Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
17 de Septiembre, 2014
Pan-Amazonía: fuente de vida en el corazón de la Iglesia

Imprimir
Imprimir

Declaración de la creación de la Red Eclesial Pan-Amazónica -REPAM-.

Por su valor profético y esperanzador, compartimos íntegramente la Declaración de la creación de la REPAM.

“La Iglesia no está en la Amazonía como quien tiene hechas las maletas para irse después de explotarla. Desde el principio está presente en ella con misioneros, congregaciones religiosas, sacerdotes, laicos y obispos, y su presencia es determinante para el futuro de la zona” (Francisco en Río de Janeiro, 27.07.13).

Los participantes del encuentro realizado en Brasilia (Brasil), del 9 al 12 de setiembre de 2014, venidos de once países, como los diversos ríos, hemos conformado un gran caudal de esperanza y con Jesús queremos “dar vida y vida en abundancia”. La Pan-Amazonía presenta numerosos y complejos desafíos. Los asumimos, confiando en Aquél que nos “amó primero” y nos ha llamado por nuestro nombre. Con esta confianza, después de los encuentros en Puyo (Ecuador – abril 2013), Lima (Perú – junio 2013), y de Manaos (Brasil – octubre 2013) asumimos hoy un paso más en el compromiso evangelizador decisivo para el anuncio del Reino de la Vida. Nos sentimos testigos privilegiados del inicio oficial de nuestra Red Eclesial Pan-Amazónica - REPAM.

Esta iniciativa brota de la acción del Espíritu Santo que ha guiado y guía a la Iglesia en el proceso de encarnar el Evangelio en la Pan-Amazonía. Esta porción de la tierra, es el bioma donde se expresa la vida en su mega diversidad como don de Dios para todos. Sin embargo es un territorio cada vez más devastado y amenazado. Los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático ponen en grave riesgo el entorno natural, amenazan la dignidad y la autodeterminación de los pueblos y sobre todo afectan a Cristo encarnado en las personas que conforman los pueblos originarios, ribereños, campesinos, afro descendientes y poblaciones urbanas. Esta situación nos llama a una acción pastoral urgente.

La Pan-Amazonía es “fuente de vida en el corazón de la Iglesia”, donde las culturas ancestrales expresan la armonía entre las personas y la naturaleza. El papa Francisco nos ofrece en esta perspectiva una orientación precisa: “nuestra vocación es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos” (19.03.2013). Por este mandato pastoral se funda la REPAM como la respuesta a esta necesidad sentida y urgente de cuidar la vida en armonía con la naturaleza desde la amplia y variada presencia de miembros de la Iglesia en la Pan-Amazonía.

Con la REPAM afirmamos nuestro compromiso de responder de manera eficaz y orgánica a los clamores del tiempo presente. Asumimos como misión: “Crear conciencia en las Américas sobre la importancia de la Amazonia para toda la humanidad. Establecer, entre las iglesias locales de diversos países sudamericanos, que están en la cuenca amazónica, una pastoral de conjunto con prioridades diferenciadas para crear un modelo de desarrollo que privilegie a los pobres y sirva al bien común” (DA 475).

Este proceso ha sido animado por el Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM y la Comisión para la Amazonía de la CNBB, bajo el liderazgo conjunto del S.E. Cardenal Claudio Hummes y de Mons. Pedro Barreto. Ha sido muy importante el acompañamiento de las presidencias del Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas –SELACC, de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Religiosos y Religiosas – CLAR; de los misioneros y misioneras que entregan su vida en la Pan-Amazonía. La dimensión eclesial se ha explicitado aún más por la presencia activa de Caritas Internationalis, de CIDSE y de los colaboradores fraternos de nuestra Iglesia en Europa y Norteamérica, quienes, desde hace décadas, están comprometidos en la misión evangelizadora en la Amazonía. Valoramos la presencia del Pontificio Consejo de Justicia y Paz.

Nos hemos sentido fortalecidos por el inspirador mensaje del papa Francisco que, en su nombre, nos ha hecho llegar S.E. Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, manifestándonos que la REPAM es una “verdadera experiencia de fraternidad, una caravana solidaria y una peregrinación sagrada”. Esa es nuestra misión y compromiso eclesial en la “Pan-Amazonía: fuente de vida en el corazón de la Iglesia”.

Fuentes y foto: CELAM – CNBB – CRB




Documento sin título