Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
LOS DIRECTIVOS DICEN:
La fuerza evangelizadora de la Piedad Popular y el gusto espiritual de ser pueblo. Reflexiones a la luz de Evangelii Gaudium
 
Viernes 20 de Junio de 2014
Evangelii Gaudium constituye la hoja de ruta que Francisco, en el ejercicio del ministerio petrino, propone al caminar de toda la Iglesia...

Estos dos aspectos que propongo para la reflexión son especialmente significativos para nuestro contexto latinoamericano y Caribeño puesto que la piedad popular y la concepción de la Iglesia como “pueblo de Dios” configuran nuestra identidad católica y han marcado la reflexión teológica y pastoral. 

La fuerza evangelizadora de la piedad popular. Evangelii Gaudium presenta a la piedad popular como una manera de inculturación del evangelio (n. 123). Destaca que a pesar de ser  “mirada con desconfianza en algún tiempo, ha sido objeto de revalorización en las últimas décadas” (n. 123). Citando a Benedicto XVI, en su discurso al comienzo de la Conferencia del Episcopado de América Latina en Aparecida, afirma que se trata de un «precioso tesoro de la Iglesia católica» y que en ella «aparece el alma de los pueblos latinoamericanos». De esta forma el Papa Francisco da un enorme valor a la piedad popular  y citando al Documento de Aparecida la presenta como “una manera legítima de vivir la fe, un modo de sentirse parte de la Iglesia, y una forma de ser misioneros” (EG 124; DA 264). Termina ese número sancionando que “¡no coartemos ni pretendamos controlar esa fuerza misionera!”

Siendo que la piedad popular es uno de los rasgos distintivos de la espiritualidad y de la identidad católica de nuestros pueblos de América Latina y El Caribe, el hecho que tanto el Documento de Aparecida como la exhortación del Papa la presenten y destaquen de gran manera en el proceso evangelizador, le presenta a nuestras Iglesias un camino ya asegurado para seguir ahondando en la experiencia creyente, en el sentirse Iglesia y en un anuncio renovado e inculturado de la Buena Nueva de Jesucristo.

De esta manera para la vida de las Iglesias en nuestra realidad latinoamericana y caribeña queda como un desafío y un camino abierto, continuar acompañando las ricas expresiones de la piedad popular y darles su justa medida y su merecido lugar en la vida de los creyentes de nuestro Continente.

El gusto espiritual de ser pueblo. Esta parte de la exhortación es una invitación a copiar las actitudes fundamentales de Jesús en la tarea de la nueva evangelización. Eso lo expresa cuando dice: “la misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, es una pasión por su pueblo” (n. 268). 

La Iglesia en América Latina y El Caribe ha intentado mantenerse cercana y caminar junto a las realidades muchas veces dramáticas que viven estos pueblos. Nuestro estilo pastoral se ha caracterizado por la cercanía y el encuentro. Testigos de esto son los numerosos pastores que han dejado un testimonio de cercanía y entrega generosa. Por eso las palabra del Papa Francisco “Jesucristo no nos quiere príncipes que miran despectivamente, sino hombres y mujeres de pueblo” (n. 271) son especialmente significativas para los evangelizadores de América Latina. Nombres de pastores como Óscar Romero, Helder Cámara, Raúl Silva Henríquez, entre otros, dan cuenta de ello, pero a la vez son un enorme desafío para continuar en esta misma línea, que no es otra cosa que el camino del Evangelio.

El Papa continúa: “sólo puede ser misionero alguien que se sienta bien buscando el bien de los demás, deseando la felicidad de los otros” (n. 272)… “si logro ayudar a una sola persona a vivir mejor, eso ya justifica la entrega de mi vida. Es lindo ser pueblo fiel de Dios. ¡Y alcanzamos plenitud cuando rompemos las paredes y el corazón se nos llena de rostros y de nombres!” (n. 273). Sin pretender hacer alarde de la tradición teológica y el estilo pastoral de las Iglesias de América Latina y El Caribe, se puede afirmar que en medio de sus luces y sombras, sobre todo después del acontecimiento del Concilio Vaticano II, se ha ido haciendo camino en este sentido.

Queda mucho por hacer y estamos lejos de lograr hacer de nuestras Iglesia verdaderas “casas y escuelas de comunión”, pero hay ya todo un camino abierto en esta línea, y la palabra y el testimonio de un Papa que ha acompañado estos procesos pastorales, en estos ambientes y en estas tierras, son para nosotros un aliciente para seguir caminando por estos senderos.

 

Pbro. Moisés Pérez

Director - ITEPAL

 

 

 

 

 

 

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org