Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
27 de Noviembre, 2014
Ciencia y religión en un ámbito interdisciplinario de debate

Imprimir
Imprimir

VIII Congreso Latinoamericano de Ciencia y Religión: "La sacralidad de la vida en una Tierra habitable para todos".

Nuestra querida Iglesia produce hechos, gestos, palabras en casi divina parición permanente. La geografía nos da indicadores pero sin duda son las personas y sus modos de organización, la creatividad al servicio y las improntas espirituales las que hacen la diferencia. Por eso desde NOTICELAM le pedimos al padre Lucio Florio, presidente de la Fundación DeCyR, y factótum del VIII Congreso Latinoamericano de Ciencia y Religión, que nos enviara una reseña con el fin de sentirle el perfume a ese Congreso del que intuitivamente y a prima facie solo puede esperarse profunda fraternidad y riquísimas y variadas idoneidades que encuentran cauce en nuestro continente americano. Vayamos al texto.

Entre los días 20 y 22 de octubre del corriente año se realizó el VIII Congreso Latinoamericano de Ciencia y Religión en el Seminario Rabínico Latinoamericano “Marshall T. Meyer” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El Congreso, que prosigue una tradición de encuentros académicos comenzados en el 2002, tuvo como coorganizadores a la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (México), al Centro Elie Wiesel de Argentina y a la Fundación “Diálogo entre Ciencia y Religión (DeCyR)”.  El tema de este encuentro fue: “La sacralidad de la vida en una tierra habitable para todos”.

La idea de organizar el presente Congreso surgió de la confluencia de dos inquietudes. La primera de ellas fue la de proseguir con los congresos latinoamericanos de Ciencia y Religión, iniciados en el año 2002. El tema “ciencia y religión”, instalado como ámbito interdisciplinario de debate en las últimas décadas, fue recogido por una serie de congresos latinoamericanos que se prolongaron por más de una década, animados prioritariamente por el CECIR de la UPAEP y la Fundación DeCyR. La segunda inquietud provino de la intención de continuar con la línea de reflexión y debate articulada por el Centro Elie Wiesel de Argentina, presidido por la Lic. Beatriz Gurevich, especialmente en el campo de las diversas formas de violencia y desconocimiento de la dignidad humana.

El tema concreto elegido para el encuentro también surgió de la conjunción de dos intereses: en primer lugar, del  propósito de recordar el trágico atentado de la AMIA a los 20 años de sucedido y, con él, de toda vulneración de la dignidad humana a través de la violencia en todas sus formas; en segundo lugar, del interés por reflexionar en forma  interdisciplinaria sobre la cuestión de la relación del ser humano con el ambiente.

“La sacralidad de la vida en una tierra habitable para todos” recoge las dos cuestiones: la idea de “sacralidad” de la vida, por una parte, coloca en una dimensión religiosa aquella noción incorporada en el pensamiento secular de nuestra época; la perspectiva de una tierra habitable para todos, por su parte, incluye la noción de que nuestro planeta, nuestra biosfera, es un don para todos, humanos y seres vivos, y que, en cuanto tal, demanda una responsabilidad común por transformarla en un espacio de convivencia para esta generación y las futuras, así como por promover el cuidado de un equilibrio que se ha tornado extremadamente frágil.

Precisamente, la gravedad de las problemática humana y ambiental de nuestro tiempo hace ineludible un abordaje complejo, que integre no sólo las visiones generadas por las ciencias naturales y humanas, sino también por la filosofía y la teología. Estas, en muchas ocasiones olvidadas en la convocatoria del diálogo académico, están llamadas a transportar las problemáticas humanas y ecológicas hacia los horizontes más definitivos del sentido y la trascendencia. De allí que en la elaboración de las líneas del Congreso se pensó en que la sacralidad de la vida humana y la habitabilidad del planeta requieren de un tratamiento complejo, crítico y abierto a la trascendencia.  

