Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
LOS DIRECTIVOS DICEN:
GRANDES FIGURAS MISIONERAS EN EL PROCESO EVANGELIZADOR DE AMÉRICA
 
Jueves 25 de Mayo de 2017
En el proceso evangelizador de nuestro continente jugaron un papel muy importante las órdenes religiosas, en concreto Mercedarios, Dominicos y Franciscanos.

Su tarea misionera marcó profundamente la vida y la espiritualidad del catolicismo latinoamericano y caribeño. Junto al trabajo de los misioneros hubo grandes figuras de obispos y sacerdotes que sembraron la semilla del evangelio. Entre ellos se pueden mencionar:

Juan de Zumárraga. Obispo de México de 1528 a 1548. Nombrado “protector de los indios por decreto real. Comunicó su metodología misionera a través de las Juntas Eclesiásticas. En 1537 comienzan los colegios y se introducen las religiosas contemplativas. Es además uno de los protagonistas de la tradición de la Virgen de Guadalupe, cuyas apariciones suponen el comienzo de numerosas conversiones en México.

Vasco de Quiroga. Llamado por los nativos “Tata Vasco” obispo de Michoacán (México) de 1538 a 1565. Tenía un amor entrañable por los indios. Su ideal misionero está inspirado por una vuelta a la primitiva Iglesia: su “República de indios”, organización de los pueblos indígenas, tendrá mucho éxito entre los tarascos y los chichimecas.

Bartolomé de las Casas. Obispo de Chiapas y Vera Cruz. Muy conocido por su lucha por la justicia y los derechos de los pueblos autóctonos. Comprendió la unidad existente entre la evangelización y los derechos de los más pobres.

Antonio de Valdivieso. Fue el primer obispo mártir en tierras americanas. Obispo de Nicaragua, de la orden de Santo Domingo y discípulo de Bartolomé de las Casas. Cuando llegó a su sede, se encontró con el cruel maltrato y muerte de los indios por parte de las autoridades españolas. En Cabo Gracias a Dios, se reunió (1545) con Bartolomé de las Casas y Marroquín, para proponer medidas en defensa de los indios. Las doce cartas que escribió son un testamento de la dificultad y frustración que encontró el Obispo tratando de influenciar y forzar a los oficiales de la Corona, los cuales gobernaban Nicaragua desde Gracias a Dios, siguiendo la ley secular y establecida. Fue asesinado el 26 de febrero de 1550 en León, Nicaragua por parte de las autoridades españolas de turno.

Santo Toribio de Mogrovejo. Obispo de Lima de 1581 a 1600. Realizó largas y fructíferas visitas a los territorios a él encomendados. Se preocupó por la reforma de la Iglesia para hacer una misión más eficaz. Creó cátedras de lengua aymara y quechua y abrió la Universidad de Lima a “indios, mestizos, zambos y aún afrodescendientes”. Impulsó la creación de varios catecismos de contenido sencillo, gradual y en lenguas nativas. Dio mucha importancia a la música como medio de catequesis, así como a la belleza externa de los ritos cristianos, donde se realizaba una simbiosis de elementos cristianos y populares indígenas.

San Pedro Claver. Presbítero de la Compañía de Jesús, llamado el “esclavo de los esclavos”. Primer gran misionero entre los africanos traídos a estas tierras como esclavos. Vivió en Cartagena entregado totalmente al trabajo más miserable de su tiempo: el servicio de los esclavos africanos.

Pedro de Gante. Nacido como Pieter van der Moere y conocido como fray Pedro de Gante o Pedro de Mura. Fue uno de los misioneros más notables de México durante el siglo XVI, época de oro de las misiones franciscanas en América. Nacido hacia 1490 en Iguen, Bélgica, entró a la Orden franciscana para el estado de hermano lego.

Entremezclando ideas educativas de Europa con las de la cultura prehispánica, y aprovechando el ingenio e inteligencia de los indígenas así como sus elementos artísticos más sobresalientes (pintura, música, danza, drama), fray Pedro de Gante fijó, quizá sin pretenderlo, un sistema misional-educativo que se extenderá por toda América. Fue un verdadero pionero de la evangelización inculturada. Escribió al emperador para denunciar el mal trato a los indígenas y exigir el mismo tratamiento para españoles e indios. Murió en la ciudad de México el 19 de abril, domingo de Pascua de 1572.

Antonio Vieira. Nació en Lisboa el 6 de febrero de 1608. Vino al Brasil con apenas 6 años. Estudió en el Colegio Jesuita de Salvador, donde aprendió las lenguas nativas y allí mismo entró en la Compañía en 1623. Ordenado sacerdote en 1635, se convirtió en uno de los personajes más influyentes del siglo XVII en el imperio portugués, diplomático y negociador, consejero de reyes y predicador real.

Ardoroso defensor de los derechos de los pueblos indígenas, criticó y combatió vehementemente la explotación y la esclavización resultado de la codicia de los colonizadores. Los indios de Brasil de lo llamaban “Paiaçu” (Grande Padre, en tupí). Ha criticado igualmente la esclavitud de los negros (su abuela paterna era negra). Fue perseguido por la Inquisición (estuvo dos años en la cárcel), entre otros motivos por haber defendido a los judíos en distintas ocasiones y luchado para que se aboliera la distinción entre cristianos nuevos (judíos convertidos) y cristianos viejos.  Es considerado un clásico de la lengua portuguesa y un misionero de gran envergadura. Falleció en Salvador da Bahia con casi 90 años, el día 18 de julio de 1697.

Se pueden seguir mencionando nombres de misioneros relevantes como por ejemplo Junípero Serra y Francisco Eusebio Kino en California; Jose de Anchieta en Brasil; Antonio de Montesinos en Santo Domingo y Roque González en Paraguay, Toribio de Benavente o “Motolinía”  en México, Francisco Solano en Perú y Argentina, Luis Beltrán en Colombia, entre otros.

Pbro. Moisés Daniel Peréz

Vice - Rector pastoral- CEBITEPAL

 

 

 

 

 

 

 

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org