Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Febrero, 2015
Cuaresma 2015

Imprimir
Imprimir

No hay oscuridad tan grande que no pueda ser iluminada con la luz de Cristo

Monseñor Eduardo Horacio García es el nuevo obispo de la diócesis bonaerense de San Justo, Argentina, y, entre otras tareas pastorales que viene llevando adelante, forma parte del Departamento de Comunicación del CELAM.

Como lo definiera el cardenal Mario Poli cuando lo despidió de la arquidiócesis de Buenos Aires en diciembre de 2014, García es un “pastoralmen auténtico”, un hombre de pastoral. Su mensaje para la Cuaresma 2015 así lo refleja y lo compartimos completo con los lectores de NOTICELAM.

 

Cuaresma

Tiempo para andar en la verdad

 

A los Sacerdotes, Consagrados, Consagradas y Laicos de la Diócesis

“Tu padre que ve en lo secreto…”

Mateo 6,6

 

La apariencia no es sincera es el título de una vieja canción. Esta afirmación pone de relieve algo tan antiguo como el hombre que, si bien sabemos que no lleva a ningún lado, ha manejado y sigue manejando los hilos de gran parte del mundo y de la historia de cada día. La apariencia no es sincera porque no es más que el resultado del intento de hacerle creer a los demás que somos, vivimos y perseguimos alcanzar, hasta a veces desesperadamente, algo muy distinto a lo real.

En un ambiente consumista y materialista donde todo se compra y todo se vende, es propio de los necios muy bien entrenados, el afán de vivir haciendo propaganda de sí mismos instalándose en la vidriera mejor expuesta en el shopping de la vida.

En esta carrera absurda y desenfrenada no importa la autenticidad, lo que interesa es mostrar que todo lo podemos, todo lo tenemos, todo lo alcanzamos a costa de venderle el alma al diablo de turno.

Una sociedad así, está enferma  de orgullo, porque no acepta la corrección y se infla con la mentirosa alabanza del adulador oportunista que, si miente una vez, miente siempre.

Hasta nos hemos ido acostumbrando a un  lenguaje que hace que las mentiras suenen verdaderas, lo corrupto respetable, lo honesto dudoso,con consistencia aquello que es puro humo y se nos va desdibujando pausadamente la verdadera imagen del otro, del hermano.

De la mano de estas mentiras existenciales vienen el miedo, la falsa seguridad, la sospecha constante, las opciones por conveniencia. 

Ser una simple apariencia  es muy triste sobre todo cuando nos encontrarnos de cara a la verdad de nuestra vida, que tarde o temprano nos pasa la factura.

Jesús de muchas maneras anunció que sólo la verdad nos hace libres. Se enfrentó con la mentira social y religiosa de su tiempo para que el hombre no viva más entrampado en un carnaval sin final luchando por sostener una máscara que oculta la verdad y que ahoga sus posibilidades más grandes.

Por eso llama a la conversión, pero no como una práctica más, en la que con algunos gestos se tranquiliza la conciencia y viene de forma automática la gracia.

Llama a la conversión, a ponerse frente a la verdad desde lo profundo del corazón, que es el lugar donde se juegan las grandes decisiones, donde sólo Dios y nosotros podemos llegar auténticamente. Ahí no hay engaño, no hay máscara que valga, ni apariencia que disimule.

Por el camino de la verdad, aunque sea costoso, se llega a la libertad. Por el camino de la cuaresma, desde la verdadera conversión, se llega a la Pascua.

La fe en el Dios amigo de la vida nos ayuda a entrar sin miedos en la profundidad del corazón, con la certeza de que no hay oscuridad tan grande que no pueda ser iluminada con su luz.

La certeza de la pascua de Jesús, nos anima a emprender el camino de la verdad con humildad, porque sabemos que el amor misericordioso de Dios no afloja a pesar de nuestras traiciones y flojeras.

Si para vivir en la verdad nos acobarda la mirada de los hombres; que nos de valentía y coraje la mirada de Dios, rico en misericordia, que nos ama por lo que somos y no por lo que mostramos. (I Sam 16,7)


Iniciamos la cuaresma con la imposición de las cenizas invitados por la voz fuerte del Maestro: “Conviértanse y crean en el Evangelio”. Jesús nos llama a una conversión real y sincera. Se nos invita a un cambio de mentalidad como respuesta de fe auténtica.

Cuaresma es "un tiempo favorable". Lo mejor que podía sucedernos, Dios quiere que nos suceda, pero no sin nosotros. Dios quiere llegar a nuestra vida y reconstruirla. Este es el gozo sereno y profundo que se esconde detrás de la conversión que se nos invita a vivir.

Vivamos esta cuaresma  de cara a Dios, desde una oración que no se conforma con palabras y gestos exteriores, sino que brota de la pobreza más radical del corazón.

Trabajemos esta cuaresma  de cara a nosotros mismos con un ayuno, que es renuncia a lo  secundario para ganar en verdad y libertad.

Andemos esta cuaresma  de cara a los hermanos con una caridad generosa y palpable, que no busca ostentación, sino que brota de un amor verdadero y desinteresado.

Caminemos hacia la pascua desde la verdad que nos reconcilia, que nos estimula, que nos hace crecer con la certeza que nos dan las palabras de Jesús, que se jugó de verdad y por la verdad: “no teman yo he vencido al mundo”

 

Que tengan una santa Cuaresma en la verdad que nos abre a la misericordia del Padre.

 

Buenos Aires 18 de febrero de 2015, Miércoles de Ceniza

 

Monseñor Eduardo H. García

Obispo de San Justo

 

 

VIRGINIA BONARD
FUENTE: Pastoral de Comunicación de la diócesis de San Justo




Documento sin título