Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
LOS DIRECTIVOS DICEN:
Monseñor Guillermo Melguizo
¿Qué es Peor: Morir o estar Muerto? a propósito del escándalo nuestro de cada día
 
Miércoles 15 de Febrero de 2012
Mons. Melguizo Vice-Rector ITEPAL comparte su artículo, en donde expone cuestionamientos y respuestas a las situaciones vividas en los últimos días en el contexto de la Iglesia.

Hace pocos años moría en París, un famoso Cardenal de la Iglesia: el Cardenal Jean Danielou. Uno de los grandes teólogos del Concilio Vaticano II; uno de los grandes escritores de la Academia Francesa. Solo que murió repentinamente, en un lugar “Non Sancto”, visitando a una célebre “Madame” de dudosa ortografía. Ya era anciano, pero murió en el lugar equivocado. Nadie sabía que le ayudaba espiritualmente a una mujer sola y desencantada de la vida. Pocos días antes habían publicado una entrevista suya en la que le preguntaban entre otras cosas: ¿a usted le da miedo morir? Y él contestó: no me da miedo morir; me da miedo estar muerto. Porque cuando uno está muerto, no puede hablar, no tiene quién hable por uno, no tiene quién lo defienda.

El día de su muerte no hubo otra homilía en la Eucaristía, que esta entrevista.

Ante la dolorosa muerte de estos sacerdotes de que se viene ocupando la prensa, también uno se puede preguntar, ¿qué es peor, morir o estar muerto?

Suponiendo que sea verdad el sesgo que han venido tomando los acontecimientos, nos encontramos delante de un hecho doloroso, triste, escandaloso, que le hace enorme daño a los sacerdotes en particular y a la Iglesia en general.

Esta es una Iglesia también humana, muy humana, inerme, indefensa, frágil, expuesta al juicio implacable de una sociedad que es tanto más dura y exigente cuanto es más distante.

Sea lo que sea, este hecho sin antecedentes, viene a sumarse “al escándalo nuestro de cada día”, y viene a ser un nuevo golpe bajo a la Iglesia que somos todos los creyentes.

“Ubinam Gentium Sumus” diría Cicerón: ¿dónde estamos? ¿hasta dónde llegamos?. Porque aquí se junta toda la quiebra de valores: el sentido y el valor de la vida; el sentido de la sexualidad y de los compromisos adquiridos; el sentido de la enfermedad a veces buscada.

Hay situaciones que no se improvisan de la noche a la mañana o que no se pueden disimular largamente. ¿Es que todavía hay silencio cómplice en la Iglesia? ¿ hubo exigente formación sacerdotal? ¿qué culpa siguen teniendo los Seminarios? ¿Y las vidas paralelas?

¿Nuestras comunidades cristianas son verdaderamente exigentes con sus sacerdotes y los acompañan realmente en su difícil y delicado ministerio?

¿Y por qué tanto escándalo? porque son casos raros y excepcionales; porque en la Iglesia no todos somos así, ni queremos ser así.

 

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org