Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
24 de Septiembre, 2014
Elecciones presidenciales en Uruguay

Imprimir
Imprimir

Los obispos uruguayos invitan a rezar por la Patria y los futuros gobernantes el domingo 12 de octubre.

En un comunicado conocido el miércoles 23 de septiembre, la Conferencia Episcopal Uruguaya ponderó la democracia, exaltó la responsabilidad y “el honor” que implican ocupar cargos públicos e invitó a la ciudadanía a rezar “para que el gesto de ‘votar’ exprese nuestro compromiso a favor de una sociedad que ofrezca a cada uno oportunidades de vivir con una cuota de esperanza y con la certeza que en este país se pueden desarrollar los talentos que Dios regala a cada uno”.

El próximo 26 de octubre el pueblo uruguayo se acercará a las urnas para elegir presidente y vice. En forma simultánea a la elección presidencial se votará a la totalidad de integrantes del Poder Legislativo y a los integrantes de las 19 Juntas Electorales compuestas por cinco miembros cada una.

---------------

A continuación reproducimos el comunicado completo:

1. Los uruguayos no somos únicamente “habitantes” de esta tierra. Tradiciones y memorias definen nuestros rasgos propios. Y entre debates, sueños e iniciativas, elegimos a quienes nos gobiernan, expresando con este gesto nuestra condición de “ciudadanos”.

2. En la piel y en el alma palpita nuestra condición de “seres políticos”, porque convivimos en la “polis”, en ciudades, villas, pueblos, en la campaña, cobijados bajo un mismo cielo. Además nos comunicamos y buscamos acuerdos. Las instituciones de cada barrio o zona prestan servicios a los vecinos y todos contribuyen al bien de todos, no sólo con una “cuota de impuestos”. Cuidarnos mutuamente y cuidar el medio ambiente es una prioritaria virtud ciudadana, que se imparte y aprende desde los primeros pasos, en el primer ámbito de convivencia, la familia.

3. La mayor expresión de nuestra vida democrática la constituyen las elecciones nacionales, cuando corresponde elegir a quienes tendrán el honor y la ardua responsabilidad de gobernar el país, elaborar sus leyes y buscar consensos.

4. Como cristianos, queremos contribuir para que el gesto de “votar” exprese nuestro compromiso a favor de una sociedad que ofrezca a cada uno oportunidades de vivir con una cuota de esperanza y con la certeza que en este país se pueden desarrollar los talentos que Dios regala a cada uno. Quien no logra canalizar, al menos mínimamente, su chispa de talento o imaginación, mostrará su frustración con el pataleo, el resentimiento o el gesto violento. Con las mismas piedras se pueden levantar muros o construir puentes. En cada uno está el “dar una mano” para apoyar el “país de las cercanías”.

5. Soñamos y luchamos para que este país sea un lugar donde la vida humana y de cada familia valgan más que una hectárea de campo, una cuenta en el banco, un título universitario o una particular habilidad. Y para que las aspiraciones juveniles no se colmen únicamente con un celular, la moto o un título para hacer plata.

6. Los invitamos a levantar la mirada y el corazón hacia Dios, el Padre común, cuyas huellas se perciben en el cielo, en la tierra y en la conciencia de cada uno. El es quien hace llover y salir el sol sobre “los míos y los adversarios” y que mira con especial ternura al pobre y al pequeño, al que no tiene domicilio fijo donde cobijarse en las noches ni una mano cercana para levantarlo cuando está caído. El gesto de votar expresará nuestro compromiso.

7. Los invitamos a elevar la mente y el corazón a Dios Padre, con la confianza y audacia de los hijos. No ocultamos nuestra pequeñez ante la inmensidad del universo y la magnitud global e internacional de los conflictos. Pero nos atrevemos a suplicar luces y corazón grande para que en los oscuros escenarios se enciendan rumbos de justicia, libertad, verdad y solidaridad.

8. Los invitamos a participar en la Jornada de Oración por la Patria y los futuros gobernantes que se realizará el Domingo 12 de octubre. Cada Diócesis y cada comunidad buscarán la forma de realizarla. A quienes estén imposibilitados de participar, los invitamos a unirse rezando al menos un “Padrenuestro” allí donde se encuentren.

9. Que María, mujer dócil para plasmar los designios divinos de paz, invocada en esta tierra oriental como Virgen de los Treinta y Tres, continúe intercediendo por nuestro pueblo.

10. Los saludamos y pedimos para ustedes y sus familias, en especial para los ancianos, enfermos y privados de libertad, la alegría y la bendición del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Los obispos de la Iglesia Católica de este país.

-----------

VIRGINIA BONARD
FUENTE: Conferencia Episcopal del Uruguay

   




Documento sin título