Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
21 de Enero, 2015
Comunión y diálogo eclesial en el año de la vida consagrada

Imprimir
Imprimir

Los frutos del VII Encuentro latinoamericano y caribeño de la Vida Consagrada.

Una de las actividades más representativas del departamento de Vocaciones y Ministerios (DEVYM) del CELAM, durante el último trimestre de 2014, fue el VII Encuentro latinoamericano y caribeño de la Vida Consagrada, que tuvo lugar en el Centro de Formación Betania, de Quito, a mediados del mes de octubre, bajo la coordinación del padre Gabriel Naranjo Salazar, CM, secretario general de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR)

El VII encuentro convocó a 35 personas de 20 países latinoamericanos y caribeños, miembros de los cuadros directivos de la CLAR, de la Confederación de Institutos Seculares de América Latina (CISAL) y de los obispos responsables de la vida consagrada de las diferentes conferencias episcopales que hacen parte del CELAM.

De acuerdo con el presbítero Hugo Boeta López, secretario ejecutivo del DEVYM-CELAM “el objetivo del VII encuentro era continuar los acercamientos con las instituciones eclesiales para fortalecer el mutuo conocimiento, presentar pautas para el Año de la Vida Consagrada y compartir procesos e iniciativas que fomenten la vida plena y la comunión misionera en nuestro continente”.

De este modo, y al compás del método latinoamericano ver-juzgar-actuar, el VII encuentro permitió vislumbrar algunas interpelaciones que brotan de los nuevos escenarios y de los sujetos emergentes prioritarios del continente, valorando que “se camina hacia la gestación de un nuevo paradigma de una Iglesia de comunión con replanteamientos teológicos sobre el sacerdocio, la vida consagrada, los institutos seculares y los laicos”. En este sentido, se están abriendo sendas de comunión y diálogo al acoger la riqueza de los diversos carismas en comunión con los laicos y promover la participación en experiencias de inter-congregacionalidad.

Fruto del VII encuentro, la vida religiosa, los institutos seculares y los obispos asumieron los siguientes desafíos:

Obispos:

- Dar testimonio de vida de los pastores como vínculo de comunión y diálogo.

- Conocer a la vida consagrada según sus carismas, para ir a las “periferias”, en la atención a las minorías.

- El obispo coordinador de los carismas en su Iglesia, vela por el carisma de la vida consagrada en su diócesis a través de la formación- espiritualidad- integración y el acompañamiento.

Religiosas/os:

- Comunicar la experiencia de este encuentro: fraternidad, búsqueda conjunta y cercanía.

- Favorecer las relaciones mutuas y fomentar el diálogo frente a las diferencias o asuntos a resolver.

- Discernir en cada país la oportunidad de crear la comisión mixta.

- Conocer los lineamientos, criterios y documentos relativos a las mutuas relaciones.

- Renovar las estructuras a favor de las mutuas relaciones de comunión.

Institutos seculares:

- Vivir la comunión con Dios siempre y en todos los ambientes.

- Hacer de la Palabra de Dios, luz y dirección.

- Unir el evangelio a la vida y la vida al evangelio, en actitud permanente de conversión.

- Trabajar a favor de Cristo contra el mundo secularizado, utilizando los medios de comunicación social.

- Trabajar en comunión, porque unidos tenemos más fuerzas.

Vale la pena destacar que en el mensaje final del VII encuentro, “se expresa el deseo por querer renovar, en el Señor Jesús, la hermosa vocación que nos ha regalado y hacer arder el propio corazón yendo a las nuevas periferias existenciales, para anunciarlo por ‘desborde de gozo y gratitud’, donde la vida clama y permite ‘tocar la carne de Cristo’”.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: DEVYM – CELAM




Documento sin título