Celebran Santa Eucaristía en agradecimiento al anuncio de los próximos beatos de la iglesia católica en Izabal, Guatemala


17 de Octubre, 2017

El Vaticano anunció el pasado martes 10 de octubre que el Papa Francisco reconoció el martirio por odio a la fe, de los Siervos de Dios, Padre Tulio Maruzzo de la Orden de Frailes Menores (OFM) y del laico Luis Obdulio Arroyo Navarro, asesinados el 1 de julio de 1,981 en la aldea Quiriguá del municipio de Los Amates, Izabal, Guatemala, noticia que fue recibida con inmensa alegría por el pueblo católico.

Durante la semana han abundado las celebraciones de acción de gracias. El Obispo Vicario Apostólico de Izabal, Monseñor Domingo Buezo Leiva y algunos sacerdotes, entre ellos, los Frailes Franciscanos que tienen a su cargo la Parroquia Sagrado Corazón, en Quiriguá, donde se guardan los restos de los futuros beatos, concelebraron una Eucaristía en la cual se puso de manifiesto el sentimiento de gratitud que mueve al pueblo Católico de Izabal, por este reconocimiento que se esperaba desde hace algunos años. En dicha celebración estuvieron presentes familiares del laico Luis Obdulio Arroyo y un buen número de personas, que conocieron personalmente al Padre Tulio y al laico Obdulio Arroyo.

Monseñor agregó que el reconocimiento del martirio de los dos siervos de Dios, se debe a su fidelidad a Dios en el servicio a los hermanos, en circunstancias especialmente difíciles, en las cuales la misma fidelidad a la misión, exigía la búsqueda de justicia a favor de cientos de campesinos que eran despojados de sus tierras en aquella época.

El obispo también explico que en Izabal hay una lista de 25 personas que el pueblo reconoce como mártires porque dieron la vida en la misma época y en condiciones semejantes a los, ahora Venerables Siervos de Dios, pero ha sido difícil conseguir toda la información necesaria para la introducción de la Causa, lo cual se espera hacer en el futuro. 

Al término de la Santa Eucaristía, el Obispo Vicario Apostólico, reveló detalles sobre el proceso que continúa camino a la beatificación, fecha que aún no está establecida, sin embargo, ya se realizan actividades previas, como la edición de un pequeño libro que contiene la información mínima para que todo el pueblo conozca mejor la vida de los futuros beatos.

El reconocimiento del martirio del Padre Tulio Maruzzo y de Obdulio Arroyo nos animan a seguir su ejemplo en la misión. Necesitamos su ayuda desde el cielo, para permanecer fieles. “Las circunstancias cambian conforme pasa el tiempo, pero actualmente no es que sean fáciles, nosotros podemos acomodarnos en un cristianismo encerrado, pero la misión requiere, también ahora, que hagamos presente a Cristo allí donde están aquellos hermanos que sufren por las condiciones en las que viven.

Es importante que, las nuevas generaciones se acerquen al lugar donde se encuentran los restos de los futuros beatos (Templo Parroquial de Quiriguá) y conozcan la historia de mártires que sacrificaron su vida y nos dejaron un ejemplo a través de sus vidas santas" agregó Monseñor Buezo.

"Que prefieren, que me maten en una cantina o que muera en compañía del Padre Maruzzo". Es una de las frases que recordaba entre lágrimas Alba Luz Arroyo Navarro, hermana del mártir Obdulio, quien explicó que su hermano siempre fue una persona entregada a las cosas de Dios y que incluso su muerte llegó haciendo el bien al prójimo.

Agregó que la familia recibe la noticia con toda la humildad y voluntad de Dios, que premió el sacrificio de su hermano, quien desde pequeño se dedicó a ser un servidor en la parroquia de Quiriguá.

“Una noticia histórica para Guatemala, nuestro hermano se convertirá en el primer beato originario de estas tierras, las cuales lloran sangre y claman justicia para cientos de despojados de sus tierras, pero que hay alguien que desde el cielo ilumina su caminar” exclamó.

Estuardo Franco, director del canal de la iglesia católica en Izabal, Stella Maris, relató que, con un equipo se encuentran trabajando en la producción de un documental, que narra la historia de los testigos de la fe que dieron su vida en la disputa de una justicia que era violentada por fuerzas oscuras, en Izabal, que en otros lugares de Guatemala.

“Es parte de una memoria que nunca olvida, las heridas siguen vivas, su fe los llevo a defender a los desprotegidos y ponerse al servicio de Dios, su santidad el Papa Francisco reconoce una causa justa para los nuevos beatos de la iglesia” agrego.    

 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl