Se inauguró en México el Encuentro sobre la Nueva Evangelización en América
Imprimir



El papa Francisco invitó “a tener paciencia con el trigo..."


Se inauguró en México el Encuentro sobre la Nueva Evangelización en América

En un mensaje audiovisual, el papa Francisco invitó “a tener paciencia con el trigo y no perder  la paz por la cizaña”. Asisten cerca de 600 participantes llegados al Santuario de Guadalupe.

 

México DF, 16.11.13 (CAL).- Con la asistencia de seiscientos participantes y un mensaje audiovisual del papa Francisco, se inauguró este sábado 16 la Peregrinación y Encuentro “Nuestra Señora de Guadalupe: Estrella de la Nueva Evangelización en el Continente Americano”, que se llevará a cabo hasta el próximo martes 19 en el Auditorio de la Plaza Mariana en Ciudad de México.


El acto fue precedido por la Entronización de la Sagrada Imagen de la Virgen de Guadalupe, que partió en procesión desde la primera Ermita o Antigua parroquia de indios, el mismo lugar donde la Virgen se apareció 482 años atrás a san Juan Diego.


Ambas imágenes, el de la Mensajera y el del vidente, que ingresaron en un mar de banderas del mundo entero y al ritmo del cántico “La Guadalupana”, fueron dispuestas en el estrado principal para presidir estos cuatro días de “trabajo, reflexión y oración”, como lo describió durante el saludo de inauguración el doctor Guzmán Carriquiry, secretario de la Pontificia Comisión para América Latina, organizadora del evento junto a los Caballeros de Colón, la Basílica de Guadalupe y el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos.


Un nuevo impulso evangelizador


Durante el  acto inicial, el cardenal Norberto Rivera, arzobispo de Ciudad de México, dio la bienvenida a los visitantes y destacó la figura de la Virgen de Guadalupe, como “el corazón del continente americano”. 


Es desde allí, dijo, donde la Iglesia encuentra un impulso para los retos que le plantea la Misión Continental como respuesta a la Nueva Evangelización impulsada por los últimos pontífices.


Invitó a poner todos los talentos para la construcción de una civilización del amor que defienda la vida y llene de fe y esperanza al continente americano, con una atención a los más pobres.


Raíces profundas en el creyente

 
En su intervención inaugural, el cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontifica Comisión para América Latina, invitó a vivir el Encuentro en una “actitud de peregrinos”, el cual, al estar enmarcado en pontificado del papa Francisco, primer papa latinoamericano, exige a todos a vivir la propia vocación en “relación con las comunidades cristianas, con los pobres, en el diálogo ecuménico y con los más alejados”.


Advirtió que estos últimos tienen una imagen de la Iglesia como “fría, autorreferencial y con un lenguaje rígido”. En este sentido, invitó a “esperar y acompañar” el proceso de la fe, que en algunos casos tiene una propuesta al cristiano durante la infancia, pero no así en su adultez.


Por ello insistió en la necesidad de trabajar con “entusiasmo y una atracción irradiante”, que deje raíces profundas en la vida de la gente. 


Cifró sus esperanza en que los cuatro días del evento continental sirvan no para hablar de ideas abstractas, sino “para compartir experiencias y proponer recomendaciones concretas”, especialmente en lo referido a la presentación de la fe y a las acciones de la Iglesia ante las demandas de justicia y desarrollo integral para todo el ser humano, en un contexto de pobreza, violencia, drogadicción y frente a los flujos migratorios en el continente americano. 


Antes de dar paso al saludo audiovisual enviado por el santo padre, el cardenal Ouellet reveló que al final del Año de la fe, el papa Francisco ofrecería al mundo un breve documento sobre la evangelización en el mundo moderno.


También adelantó que él mismo trajo en el viaje “con temor y temblor”, una Rosa de oro, como una muestra de devoción filial del papa a la Virgen de Guadalupe.


Francisco: No abandonar a nadie


El santo padre quiso estar presente en el evento mariano a través de un mensaje audiovisual grabado en su despacho del Palacio Vaticano, durante el cual recordó que la actitud misionera de la Iglesia debe ser “el paradigma de toda su acción pastoral”.


Exhortó a los participantes a vivir en intimidad con Jesús, lo que lleva al cristiano a “salir más allá y no estar satisfecho con lo logrado”, dado que esto –advirtió--, “enferma, empacha y debilita”  a la Iglesia.


En otro momento de su mensaje, pidió “no abandonar a nadie”, sino por el contrario llevar la misericordia de Dios a todos, de forma gradual, “sin reproches o quejas sino con paciencia”. 


“Hay que cuidar el trigo, sin perder la paz por la cizaña”, dijo el papa, para lo cual debe privilegiarse la presentación creativa de lo que es más importante: “la belleza de Cristo”. 


Hizo un llamado especial a los obispos a conducir a la grey encomendada no como “príncipes” o mediante actos administrativos o de disciplina, sino “con paciencia, ternura y misericordia”, actitudes todas que crean un encuentro con la gente. También recordó a los presbíteros que el clericalismo hace daño a la Iglesia, pues “es autorreferencial” y “no permite madurar al laicado”.


Invocó a los religiosos “a ser fieles al carisma recibido” con “fidelidad creativa” por el don recibido, que hoy responde a una auténtica “actitud profética”.


El papa Francisco finalizó su intervención con palabras de esperanza, de que “también en invierno pueden brotar rosas”, en una hermosa alegoría al prodigio de Guadalupe, recordando a los presentes que “nosotros como Jesús, tenemos la misma Madre”.


El texto completo del santo padre puede leerse aquí.







  Untitled Document


     Experiencias Misioneras
     Recursos Pedagógicos
     Misioneros en A.L.
     Documentos
     Publicaciones
 
Untitled Document
Misión Continental - Av. Boyacá N° 169D - 75 - Bogotá - Colombia
Tel: (57) (1) 5879710 Ext. 312/319 - Fax: 5879714 - Correo Electrónico: misioncontinental@celam.org
Consejo Episcopal Latinoamericano - Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17 - Email: celam@celam.org