Comunicación Digital


07 de Enero, 2011
Con gusto presentamos a nuestros lectores un artículo del periodista peruano José Antonio Varela titulado: "Un año sacerdotal digital"

José Antonio Varela Vidal
Periodista

Terminamos un año de intensa comunicación a nivel mundial, el cual ha sido portador de noticias de todo calibre… ¿Quién no es interrumpido hoy con un mensaje de texto en el celular o en el muro de Facebook, avisándonos de alguna novedad? ¿Acaso no somos alertados continuamente por un tweet o a través de  correos electrónicos sobre noticias frescas?

Es digno de asombro el cómo nuestro celular vibra o suena y lo dejamos todo (y a todos) por ver qué nos ha llegado, quién se anuncia… Buena o mala noticia, útil o vana, oportuna o errada, pero allí estamos: siempre pendientes y ocupados, entretenidos o distraídos. ¿Son acaso estas las principales categorías del comunicador de hoy?

El aporte anual del Papa

Damos término a un año, diríamos, “de vigencia” del mensaje del Papa por la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. El tema giró esta vez sobre la necesidad de que los sacerdotes incorporen el uso de Internet en su actividad pastoral, donde emerge hoy el vastísimo “Continente Digital”.

Es así que, aunque Internet no tiene las características geográficas de los otros continentes, está poblado por personas reales y cuenta con unas vías de tránsito y comunicación inmejorables que bien hubiera querido tenerlas a su alcance el mismísimo apóstol Pablo o el misionero Comboni…

El mensaje de Benedicto XVI fue concluyente a este respecto, e invitó a los sacerdotes a asumir que el anuncio en el Continente Digital (que tiene al 25% de la población mundial conectado en red), “se hace acuciante y reclama un compromiso más intenso y eficaz” del sacerdote como principal animador de comunidades. Esto a través de “un continuo flujo comunicativo” en la red y teniendo en cuenta “a quienes no creen y desconfían, pero que llevan en el corazón los deseos de absoluto y de verdades perennes”.

¿Qué sabemos acerca de la respuesta a este llamado? ¿En cuánto se ha incrementado la presencia de los pastores del Pueblo de Dios en la red? Sería interesante saber cuánto tiempo y energía están destinando los sacerdotes para tender puentes de comunicación con la feligresía a través de Internet. Hay que advertir que este tipo de trabajo tiene su propia técnica, necesita horas continuas de ensayo y de investigación, en las que se debe analizar los recursos propios del nuevo lenguaje y profundizar acerca de la sicología e interés de los distintos usuarios.

¿Podremos esperar que con el gran número de cursos y talleres que se vienen desarrollando, sean estos presenciales u on line, estalle pronto un boom de la pastoral en el Ciberespacio? Dios y los estrategas de la comunicación digital de la Iglesia lo han de querer.

E-priests o sacerdotes en el Ciberespacio

A mediados de este año conocimos los resultados de la famosa investigación denominada Picture (siglas en inglés de Priests’ ICT[1] Use in their Religious Experience) realizada entre noviembre 2009 y febrero 2010, a través de las conferencias episcopales y otras 50 diócesis del mundo que tuvieran la mayor cantidad de sacerdotes diocesanos y religiosos, con una media de 48 años de vida y 20 de sacerdocio. Esta muestra fue tomada casi al 1% del número de sacerdotes en el mundo, cifra que alcanzó a cerca de 5,000, según datos del universo proporcionado por la Congregación para el Clero del Vaticano y cuya publicación coincidió con la clausura del Año Sacerdotal.

¿Pero que resultados arrojó esta encuesta? Como lo dice el mismo documento[2], no se quería saber cuántos sacerdotes utilizan Internet, sino para tener “una imagen de cuáles son las actividades religiosas online desarrolladas por los sacerdotes, y cuáles son sus  actitudes con respecto a las tecnologías  digitales”, reseña la Introducción de este estudio realizado por la Università della Svizzera italiana (Lugano, Suiza), en colaboración con la Facultad de Comunicación Institucional de la Iglesia de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma, Italia), y que contó con el apoyo de la Congregación para el Clero.

Es bueno constatar que, coherentes con el llamado del Santo Padre en su mensaje anual, los sacerdotes tienen una actitud positiva ante el uso de Internet, principalmente en Oceanía, Norteamérica y Europa. La encuesta nos reveló que a nivel mundial, el 94.7% de sacerdotes ingresa diariamente a Internet por distintos motivos y cerca del 93% está de acuerdo en lo principal: que Internet permite inculturar la fe en el mundo de hoy. Esto es esperanzador y contribuye a “echar las redes mar adentro” en el Continente Digital.

Pero hay un 11% de los encuestados que no tiene una certeza plena de que “el uso que hace de las tecnologías digitales ha mejorado el modo con el que desarrolla su misión sacerdotal”, según glosa la conclusión del documento. ¿Qué hacer al respecto?

Recientemente el presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Monseñor Claudio M. Celli, envió un mensaje a los comunicadores del continente americano, centrado en la necesidad de mejorar la vida interior de aquel que lleva el Mensaje. Las palabras del Arzobispo Celli bien podrían motivar a este grupo aún minoritario y con rémora: “Que María de Guadalupe (..) Patrona de la RIIAL[3], nos alcance de Dios el don del silencio interior, justamente para poder renovar nuestra vida de discípulos y discípulas del Señor, y para que Él haga fructificar nuestras palabras, textos, imágenes y notas musicales portadoras de la Buena Nueva”.

Y que los santos y santas comunicadores del Evangelio, como el Beato Alberione, nos den luz para estos tiempos.


[1] ICT se refiere a la sigla universal Information and Communication Technologies, en este caso con énfasis en Internet. 
[2] Puede ser leído en: www.pictureproject.info
[3] Red Informática de la Iglesia en América Latina (www.riial.org

 

 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl