Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
LOS DIRECTIVOS DICEN:
El Reencantamiento
 
Jueves 19 de Enero de 2012
Mons. Guillermo Melguizo ViceRector del ITEPAL comparte su artículo "El Reencantamiento" pensado como una respuesta a su anterior publicación "El Desencanto"

Estas líneas de hoy quisieran ser una respuesta aproximada a nuestro artículo anterior sobre el desencanto personal, eclesial y pastoral, tan recurrente hoy. El término reencantamiento puede significar muchas cosas. Con motivo del Año Sacerdotal, apoyados en la fidelidad de Cristo, el Itepal programó una experiencia de cinco meses para renovar la fidelidad de los sacerdotes, y la llamamos “curso de reencantamiento”. A primera vista pareciera que el término tuviese una carga negativa o un sentido peyorativo. A nuestro alumnos les preguntaban sus compañeros: ¿ustedes tienen problemas?, ¿ustedes están en crisis?.

No, no necesariamente. El reencantamiento tiene también un alcance muy positivo y unas expectativas muy amplias y novedosas. Es una respuesta al desencanto, que lamentablemente también ha llegado a las toldas de la Iglesia.

Es preciso reencontrarnos con Cristo, con la Iglesia, con nuestro ministerio. Este triple encuentro debe producir en nosotros un verdadero reencantamiento.

El encuentro personal con Jesucristo, renovado permanentemente, tiene que producir en nosotros seguridad y esperanza. El encuentro con la Iglesia nos debe llevar a aceptar a la Iglesia como es, santa y pecadora, sed semper reformanda. El encuentro con nuestro ministerio nos debe llevar a vivir con alegría y generosidad nuestra vocación específica de discípulos misioneros de Jesucristo Buen Pastor.


1. ¿Cómo reencantarnos con Jesucristo?

  1. Descubriendo ante todo su rostro: desde los Evangelios; desde la fe; desde el misterio del Dios hecho Hombre.
  2. Descubriéndolo como Hijo, como doliente y sobretodo como resucitado, vivo y presente para nosotros en la Iglesia y para la Iglesia.
  3. Convirtiendo ese descubrimiento de su rostro en una verdadera experiencia religiosa personal, como punto de apoyo.


2. ¿Cómo reencantarnos con la Iglesia?

  1. No marcando tanto el rostro negativo de la Iglesia; disculpándola; tratando de entender y aceptar sus manchas y arrugas; criticándola si es necesario, pero sin amargura y sin olvidar que es nuestra madre.
  2. Descubriendo sus líneas y sus aspectos positivos, que no son pocos.
  3. Trabajando en la Iglesia a pesar del cansancio y del desencanto; pero haciéndolo con fe y con mucho amor.
  4. Siendo siempre predicadores de la misericordia.
  5. Contribuyendo nosotros mismos con nuestra autenticidad y coherencia de vida.

 

3. ¿Cómo reencantarnos con nuestro ministerio?

  1. Mediante nuestra fidelidad a nuestra vocación y mediante la clarificación de nuestra identidad.
  2. Buscando siempre “la unidad de vida” osea el equilibrio entre la vida interior y la acción apostólica (PO 14).
  3. Cultivando nuestra espiritualidad propia y descubriendo que es a través del ejercicio consciente y creciente de nuestro ministerio, al estilo de Jesús maestro, sacerdote y pastor, como podemos lograr la santidad (PO 13).
  4. Mediante la recuperación de la imagen del obispo diocesano y del presbiterio diocesano.
  5. A través de la entrega y servicio total a la comunidad mediante el ejercicio de la caridad pastoral y de la pastoral de la misericordia.



























CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org