El encuentro comenzó con una Mesa sobre: “Modelos de Desarrollo y Bienes Comunes”, en la que el Senador Fernando Solanas disertó sobre: “Los recursos no renovables en la agenda política”. El Dr. Eduardo Agosta Scarel, físico y sacerdote carmelita, presentó el reciente libro, inspirador del título del Congreso, “Una tierra habitable para todos” (compilado por Mons. Jorge Lugones). La Dra. Cristina Calvo reflexionó acerca de: “La Política y la Globalización de la Indiferencia”. La Dra. Teresa Driollet de Vedoya condujo la discusión.

Posteriormente, tras una visita y explicación de una muestra artística exhibida en la casa original del Seminario Rabínico, se dio lugar al Acto de Apertura del Congreso, con palabras de bienvenida de la Lic. Beatriz Gurevich, Presidenta del Instituto Elie Wiesel de Buenos Aires  y de presentación por parte del Pbro. Dr. Lucio Florio, Presidente de la Fundación DeCyR y del Mtro. Eugenio Urrutia Albisúa, Vicerrector de la UPAEP.

Se dio lectura a algunos mensajes de auspicio, entre los cuales uno del Papa Francisco, invitando a reflexionar sobre la relación entre ecología humana y ecología de la naturaleza. Asimismo, el Nuncio Apostólico en la Argentina, Mons.  Emil Paul Tscherrig brindó unas palabras alusivas al sentido del Congreso.

A continuación, se desarrolló una mesa sobre el tema: “Introducción al Diálogo entre Ciencia y Religión”, a cargo de Monseñor Jorge Lozano (obispo de Gualeguaychú y Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social), el Dr. Osvaldo Podhajcer (Director de laboratorios el Instituto Leloir) y el Rabino Dr. Abraham Skorka, (Rector del Seminario Rabínico Latinoamericano). Los panelistas propusieron líneas de reflexión desde sus áreas específicas para pensar de una manera tanto teórica como práctica la conjunción de visiones originadas en las ciencias y las confesiones religiosas.

Como conclusión del primer día, se realizó un acto interreligioso en homenaje a las víctimas del acto terrorista contra AMIA (Buenos Aires, 18 de julio de 1994). El Ingeniero Gabriel Mysler, Presidente del Seminario Rabínico Latinoamericano, dijo unas palabras introductorias, y el señor Omar Abboud, el Rabino Daniel Goldman, el Pastor Jerónimo Granados y el señor Norberto Padilla ofrecieron reflexiones inspiradas en su propias tradiciones religiosas y enmarcadas en el cuadro del pensamiento de las ciencias y la religión sobre el trágico hecho sucedido en AMIA y las perspectivas futuras de convivencia pacífica.

En los días subsiguientes, se llevaron adelante diversas mesas redondas. En: “Amenazas a la Vida Engendradas por las Armas de Alta Tecnología” expusieron el Dr. Carlos Escudé (Conicet, Seminario Rabínico) sobre: “Una escatología medieval judía para la era nuclear”, el Embajador Rogelio Pfirter sobre: “Armas de destrucción en masa y supervivencia de la Humanidad” y la Dra. Hilary Marlow (Farady Institute for Science and Religion, Cambridge) sobre: “La angustia de la tierra: El efecto de la guerra sobre la naturaleza”. El Embajador Luis Mendiola ofició de Moderador de la mesa. El debate giró sobre el control posible de las armas de destrucción masiva, y, en el plano teológico, sobre las prospectivas teológicas sobre un futuro en el que el ser humano cuenta con la posibilidad de auto-destruirse. Ciertos textos proféticos, leídos a la luz de algunos poetas del siglo XX, mostraron su capacidad poética y religiosa para describir los efectos de la guerra sobre la naturaleza.

