Crisis en Venezuela nos ha hermanado más, dice Obispo colombiano


23 de Septiembre, 2016

Ante la grave crisis actual, muchos son los venezolanos que se ven obligados a salir del país, específicamente por la frontera con Colombia, para conseguir alimentos y otras cosas necesarias para la subsistencia. La ayuda y la solidaridad con estas personas, explica el Obispo de Cúcuta, Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid, ha permitido que se hermanen mucho más.

Toda esta situación con los venezolanos, precisa el Obispo, “nos ha hermanado” ya que “la Iglesia desde el principio ha asumido una tarea muy grande con este servicio a los hermanos. Inclusive algún hermano obispo le llamó ‘la profecía de la caridad en Cúcuta’”. 

El Prelado recordó también que la Iglesia fue de los primeros que colaboró con los colombianos expulsados de Venezuela hace unos meses y dijo que en esa ocasión “atendimos todos los lugares de deportación, en todos los lugares teníamos un sacerdote, un diácono y algunos seminaristas”.

Además, prosiguió, ahora “tenemos un centro de migraciones que atiende en forma ordenada a los inmigrantes, pero es muy reducido, de 200 plazas apenas. En estos últimos días hemos tratado de acompañar mucho las necesidades de los venezolanos con caridad”.

El Obispo de Cucutá comentó a ACI Prensa que “es muy bonito como los venezolanos se dirigen siempre a las iglesias porque saben que en nuestros templos encuentran ayuda, acompañamiento, una palabra, los sacramentos, la Eucaristía”.

“Y también en torno a esta atención espiritual tratamos de dar ayudas materiales en las limitaciones que tenemos, en las grandes limitaciones que tenemos porque son números que superan cualquier capacidad”.

Mons. Ochoa dijo que trabajan en colaboración con la diócesis venezolana de San Cristóbal. “Somos dos diócesis vecinas, entonces hemos procurado ayudar mucho al señor Obispo de San Cristóbal, Mons. Mario Moronta, al Seminario Santo Tomás de Aquino y a muchas de las instituciones. Hemos llevado lo que se necesita a Venezuela en las limitaciones también de la legalidad”. 

El Prelado recordó que la crisis comenzó en agosto de 2015 con la deportación de muchos colombianos, que fueron expulsados de Venezuela por el gobierno de Nicolás Maduro.

“En el censo que hizo el gobierno de Colombia fueron unos 31 mil colombianos que retornaron. La frontera estuvo cerrada prácticamente un año y hace algunas semanas tenemos el fenómeno de la apertura”, para ayudar a los venezolanos en medio de la grave crisis que afronta, dijo el Obispo.

 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl