea de Puebla, Medellín o Aparecida porque cuando va a ver la luz un documento de ese tipo, hay toda una preparación previa y se convoca a una Asamblea extraordinaria y en este caso es una asamblea ordinaria para tratar asuntos de trabajo del cuatrienio, para celebrar y dialogar con el mundo y la sociedad abordando situaciones de lo que viven los pueblos.

 

¿El Papa Francisco ha llamado constantemente a los sacerdotes a que salgan a la periferia, que quiere “Santos con Jens”, este llamado hará eco en el CELAM?

 

No sé si el Papa ha usado esa frase o ha dicho que quiere “Santos con Jens”, pero sí que ha llamado constantemente a ir a las periferias. El Celam es un organismo de obispos latinoamericanos para la colegialidad y la comunión. Fue creado hace 60 años. Está en estrecha comunión con la Santa Sede y con el Papa. Y por lo tanto asume lo que el Papa indica al igual que el resto de la Iglesia.

Ir a las periferias es importante, es necesario, sobre todo ante las realidades de nuestro tiempo. En el objetivo general, el CELAM se ha propuesto y propone a la iglesia del continente ser “una Iglesia en Salida”. Esto concreta lo que el documento de aparecida ya había tomado como opción: “ser una iglesia en salida misionera”. De hecho es ya el estilo de ser Iglesia. La iglesia se hace presente con el auxilio de Dios en todos los puntos de la geografía, sobre todo donde más se necesita. De tal manera que sí, efectivamente el CELAM, hace y hará eco de este llamado del Papa.

 

¿Por qué el Salvador como centro del CELAM?

La Iglesia en 22 países de américa latina, el Caribe y las Antillas, conforma el Consejo Episcopal latinoamericano. Cualquiera de estos veintidos países puede ser elegido como país sede para cumbres como esta. En el 2011 la asamblea del CELAM se realizó en Uruguay que queda en el cono sur del continente.

Esa es la razón por la que el Salvador queda en el centro del CELAM. Pero también, y sobre todo por la vida, el testimonio y la luz que ofrece como modelo, el testimonio y la vida del obispo Oscar Romero, de quien se celebra el centenario de su nacimiento.

El Papa ha pedido de manera especial ir al encuentro de los más pequeños de la tierra.

 

¿Qué tanto ha cambiado a la Iglesia latinoamericana Francisco?

Creo que desde la experiencia de ser miembro del episcopado latinoamericano el Papa ha llevado la riqueza de esta iglesia testiga, evangelizadora y mártir, como aporte precioso al resto de la Iglesia universal, esto es gracia de Dios sin duda. “El Papa viene del fin del mundo”, dijo Francisco, cuando se presentó públicamente la primera vez después de haber sido nombrado Papa. El no solo llegó desde américa latina, sino que se siente verdaderamente latinoamericano de corazón y en sus raíces. Evidentemente que él es el sucesor de Pedro y por tanto es el Papa para toda la Iglesia más allá de su origen.

Él ha sabido llegar a las multitudes y a los medios de comunicación nos gusta que él llegue a través de su imagen en fotografía, en video, pero sobre todo con su palabra.

Su mensaje toca nuestros corazones. El Evangelio que el anuncia es el Evangelio anunciado a lo largo de más de veinte siglos. Él tiene en su estilo de ser gentileza, sencillez, justicia y ternura, pero también es el Papa que llama a la conversión y a la misericordia. Toca temas y realidades muy difíciles y eso lo hace profeta de este siglo. Por otro lado comunica esperanza, anunciando que siempre hay un horizonte.

Su línea si queremos decirlo así aunque no es una palabra que abarque suficientemente el ancho del ministerio petrino, desinstala, moviliza y compromete.

Su Paso por los países latinoamericanos, (y en uno de sus viajes visitó también Estados Unidos) ha ofrecido entre otras cosas una forma diferente de trato y cercanía hacia estos pueblos tan sufridos, ha resaltado el valor del compromiso cristiano, ha acariciado estos pueblos con la ternura de Dios y eso marca de una forma distinta la historia de esta iglesia y de estos pueblos tan golpeados. En este sentido va generando algo nuevo y va trazando un nuevo horizonte que a todos nos impulsa a ser más cristianos y en este sentido también marca cambios. El inyecta entusiasmo por vivir el Evangelio.

 

¿Es el mejor momento de la Iglesia latinoamericana?

Es un buen momento, es un kairós, o tiempo de gracia para la iglesia en este “continente joven” como lo llamaba San Juan pablo II.

El Papa Francisco ha invitado a vivir la alegría del Evangelio en medio de las tribulaciones, penas y martirio incluso. Esto crea un modo de ser y sentir diferente. Hay alegría en la iglesia, hay ánimo, hay por supuesto problemas y dificultades, realidades incluso que hacen ruido, pero el Papa digamos que va desinstalando la Iglesia positivamente, va sacándola de la elefantitis que sufre, como dijera el Cardenal Pietro Parolín en una ocasión, para que la Iglesia siga siendo una Iglesia viva, que vuelva a las fuentes de Cristo y sea signo de los tiempos en medio de las vicisitudes de las realidades del mundo.

