La Iglesia americana reunida en Guadalupe
Imprimir



Los participantes rezaron el rosario como peregrinos en el cerro del Tepeyac


 

María, el papa Francisco y la catequesis centraron la reflexión del evento sobre la Iglesia americana reunida en Guadalupe 

 

México DF, 17.11.13 (CAL).- Ha transcurrido un día más del Encuentro y Peregrinación  “Nuestra Señora de Guadalupe: Estrella de la Nueva Evangelización en el Continente Americano”,  en la que los participantes “reflexionaron, oraron y trabajaron”. Este ha sido el espíritu motivador de la convocatoria de estos días, que culmina el martes 19 en el auditorio de la Basílica de Guadalupe  en México.

El evento, organizado por la Pontificia Comisión para América Latina, junto a los Caballeros de Colón, la Basílica de Guadalupe y el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos, continuó con el desarrollo del programa a través de la conferencia “La comunión y colaboración entre las Iglesias de todo el continente en vista de la Nueva Evangelización”, del profesor Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón.

 

Seguir el recorrido de María

Durante su intervención, el profesor Anderson reconoció que América tiene una fuerza unificadora en la fe cristiana, “el don mayor que ha recibido de Dios”.

Esto ha permitido –añadió--, conformar una identidad cristiana en América, que “la une y la hace trascender”.

Reconoció que el prodigio de Guadalupe fue fundamental en la conversión de América, que a diferencia de otros países donde la conversión de los monarcas llevó a bautizos masivos, en este caso fue la Madre de Dios la que impulsó la adhesión a la fe en el continente.

Otro elemento a tomar en cuenta es que la Virgen de Guadalupe, al elegir a un laico indígena pobre, muestra el interés de la Virgen de que nazca una Iglesia pobre y con un protagonismo de los laicos.

“Juan Diego es modelo para la Nueva Evangelización. Un laico fue crucial para la conversión del pueblo”, aseveró, dado que estos son los “responsables del futuro y de la renovación de la Iglesia”.

Invitó a observar el camino que siguió la Madre de Dios: “un recorrido de amor, esperanza y  reconciliación”, que desde su “Casita santa”, escuchaba “el llanto y el dolor de sus hijos, curando sus dolores y sus miserias”.

Otra significativa imagen a la que aludió el doctor Anderson fue la sanación del tío de san Juan Diego, mostrando así a la Iglesia de América como “modelo y fuente de sanación, como una Iglesia de buenos samaritanos que desde un «hospital de campaña», le da la bienvenida a todos y ofrece la medicina de la caridad”.

Un punto que suscitó interés fue lo referido a la cooperación entre los países del Hemisferio Sur y Norte del continente americano, que si bien recibe uno del otro apoyo material, es tiempo también de compartir aún más la riqueza espiritual que tienen los pueblos latinoamericanos a los países del Norte. “Debe ser un intercambio de dones”, explicó.

Concluyó su participación recordando que el núcleo de la evangelización es la familia y el matrimonio, destacando cómo la Virgen de Guadalupe ha sido adoptada como inspiración por los grupos pro-vida en el continente americano.

El papa Francisco, la catequesis y Guadalupe

Durante la jornada de trabajo realizada el sábado 16, los participantes conocieron los retos y desafíos de la Misión Continental a la luz del pontificado del papa Francisco, a través del análisis realizado por monseñor Orani João Tempesta, arzobispo de San Sebastián de Río de Janeiro.

En su participación, el arzobispo Tempesta identificó estos retos en “el servicio eclesial, la renovación interna de la Iglesia y el diálogo con el mundo actual”.

Hizo también un recorrido por las intervenciones del papa Francisco desde sus aportes al documento de Aparecida, hasta su más reciente magisterio como pontífice en  la encíclica “Lumen fidei. Explicó que la Nueva Evangelización es una exigencia para todos, en la que los obispos son los primeros responsables a fin de “procurar un diálogo permanente con la sociedad y en camino con la gente”.

En otra parte de la jornada, el arzobispo de Filadelfia, monseñor Charles J. Chaput, OFM Cap, expuso la conferencia titulada “La Nueva Evangelización: Responsabilidades y desafíos para el continente americano”.

Reconoció la importancia de un mayor diálogo entre los obispos del Norte y Sur de América, donde “la fe se vuelve un puente que acorta las distancias y puede abolir los obstáculos”.

Invitó a los obispos como él, a hacer una “autocrítica” y retomar las riendas de la evangelización, en la que se debe “predicar nuevamente a los evangelizados”. Esto debido a que a veces se “ha catequizado pero no se ha evangelizado”.

Antes de que los participantes empezaran el rezo del Santo Rosario por los lugares más significativos del cerro del Tepeyac, el director del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos, monseñor Eduardo Chávez, cerró la tarde con una conmovedora conferencia a la que llamó “Nuestra Señora de Guadalupe, Estrella de la primera y de la Nueva Evangelización”.

En esta dejó de manifiesto que el mensaje guadalupano “es un tesoro que le da fuerza a la Iglesia para desarrollar el don de la fe ante los retos que se le presentan”. Porque la Virgen María, reconoció, “es luz en medio de las tinieblas que hoy envuelven al hombre, con actos inhumanos y denigrantes”.

Destacó también la figura inculturada de María de Guadalupe, “quien permitió con diversos gestos hacia san Juan Diego, comprender el amor de Dios por nosotros”.

“Fue un nuevo Pentecostés para el continente americano”, concluyó. 







  Untitled Document


     Experiencias Misioneras
     Recursos Pedagógicos
     Misioneros en A.L.
     Documentos
     Publicaciones
 
Untitled Document
Misión Continental - Av. Boyacá N° 169D - 75 - Bogotá - Colombia
Tel: (57) (1) 5879710 Ext. 312/319 - Fax: 5879714 - Correo Electrónico: misioncontinental@celam.org
Consejo Episcopal Latinoamericano - Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17 - Email: celam@celam.org