Pedagogía y Encuentro con Cristo
Imprimir



Subsidios para apoyar a las Diócesis en la puesta en marcha.


La Conferencia Episcopal de Colombia ha elaborado una serie de subsidios para apoyar a las Diócesis en la puesta en marcha de la Misión Continental. Esos subsidios son:

1. El Kerigma como encuentro con Jesucristo vivo.

2. El Espíritu Santo y la formación de los misioneros

3. La evangelización según Aparecida

4. La pastoral misionera

5. Criterios y etapas de la misión

6. Medios para la misión

7. Ejes centrales de renovación de la Iglesia

8. La identidad cristiana del discípulo misionero

9. La misión en y desde el continente

10. La Misión Continental y la vida consagrada

11. Lectura orante de la Palabra

12. Pedagogía y encuentro con Cristo

13. Iglesia católica y Bicentenario

14. Misión Continental y comunicación

15. Visita a las familias

El subsidio "Pedagogía y encuentro con Cristo" presenta 15 momentos especiales de encuentro con el Señor en el camino pedagógico de formación de los discípulos: en las situaciones concretas de la vida, en la Palabra de vida, en la presencia de María en nuestra vida, en la Eucaristía y en la vida sacramental, en la oración, en los momentos de sufrimiento, en la puesta en práctica del mensaje del amor, en los procesos de liberación integral, en el diálogo, en la misma controversia para hacer claridad sobre la propuesta evangélica, en la denuncia de las situaciones de pecado, en la inclusión de todos y todas en el camino de la salvación, en la preocupación por los pequeños y débiles, en la revisión crítica en un ambiente de gozo.

INTRODUCCIÓN

Aparecida nos presenta la vida del cristiano como un itinerario. O, como dicen los maestros, como un currículo o una carrera.

Hay un punto de partida que es el contexto socio-cultural y la vida del creyente, quien está inmerso en una realidad concreta. Este punto de partida está descrito en el Documento de Aparecida en los capítulos 1 y 2.

Hay un punto de llegada, que responde a la pregunta: hacia dónde va el creyente? La respuesta se encuentra en los últimos capítulos: el creyente busca una vida plena en Jesucristo para cada persona en su integralidad (capítulo 8), para cada familia (capítulo 9) y para cada comunidad, pueblo o nación (capítulo 10).

Sin embargo, queda flotando un gran interrogante: cómo hace el creyente para recorrer ese camino que va desde el punto de partida del contexto concreto en que vive y culmina en el punto de llegada de una vida plena en Jesucristo? Aparecida nos dice que la mediación pedagógica para recorrer ese camino es el discipulado misionero. En otras palabras, si un creyente, mujer o varón, quiere recorrer ese camino debe convertirse en una discípula o en un discípulo misionero de Jesucristo.

Pero, qué quiere decir eso de "discipulado misionero"? De qué elementos consta?

El discipulado misionero es simplemente el seguimiento fiel y constante de Jesús durante toda la vida del creyente y tiene, como en el caso de un vehículo, cuatro ruedas: la vocación (capítulo 4), la vida comunitaria (capítulo 5), la formación permanente (capítulo 6) y el compromiso misionero (capítulo 7). El conductor de ese vehículo es la discípula o el discípulo misionero, quienes deben tener como mínimo tres cualidades para asumir su propia vida en este camino de seguimiento de Jesús: la gratitud, la alegría y la disposición de llevar siempre buenas noticias a los demás, como lo explica el capítulo 1.

Y cuáles son esas buenas noticias que el discípulo misionero debe anunciar? Ante todo, la buena noticia de la vida y de la dignidad humana. Pero también la buena noticia de la familia, de la ecología, del trabajo y del destino universal de los bienes. A esto hay que agregarle, para cerrar con broche de oro, la buena noticia de la esperanza y del amor. Estas buenas noticias están explicitadas en el capítulo 3.

Para ser una buena discípula o un buen discípulo del Señor, es necesario entrar en la escuela de Jesús. En estos comentarios vamos a hablar de la formación permanente de la discípula y del discípulo misionero. Por eso, le hemos colocado como título: "La pedagogía y el encuentro con Cristo". Los otros temas son tratados en otros fascículos de esta colección.

Jesús tuvo una pedagogía muy especial en la formación de sus discípulos. Y todos sus métodos llevaban siempre a la vivencia de momentos privilegiados de encuentro con sus discípulos.

Como base para estas reflexiones hemos escogido el Evangelio de Marcos, haciendo alusión, en varias ocasiones, a los otros evangelistas. La escogencia de esta narración evangélica no es fortuita. Marcos es considerado el más antiguo de los cuatro evangelios y esto permite, por tanto, una reconstrucción histórica, de primera mano, del semblante humano de Jesús, de sus enseñanzas y de la vida en común que llevaba con sus discípulos.

Recomendamos a las personas que acepten la invitación a recorrer estos caminos pedagógicos de encuentro con Jesús, tener a mano, además de la Sagrada Escritura, el Documento de Aparecida (DA). También encontrarán varias citas de un importante documento de los Obispos colombianos llamado "La Iglesia en Colombia. Una comunidad que camina en la esperanza", elaborado a partir de las orientaciones de Aparecida, pero aplicadas a la realidad nacional.







  Untitled Document


     Experiencias Misioneras
     Recursos Pedagógicos
     Misioneros en A.L.
     Documentos
     Publicaciones
 
Untitled Document
Misión Continental - Av. Boyacá N° 169D - 75 - Bogotá - Colombia
Tel: (57) (1) 5879710 Ext. 312/319 - Fax: 5879714 - Correo Electrónico: misioncontinental@celam.org
Consejo Episcopal Latinoamericano - Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17 - Email: celam@celam.org