Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
27 de Noviembre, 2014
Esperanza en la Iglesia colombiana por la liberación de soldados secuestrados

Imprimir
Imprimir

El obispo de Quibdó, monseñor Juan Carlos Barreto, pidió que también se garantice la liberación de todos los secuestrados.

La reciente liberación de los soldados César Rivera y Jonathan Díaz en la mañana del 25 de noviembre en el departamento de Arauca, en Colombia, quienes habían sido secuestrados el pasado 9 de noviembre en combate con la guerrilla de las FARC, fue celebrada por monseñor Juan Carlos Barreto, obispo de Quibdó, quien pidió que se dé el mismo paso para garantizar la libertad del general Rubén Darío Alzate, del cabo Jorge Rodríguez y de la abogada Gloria Urrego, secuestrados por el frente 34 de la misma guerrilla, el pasado 16 de noviembre.   

Monseñor Barreto, quien también hizo un llamado a los diferentes grupos armados para que se proceda a la liberación de todos los colombianos privados de libertad, recordando que el señor Patrocinio Sánchez Montes de Oca y el médico Edgar Torres Prestán fueron secuestrados hace más de un año, indicó además, “que por el bienestar de los que están en cautiverio, de sus familias y de la misma comunidad, el Gobierno Nacional y las FARC deben tomar la decisión de forma inmediata y proceder a la liberación de los secuestrados”.

Por su parte, y ante las gestiones que se realizan para la liberación del general Alzate, el cabo Rodríguez y la abogada Urrego, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y arzobispo de Tunja, manifestó su confianza en la voluntad del gobierno colombiano como de la guerrilla de las FARC, para continuar los diálogos y las negociaciones que se desarrollan en La Habana.

Luego de una reunión con el presidente Juan Manuel Santos Calderón, a la que asistió en compañía del padre Darío Echeverry, secretario de la Comisión de Conciliación Nacional y quien ha participado en la selección de las comisiones de víctimas que han viajado a Cuba, monseñor Castro reiteró el apoyo de la Iglesia católica para seguir adelante con el proceso de paz, con “seriedad y cumplimiento".

"El llamado a las FARC es que efectivamente cumplan con esto que han dicho, que no vaya a haber obstáculos. No siempre los inconvenientes son de parte de la guerrilla, pueden ser también de parte del Ejército o por otras causas. Esperamos que todo salga bien", afirmó el prelado.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: CEC




Documento sin título