El Papa nos está diciendo que la realidad de la sociedad mundial en el inicio de esta nueva era y al inicio de este nuevo siglo requiere de la renovación de la persona y de la iglesia, requiere de la conversión, de una mirada distinta, de un compromiso cristiano de fondo, profundo e incidente que inyecte vida y que haga crecer el Reino de Dios en la tierra.

Es un tiempo favorable, hay esperanza e ilusión.

 

¿La corrupción, la violencia, la impunidad son características repetidas en la región, cual es la tarea de la Iglesia ante este panorama?

La iglesia anuncia la dignidad humana de la persona y trabaja por su establecimiento, contribuyendo con lo que puede, con su acción pastoral, con el anuncio del Evangelio, pero también con multitudinarias obras en diferentes campos y realidades de la vida. La iglesia lucha por la instauración de la justicia y cree que un verdadero estado de derecho pueda ser posible sobre la tierra. Lo hace promoviendo la conversión de los corazones, la convivencia justa y pacífica; y trabajando por la rehumanización que nos convierta a todos en hermanos. La iglesia tiende puentes, funda instituciones, impulsa iniciativas, coopera con diferentes organismos y no se cansa de ofrecer luz ante las realidades que generan mal y sufrimiento.

 

La Iglesia siempre habla de su doctrina social, pero no todos están tan cerca o la practican, es un tema necesario retomar?

Es verdad que hay mucha insensibilidad frente al compromiso social de muchos en la iglesia que solo ostentan el poder y la comodidad, que ostentan títulos y no servicio. Nos lo ha dicho el Papa. Él ha sido enfático en esto y no se cansa de hacer lo humanamente y pastoralmente posible para convertir nuestros corazones.

Es cierto que los sistemas económicos dirigidos por seres humanos no crean condiciones para la justicia y la equidad, y más bien crean las brechas tradicionalmente conocidas. Es verdad que para producir y defender los bienes se sacrifican miles de vidas, es verdad que los bienes materiales se valoran y se protegen más que las personas. Es verdad también que los bienes de la tierra son propiedad de unos pocos en detrimentos de muchos y es verdad que no son los bienes para el hombre sino el hombre para los bienes y para el placer sin medida de unos pocos.

Sin embargo es verdad también que dentro y fuera de la iglesia hay multitudes de cristianos y no cristianos, multitud de pastores que viven el evangelio a profundidad y dan como cristo, no solo lo que tienen, sino lo que ellos mismos son. Hay muchos cristianos en los barrios, en las ciudades, en los poblados lejanos que no se dejan absorber por la vorágine de avaricia desmedida que nos ataca a todos y contribuyen al bien de la humanidad y en todos los campos de la vida.

 Creo que son tiempos complejos, que no es fácil encontrar el camino y establecer un tiempo nuevo, pero como dice San Pablo: “predica a tiempo y a destiempo”.  Y eso hay que hacer. Es claro que el tema de la doctrina social sigue siendo nuevo y de actualidad.

 

En este sentido los cuestionamientos sobre la riqueza de la iglesia no terminan?

Habría que ver a que riqueza se refieren, a excepción de algunos casos que puedan ser conocidos públicamente, porque en cuanto a bienes se refiere, lo que la iglesia tiene es siempre de uso o servicio colectivo o para el bien de la comunidad.  En otros casos, unos bienes sostienen otros servicios que se ofrecen a la gente. Esto no quita reconocer que en los países ricos sobra mientras en los países pobres falta. Y dentro de los mismos países pobres, mientras en unos lugares sobra, en otros lugares falta todo.

 

En verdad todos somos una riqueza para los demás y todos los mensajes del Papa como por ejemplo el de la cuaresma de este año orientan a la conversión, para que no haya Lázaros entre nosotros, como lázaro que mendigaba ente el rico epulón que lo ignoraba, tal como describe la parábola de Cristo en el Evangelio.

Por eso, el Papa ha dicho y el CELAM lo impulsa: “quiero una iglesia pobre para los pobres”, que significa para todos vivir el Evangelio a profundidad en sencillez y en el compartir digno y fraterno.

 

¿Qué tantos compromisos se pueden esperar de la Cumbre?

Eso dependerá mucho de los obispos participantes, el Espíritu siempre sopla y genera fuerza y movimiento. Siempre se generan novedades. Siempre surge algo nuevo. Esperamos el final de la cumbre para ver los compromisos adquiridos, por ahora no nos podemos adelantar.

 

¿Podría estar la canonización de Romero en la cumbre?

La canonización del obispo Romero, que esperamos con alegría que sea pronto, le compete directamente al Papa que cuenta con organismos que siguen un proceso establecido, mediante una causa impulsada por la iglesia local, en este caso, por la iglesia del Salvador.  

El Papa ha resaltado la santidad y el martirio del obispo Romero, del que tiene profundo conocimiento. En la última visita ad limina de los obispos salvadoreños a la Santa Sede, el Papa ha pedido que se siga el debido proceso.

Ciertamente se habla y se espera con alegría que sea pronto, pero se sigue el criterio que el Papa ha indicado. Monseñor Romero estará en el centro de esta cumbre puesto que los cien años de su nacimiento son motivo de celebración y de memoria que permita dejarse iluminar por la luz de su testimonio.


Documentos:


 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl