Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
TESTIMONIO Y REFLEXIÓN
Con alegría y amor, signos del Buen Pastor.
 
Miércoles 08 de Junio de 2011
La Hna. Mónica Esmeralda Gomez djbp compartió sus labores en el ITEPAL, ahora su comunidad la llama a cumplir otras funciones pastorales. Agradecemos su entrega en el trabajo.

Platicaba con una hermana de comunidad y decíamos que como consagrados debemos siempre estar abiertos al cambio y saber siempre superar duelos porque somos como aves de paso, estamos siempre yendo y viniendo. Es así la aventura a la que hemos sido llamadas y una aventura es como lanzarse al vacío sin un camino trazado sino solo el camino que Dios nos va indicando. Casi como hacer nuestras las palabras del Maestro "no tenemos dónde reclinar la cabeza".
 
Así ha llegado el momento de cerrar una de tantas etapas de la vida. Tres años en Colombia que fueron de mucha bendición, de aprender mientras hacía entrega de mí en cada servicio confiado. Todo se queda en el corazón, las personas, tantas  vivencias. Puedo decir como he escuchado de un gran Arzobispo "no tuve que sacar a nadie de mi corazón para que entraran los colombianos y tantos más que pasaron por mi vida en estos años" Los Directivos, el personal, los alumnos y alumnas, las amistades hechas con tantas personas lindas. Y ahora que vuelvo a México, "No tengo que sacar a los colombianos y muchos más que se quedaron en mi corazón para que entren los nuevos mexicanos con quienes iniciaré esta nueva experiencia".
 
Agradezco de corazón a Dios, al Celam, al Itepal,  a mi comunidad Discípulas de Jesús Buen Pastor por este tiempo de gracia y bendición. Pero siempre estamos emprendiendo el vuelo, emigrando como las aves según la estaciones del tiempo. Lo cierto es que me voy fortalecida y llena de alegría y gratitud.
 
Los saludo a todos con mi amistad sincera y fraterna, con mis oraciones sencillas pero de corazón. Si no nos es posible vernos nuevamente, estoy feliz por haberlos visto ya y que pasaran por mi vida y se cruzaran en mi camino. Espero haber dejado una huella que aunque discreta pero llena del amor de Dios.
 
Puedo hacer alarde de las palabras de Mons. Melguizo al despedirme de Colombia: gracias porque me voy "corregida y aumentada". Y del Padre Paulo a quien agradezco infinitamente su amistad: "Yo voy a extrañar mucho a ustedes".
 
Este tiempo en el Itepal ha sido un derroche de alegría.


Con alegría y amor

Mónica Esmeralda, djbp
monyesmegc@gmail.com

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org