En una mesa sobre “Bioética” disertó el Dr. Jaime Bortz (UBA) sobre el tema: “Comités de ética clínica: Un espacio para el análisis de problemas en la atención sanitaria cotidiana”. Por su parte, Mons. Alberto Bochatey (UCA, Arquidiócesis de La Plata) expuso sobre: “El rol del teólogo en el Comité de Bioética Clínica”. Finalmente, la Dra. María Fernanda Sabio (UNQ) expuso sobre el tema: “Una mirada al rol de los miembros no confesionales de los comités de ética”. El caso de los comités de Bioética apareció aquí como un ejemplo concreto de interacción entre conocimientos científicos, éticos y religiosos.

“Genómica y Sacralidad de la Vida” fue el título de una mesa de la que participaron Osvaldo Podhajcer (Director, Terapia Molecular y Celular - Instituto Leloir – CONICET), quien desarrolló el tema: “Genoma humano y medicina personalizada”. Khatchik Der Goughassian (Profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés) expuso sobre: “Religión, Nacionalismo y Genocidio: Los (ab)usos del Islam en el Genocidio de los armenios (1915-1923)”. La Dra. Mirta Goldstein, por su parte, habló sobre “La subjetividad entre las Ciencias y las Creencias de nuestro tiempo”.

En una mesa sobre “Agua y Biodiversidad”, después de una reflexión religiosa  por parte del  Pbro. Lic. Aníbal Filippini, el Dr. Oscar Fidencio Ibáñez Hernández (Univ. Autónoma de Ciudad Juárez, México) desarrolló la cuestión de: “Agua y salud para los excluidos”, poniendo de relieve la cuestión de las políticas públicas para el agua de uso público en México en función de los más vulnerables. La Dra. Mariana Torrero (UCA) habló sobre: “La Gestión integrada de los recursos hídrico” y la Dra. Graciela Canziani (Directora del Instituto Multidisciplinario sobre Ecosistemas y Desarrollo Sustentable) expuso sobre: “La creencia de que los recursos son infinitos”. El agua, principio clave para la biosfera, fue presentado en un plano concreto y humano, mostrando la necesidad de su cuidado de una manera tecnológicamente apropiada. A su vez, la biodiversidad fue presentada como nuestro ámbito natural, del cual somos parte y, a la vez, responsables debido a la capacidad humana de intervención sobre el ambiente.

La última mesa giró sobre la problemática de los “Impactos del Modelo Agroindustrial”. La Rabina Silvina Chemen ofreció una reflexión bíblica sobre la cuestión. Posteriormente, el Ing. Agrónomo Gustavo Grobocopatel (Miembro del Consejo Económico y Social de la Univ. T. Di Tella) se expresó sobre la cuestión “Mirando la Tierra sin perder de vista al Ser Humano”, poniendo de relieve como, en su opinión, la revolución biotecnológica aplicada a la producción agrícola estaba siendo altamente beneficiosa, especialmente porque había conseguido mejorar notablemente la producción de alimentos. El Ing. Forestal Claudio Lowy formuló un contrapunto a esa visión, poniendo de relieves estudios sobre los efectos perniciosos de los plaguicidas asociados a los transgénicos sobre la salud humana, cuestionando el presupuesto de un “manejo seguro” de los mismos; el título de su exposición fue: “Falacias del mito de las buenas prácticas agrícolas”. Actuó como moderador el Ing. Agrónomo Javier Souza Casadinho (M.S. en Metodología de la Investigación Científica y Técnica del UNER). En esta mesa se pudo ver claramente la tensión entre dos tipos de modelo de desarrollo agrícola, particularmente en Argentina, cuyo valor no puede ser juzgado solamente por los especialistas, sino que requiere de la intervención de otras instancias de evaluación ética.

