Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Abril, 2015
Monseñor Hélder Câmara: mística y acción

Imprimir
Imprimir

Reflexiones de la teóloga brasilera María Clara Lucchetti Bingemer

Con el anuncio de la apertura del proceso de beatificación de monseñor Hélder Câmara, el próximo 3 de mayo, en la diócesis de Olinda y Recife (Brasil), no son pocas las voces que han evocado algunas representativas facetas del obispo brasilero, quien también participó en la fundación del CELAM, donde fue su Presidente y Vicepresidente.

En su escrito Contemplación del misterio y la práctica de la justicia, la teóloga brasilera y profesora de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, María Clara Luchetti Bingemer, reflexiona sobre “la armoniosa síntesis de monseñor Hélder Câmara entre mística y acción”.

“La figura que tenemos antes los ojos es ese obispo nordestino, delgado, débil, que pasó la vida hablando, actuando, moviéndose, arriesgándose por terrenos nuevos y movedizos, entrando en temas no muy bien vistos para clérigos y eclesiásticos por su secularidad, tales como la pobreza, la injusticia social, los medios de comunicación, la cultura. Y, sin embargo, tenemos la profunda convicción de que estamos ante un místico. Y de gran estatura. Un místico de proporciones gigantescas, tal vez uno de los mayores que el cristianismo haya producido en el convulsionado siglo XX, muchas veces definido como el siglo sin Dios” (pp. 1 y 2). 

En su texto, la teóloga brasilera se pregunta “¿en qué sentido Dom Hélder puede ser considerado místico?” y “¿hasta qué punto su mística es auténtica mística (…) y trae algo nuevo para la comprensión que tenemos de la misma mística?” (p. 2).

Evocando la expresión del teólogo alemán Johann-Baptist Metz, insinúa que la mística de monseñor Hélder es “una mística de ojos abiertos” que se pone en camino hacia la experiencia del “otro”, de la alteridad, porque “tiene el componente antropológico en el centro de su identidad, una vez que el Dios experimentado se hace carne y se muestra su rostro humano” (p. 8). Por eso, acrecienta Bingemer, “la figura de los místicos contemporáneos ciertamente apunta caminos siempre nuevos. Con Dom Hélder Câmara es así” (p. 8). Su particular camino lo llevó a descubrir la pobreza del otro, con la convicción de que “la experiencia mística cristiana es la experiencia de la alteridad” (p. 13).

Se puede acceder al texto completo en portugués, a través del link: http://nucleodememoria.vrac.puc-rio.br/site/dhc/textos/mariaclarabingemer.pdf

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA

 




Documento sin título