Mensaje final del XXVI Encuentro de Diócesis de Fronteras


03 de Junio, 2011
Mensaje final reivindica papel de la familia en la prevención y rehabilitación de adictos a la droga, en el XXVI Encuentro de Diócesis de Fronteras (Brasil, Argentina y Uruguay).

Del 31 de mayo al 2 de junio Obispos, sacerdotes y laicos delegados de 14 Diócesis de Brasil, Argentina y Uruguay se reunieron en Rivera en el XXVI Encuentro de Diócesis de Fronteras para reflexionar sobre el flagelo de la drogadicción.

La Diócesis de Tacuarembó fue la responsable de organizar el encuentro de este año, que tuvo como tema: “Los vecinos se encuentran para compartir, reflexionar y celebrar la compasión de Jesús y asumir el desafío ante un número creciente de jóvenes deteriorados por la adicción a las drogas”.

Al culminar el encuentro los participantes elaboraron un mensaje final en el que invitan a enfrentar la verdad “asumiendo una realidad dolorosa, frecuentemente negada en la vida personal, familiar, institucional”.

“En orden a una prevención y rehabilitación más eficaces”, destacaron la necesidad de “integrar mejor los distintos sectores de la sociedad, como educación, sistemas de salud, legislación, comunidades terapéuticas y la voz de las familias”. Reivindican, asimismo, la necesidad de que la familia recupere su rol en “los caminos de prevención y rehabilitación” y que “un espacio de afectos auténticos y exigentes, capaces de desarrollar a sus miembros”.

 

MENSAJE FINAL

En un clima de reflexión y celebración de nuestra fe, hemos participado laicas y  laicos, religiosas y religiosos, diáconos, sacerdotes y obispos de 14 diócesis en Argentina, Brasil y Uruguay, convocados alrededor del siguiente objetivo:

 

“Los vecinos se encuentran

para compartir, reflexionar y celebrar

la compasión de Jesús

y asumir el desafío

ante un número creciente

de jóvenes deteriorados

por la adicción a las drogas”

 

Nuestro camino cuenta 19 años de historia compartida en la frontera como oportunidad; somos quienes somos de un lado o del otro; nos enriquece poder reconocernos mutuamente en diversos idiomas, colores, perspectivas, acentos, relatos, experiencias, ideas y sentimientos.

 

Este año nos hemos expuesto delante de una realidad; conocemos muy de cerca la situación de tantos hermanas y hermanos nuestros, especialmente jóvenes y familias, que sufren el flagelo y las consecuencias de diversas adicciones.

El intercambio se enriqueció con el aporte de expertos que nos presentaron aristas de esta problemática desde el punto de vista médico, sicológico, social y pastoral. También escuchamos testimonios de diferentes caminos de rehabilitación: “Amor Exigente”, “Fazenda de la Esperanza”, "Proyecto Renacer", “Un Día nuevo” y “Hogar Goshen” y la palabra de la Directora Departamental de Salud de Rivera y del obispo responsable de la Comisión sobre Drogodependencia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

 

Iluminados por la compasión de Jesús y en la senda señalada por los Obispos de América Latina en Aparecida 2007 donde manifiestan la necesidad de una lucha frontal contra el consumo y tráfico de drogas, llaman a la responsabilidad de los estados y de la sociedad civil y alientan a las comunidades a una presencia activa; un  camino de rico diálogo y comunicación en los grupos nos permite reafirmar varias claves que nos guían en nuestras comunidades.

 

  1. La necesidad de enfrentarnos con la verdad, asumiendo una realidad dolorosa, frecuentemente negada en la vida personal, familiar, institucional.
  2. Toda adicción es esclavitud, destruye vínculos, impide compromisos estables. Todo se derrumba.
  3. Cada persona es única e irreemplazable, capaz de amar y digna de ser amada, para la que Dios tiene un proyecto intransferible.
  4. La liberación profunda y auténtica acontece en el alma, tocada por el Espíritu y que se irradia en el cuerpo y en la convivencia.
  5. Los caminos de prevención y rehabilitación necesitan de una familia que recupere su rol y sea un espacio de afectos auténticos y exigentes, capaces de desarrollar a sus miembros.
  6. En orden a una prevención y rehabilitación más eficaces, necesitamos integrar mejor los distintos sectores de la sociedad, como educación, sistemas de salud, legislación, comunidades terapéuticas y la voz de las familias.
 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl