Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Octubre, 2014
I Congreso de Pastoral de Turismo

Imprimir
Imprimir

En Panamá se deliberó sobre el turismo en el siglo XXI: hacen falta leyes que protejan el patrimonio cultural de los pueblos, que también velen por el cuidado de los recursos naturales.

Del 22 al 26 de septiembre de 2014 se llevó a cabo en la ciudad de Panamá el 1° Congreso de Pastoral de Turismo. Como parte del fruto de ese encuentro nació esta “Declaración de Panamá sobre el Turismo en el Siglo XXI” a modo de conclusiones que compartimos con nuestros lectores. 

I Congreso de Pastoral de Turismo

Declaración de Panamá sobre el Turismo en el Siglo XXI

El I Congreso de la Pastoral de Turismo, que se  desarrollo en la Ciudad de Panamá del 22 al 26 de septiembre de 2014, bajo el lema “Nueva Evangelización, Turismo y Desarrollo de las Comunidades”, hacemos la siguiente declaración con el apoyo de sus participantes.

1. Asumimos el lema del Día Mundial del Turismo para el año 2014 “Turismo y desarrollo comunitario” al decir que “con el turismo como vehículo para un desarrollo sostenible, las personas han de participar activamente en las decisiones que pueden beneficiar a sus comunidades”.

2. Reconocemos que el turismo es una actividad del hombre para el hombre. Una parte de su quehacer es intangible como lo son la apreciación de la belleza, el modo de vida, las creencias y devociones, su historia y convicciones religiosas. Un turismo que quiera ser completo ha de tomar en cuenta lo que es el ser humano, tanto en su riqueza personal como vinculado a las comunidades. Por eso, es necesario rescatar la dimensión espiritual, cultural y por lo tanto trascendente en la actividad turística.

3. Los gestores del turismo han de planificar el turismo como una actividad humana y humanística, ofreciendo lo mejor de sus lugares, dando a conocer sus identidades y entusiasmando a los visitantes con la grandeza de sus paisajes, cultura y costumbres.

4. Estamos convencidos de que el turismo no podrá progresar si no se legisla adecuadamente para frenar el ataque continuado a los recursos naturales y a los recursos artísticos, paisajísticos, culturales y religiosos.

5.  Denunciamos la progresiva degradación de los recursos naturales y artesanales a pesar de las numerosas recomendaciones y declaraciones nacionales e internacionales al respecto

6. Insistimos  en la  necesidad de vigilar el fiel cumplimiento de leyes de tal manera que se persigan y castiguen con mayor contundencia las conductas contra los recursos turísticos, pues es verificable como con tanta impunidad se atacan fuentes de vida y de esperanza para las comunidades, se explota lo que es de todos por la rapiña de unos cuantos como si fueran de propiedad privada.

7.  Solicitamos que las comunidades sean partícipes y al mismo tiempo beneficiarias del desarrollo turístico.

8. Por otro lado es obligación de las comunidades preservar sus tradiciones y peculiaridades, así como su entorno geográfico y señas de identidad histórica, como parte del desarrollo de nuestras comunidades que trae el turismo.

9. Los organismos internacionales deben establecer normas para que se preserven incluso espacios hoy escasamente pisados por el ser humano, como la Antártida, la Amazonía u otros, pues son fuente de vida y valiosos recursos turísticos del futuro.

10. Reconocemos que las comunidades han de establecer costos por el trabajo que realizan y que este tienda al cuidado y atención a los recursos naturales y culturales.

Dado en la ciudad de Panamá, a los 25 días del mes de septiembre de 2014.

PASTORAL DE TURISMO DE ARQUIDIÓCESIS DE PANAMÁ
USMA
UDELAS (Universidad Especializada de las Américas)
UNIVERSIDAD DE PANAMÁ  -  CRUSAM.

 

VIRGINIA BONARD




Documento sin título