Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
TESTIMONIO Y REFLEXIÓN
Testimoniando el encuentro alegre con Jesucristo
 
Viernes 08 de Abril de 2011
El encuentro alegre con Jesucristo, la oportunidad de formación y el testimonio de una iglesia viva es lo compartido por uno de nuestros estudiantes en su experiencia en el ITEPAL

Testimoniando el encuentro alegre con Jesucristo en los hermanos y amigos que han coincido este tiempo en el ITEPAL.


Palabras de despedida, Pastoral Juvenil 2011 por el P. Mario Díaz


Coincidir en el tiempo y en el espacio es de las oportunidades más grandes que nos da Dios. Siempre puede surgir la pregunta: ¿Por qué nosotros? ¿Por qué en este lugar? Cuántos acontecimientos se tuvieron que dar para que pasáramos dos meses aquí. Quizá más de alguno quiso venir y no lo logró, pero nosotros sí. Todos hemos dejado temporalmente muchas cosas: trabajos, familia, responsabilidades; todos tuvimos que hacer maletas y volar. Para muchos esta experiencia no estaba en la planificación anual, surgió porque a alguien se le ocurrió que era oportuno, porque valía la pena… y realmente la ha valido.

Coincidimos 53 personas de 15 naciones distintas y hemos sobrevivido, eso ya es un milagro. Ha coincidido la juventud con la experiencia, la imprudencia con la tolerancia, el narcicismo con la humildad, las voces fuertes y agudas con los silencios, las risas contagiosas con la seriedad, la democracia con cierta anarquía, los laicos con los consagrados, los buenos con los otros buenos.

Cada semana un profesor distinto, y a veces ¡qué distinto! Nos enseñaron a analizar, planificar, organizar, sistematizar y, en algunas ocasiones, a soñar en plena clase. En las aulas nos encontramos diocesanos, franciscanos, dominicos de la orden de los predicadores, scalabrinianos, salesianos, maristas, siervos de maría, alguno que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario; y con esta variedad el resultado es lógico: una experiencia enriquecedora que nos muestra la unidad en tanta diversidad. Nos muestra que tenemos muchas cosas en común y que las diferencias nos ayudan a cultivar la paciencia, el respeto, la caridad y las críticas.

Somos un excelente grupo y como no sabemos cómo han sido los otros, podemos decir que, para nosotros, es el mejor grupo que ha coincidido aquí. Y una vez más, esta coincidencia hará que cuando escuchemos el nombre de un país, ya no pensemos en una nación, sino en el nombre, el rostro y el gesto de un buen amigo y ese país ya no nos parecerá tan distante así sea de El Salvador a Paraguay o de Venezuela a México.

El coincidir crea vínculos y afectos, claro está, después del gustazo viene el trancazo y hay despedida y tristeza, pero todo es parte de esta bendita experiencia. Porque si nos quedamos más tiempo juntos aquí, seguro que las cosas se salen de control y nos tendrían que echar. Es el tiempo y el momento justo para extrañarnos, para recordarnos con alegría y para guardar ese deseo sincero de volvernos a encontrar.


Un agradecimiento sincero a todo el equipo de profesores, a los directivos del Itepal, a cada persona que nos atendió con tanta amabilidad haciendo de nuestra estadía aquí un tiempo agradable y acogedor.

Para coincidir cada día aquí, hemos tenido que soportar lluvia, frío, caminatas, desvelos, más de 120 horas en transmilenio, con todo el peligro que ello implica, pero ha valido la pena, porque todo esto ha creado lo que un buen profesor acertadamente señaló: “un grupo peligrosamente unido”.

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org