Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
17 de Diciembre, 2014
"Salir a la calle y ocuparse de los pobres", pide monseñor José Luis Azcona

Imprimir
Imprimir

El obispo de Marajó (Brasil) desde 2007 está amenazado por mafias de tráfico de personas

Monseñor José Luis Azcona, obispo de Marajó, en Brasil, pidió a la Renovación Carismática Argentina “salir a la calle y ocuparse de los pobres”. La solicitud se dio en el marco de las prédicas que ofreció recientemente, en el auditorio del colegio El Salvador, de Buenos Aires, a un grupo significativo de integrantes de dicho movimiento eclesial.

El obispo, de nacionalidad española, misionero y perteneciente a la congregación de los Agustinos Recoletos, se encuentra amenazado desde 2007 por mafias de tráfico de personas que actúan en su prelatura, sufragánea de la arquidiócesis de Belem do Pará, en el delta del río Amazonas, donde se encuentra la isla de Marajó –considerada la mayor isla fluvial del mundo– con 181.978 km2 de extensión y aproximadamente 310.000 habitantes.

El anuncio valiente del Evangelio, desde su llegada a Brasil en 1985, ha caracterizado el ministerio de monseñor Azcona, construyendo la esperanza y denunciado las acciones de las mafias del tráfico humano, de órganos y de minerales, que también se han apropiado de las tierras de los pueblos originarios.

Durante su breve estadía a Argentina, el obispo compartió con algunos medios locales algunos fragmentos de su historia: “me encuentro amenazado de muerte desde 2007 cuando ayudé a un amigo a infiltrarse en un grupo de la mafia que trafica personas con destino a la Guayana francesa, a 600 km de distancia y hacia España y Holanda entre otros lugares (…). Yo lo apoyé a infiltrarse y por medio de la Policía Federal los agarraron y liberaron a seis mujeres, dos de ellas menores de edad”.

Con la liberación del “capo” traficante, tanto el obispo como su amigo fueron amenazados de muerte e, infortunadamente, este último fue asesinado el 9 de diciembre de 2007. Desde entones, monseñor Azcona hace parte de la lista de personas amenazadas por los traficantes, lo mismo que otros dos obispos y una religiosa.

No obstante, como pastor y miembro de la comisión nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), el obispo de Marajó no ha cesado en su labor profética contra la trata de personas, que este año envolvió a todas las jurisdicciones eclesiásticas del país, con motivo de la Campaña de la Fraternidad 2014, durante el tiempo de Cuaresma.

“Salir a las calles y ocuparse de los pobres” es, sin lugar a dudas, una forma de ser “Iglesia en salida”, con la fuerza del testimonio y del compromiso evangélicos. Monseñor Azcona considera que “el anuncio del Evangelio a los explotados conlleva el compromiso social”. Por eso, a los “curas villeros” que también se enfrentan a las amenazas de los traficantes los animó a no desistir en su misión.

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: Noticias Argentinas y agencias




Documento sin título