Además de estas mesas, se organizaron 13 paneles con 49 comunicaciones individuales o grupales sobre temas diversos, con la característica de buscar el entrecruzamiento temático y religioso. Las cuestiones abordadas fueron muy variadas:

  • El paradigma de la contemplación
  • Habitar desde el principio al fin de la vida. Cuestiones históricas, estéticas y religiosas
  • Eco-filosofía y eco-teología: población, tierra, culturas
  • La ciencia y la religión ante los enigmas y límites de la naturaleza y del hombre
  • Evolución y genética bajo la reflexión filosófica y teológica
  • Violencia, perdón y empatía, memoria y narración
  • Transparencia, participación y diseño urbano en las raíces de la convivencia social y de la problemática ambiental
  • Visiones religiosas sobre el cosmos y la historia
  • La política, la economía y la salud pública en perspectivas interdisciplinarias
  • Miradas científicas, religiosas y práctica del tema ambiental
  • Ciencia y religión en la educación
  • Cuestiones bioéticas en el contexto público, ambiental y tecnológico
  • Diálogo entre Ciencia y Religión en la Post Modernidad

 

El Congreso concluyó con un momento de danza y canto de inspiración bíblica, precedido por unas palabras de despedidas en las que el Vicerrector de la UPAEP, Eugenio Urrutia Albisúa, anunció la organización del XI Congreso Latinoamericano de Ciencia y Religión por su universidad, en Puebla, a principios del año 2016.

El balance de este VIII Congreso fue muy positivo: con una asistencia de personas provenientes de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Colombia, México, Eslovaquia, España y Gran Bretaña, pertenecientes a diversas especialidades y confesiones religiosas, se pudo abordar desde ángulos diversos las problemáticas de la dignidad humana, de la convivencia pacífica y del ambiente natural. La posibilidad de hacerlo en un marco religioso y científico, con la exigencia propia de métodos heterogéneos pero en clima de cordialidad y escucha, permitió la elaboración de síntesis ciertamente fragmentarias y provisionales, pero con mayor amplitud que las confeccionadas sólo en el ámbito de las propias especialidades.

En los próximos meses se elaborará un libro electrónico con las exposiciones y se subirá un número de conferencias de las mesas redondas. Se recuerda que existe una página del Centro de Estudios de Ciencia y Religión (CECIR) de la UPAEP, con un link de la revista “Quarentibus. Teología y Ciencias”, donde se puede recabar la información de este congreso y del próximo:  http://cienciayreligion.org/.

---------

El Congreso contó con numerosos auspicios, entre los cuales los siguientes: Pontificio Consejo de Cultura,  Pontificia Universidad Católica Argentina; la Universidad Católica de Córdoba, Córdoba, Argentina;  Universidad Católica de Cuyo, San Juan, Argentina; Universidad Maimónides, Buenos Aires, Argentina;  Universidad de San Isidro, San Isidro, Provincia de Buenos Aires, Argentina; Universidad Católica del Uruguay, Montevideo, Uruguay; Facultad de Ciencias Exactas de la UNICEN Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Tandil, Provincia de Buenos Aires, Argentina; UNESCO Chair in Bioethics, Haifa, Israel; Red Iberoamericana de Ecobioética para la Educación, la Ciencia y la Tecnología, Cátedra UNESCO de Bioética, Buenos Aires, Argentina; Disaster Psychiatry Section of the World Psychiatric  Association, Chêne-Bourg, Switzerland;  Asociación Mutual Israelita Argentina, Buenos Aires, Argentina;  Congreso Judío Latinoamericano (Rama del Congreso judío Mundial); EDiPA Equipo Diocesano de Pastoral Ambiental, Pastoral Social, Obispado de San Isidro, San Isidro, Argentina; Biblioteca del Congreso de la Nación, Buenos Aires, Argentina; Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba, Córdoba, Argentina; Secretaría de Culto, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Presidencia de la Nación, Buenos Aires, Argentina; Senado de la Nación, Buenos Aires, Argentina; Subsecretaría de Políticas Educativas y Carrera Docente, Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.; Capítulo Argentino de la Asociación Médica Israelí , Buenos Aires, Argentina; Fundación Diálogo Argentino Americano, Buenos Aires, Argentina; etc.

Lucio Florio – Virginia Bonard

       




Documento sin título