Tiempo de balances: una experiencia enriquecedora y una Iglesia argentina con estilo Francisco