Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
22 de Abril, 2015
Pascua del padre Enrique Castillo Corrales

Imprimir
Imprimir

Fue Secretario General Adjunto del CELAM entre 1984 y 1989

El domingo 12 de abril, a la edad de 72 años, falleció el sacerdote colombiano Enrique Castillo Corrales. De origen bogotano, el padre Enrique hacía parte de la diócesis de Sonsón-Rionegro y desde 1997 desarrollaba su ministerio en la Arquidiócesis de Bogotá.

Entre los múltiples servicios que prestó a la Iglesia colombiana se recuerda su paso por el Departamento de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Colombia, como subdirector. En el CELAM se desempeñó como Secretario General Adjunto de 1984 a 1989. En ese tiempo le correspondió asumir situaciones complejas, como la toma de la sede del CELAM, por parte del grupo guerrillero M-19 en 1989.

El padre Leonidas Ortiz Losada, actual Secretario General Adjunto del CELAM, comparte con Noticelam una semblanza del padre Enrique. ¡Paz en su tumba!  

 

PADRE ENRIQUE CASTILLO CORRALES
(1942-2015)

Leonidas Ortiz Losada, Pbro.
Secretario General Adjunto
CELAM

 

El  pasado 12 de abril de 2015 partió a la Casa del Padre el sacerdote Enrique Castillo Corrales, quien prestó sus invaluables servicios en el Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, como Secretario General Adjunto de 1984 a 1989, en pleno período de preparación de la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano  a celebrarse en Santo Domingo, República Dominicana, en 1992.

Tuve la oportunidad de conocerlo cuando el Padre Enrique estaba colaborando en el Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano-SPEC, como subdirector  en el Departamento de Pastoral Social, que dirigía el actual Arzobispo de Popayán Monseñor Iván Marín López. En ese tiempo contribuyó a la elaboración del Curso de Doctrina y Pastoral Social, obra de varios volúmenes que hizo mucho bien en Colombia y en algunos países de América Latina.

Se mostró siempre como un hombre amable, de buen humor, versado en diferentes áreas de las ciencias sociales y teológicas. Antes de ingresar al Seminario había estudiado Ciencias Jurídicas y Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Javeriana; y después de cursar sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario, siendo ya sacerdote, se especializó en Teología en la Universidad Javeriana e hizo su Maestría en Filosofía Latinoamericana en la Universidad Santo Tomás.

El Cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga lo invitó a formar parte del equipo asesor para el V Centenario del Centro Católico Hispano del Nordeste, con sede en Nueva York; y prestó sus servicios también en la Universidad Católica de Honduras “Nuestra Señora de la Paz”. 

El Padre Enrique publicó, invitado por el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana-IMDOSOC, en  1991, el libro “Los Derechos Humanos en la Perspectiva de la Iglesia Católica”. En la Revista  Theológica Xaveriana publicó estudios sobre variados temas: “Mestizaje, Filosofía y Teología en Indoamérica” (1978); “Dos Retos Pastorales a Puebla” (1978); “La Crítica de las Ideologías en Puebla” (1979);  “El Arte, Vínculo de Comunión Eclesial?” (1981); “La doctrina actual de la Iglesia acerca de lo político. Perspectiva para la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Aparecida, Brasil, 2007” (2006). En el Boletín del CELAM publicó un texto sobre “América del Sur: por una Concepción de Seguridad Integrada” (1990).

Aunque estaba incardinado en la Diócesis de Sonsón-Rionegro, dentro del espíritu misionero que caracteriza a esta comunidad diocesana, prestó sus servicios evangelizadores en la Arquidiócesis de Bogotá desde 1997.

El CELAM tiene mucho que agradecerle al Padre Enrique porque le tocó afrontar momentos difíciles en la vida de la institución como la toma de su sede por parte del grupo guerrillero M-19 en 1988, en la que demostró arrojo y ecuanimidad de ánimo en el manejo de esta situación. El grupo de encapuchados estaba compuesto por cerca de 40 guerrilleros, quienes mantuvieron como rehenes durante seis días a 41 personas del CELAM, entre ellos el Padre Jaime Vélez Correa, S.J. y el Padre Jaime Prieto, quien más tarde fuera Obispo de Barrancabermeja y de Cúcuta. Al final, los rehenes fueron liberados pacíficamente.

El Padre Enrique falleció el Domingo II de Pascua cuando la Iglesia celebra al Señor de la Misericordia. Encomendamos al Padre amoroso a Enrique, cuya despedida se celebró en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes donde hace 43 años recibió la Ordenación Presbiteral de manos de Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo.

El Señor Cardenal Rubén Salazar, Arzobispo de Bogotá y Primer Vicepresidente del CELAM, destacó, en la homilía exequial, que el Padre de Bondad llamó al Padre Enrique en este tiempo de alegría pascual, donde se manifiesta la victoria de la Vida sobre la muerte.

Toda la comunidad celamítica se une a este dolor de sus familiares, a quienes les expresamos  nuestra solidaridad, en la esperanza cierta de la Resurrección.

Bogotá, abril 14 de 2015.

   




Documento sin título