Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Marzo, 2015
Monseñor Romero será beatificado el 23 de mayo en San Salvador

Imprimir
Imprimir

Durante la vigilia por el aniversario del martirio del padre Rutilio Grande, monseñor Paglia dio a conocer la fecha.

En el editorial del Semanario Orientación, del Arzobispado de San Salvador, su director, monseñor Jesús Delgado, anunciaba el pasado 8 de marzo que “dentro de pocos días monseñor Paglia vendrá a San Salvador para darnos un notición”.

Así sucedió. El postulador de la causa de beatificación de monseñor Oscar Arnulfo Romero, monseñor Vicenzo Paglia, viajó de Roma a San Salvador y durante la vigilia del aniversario del martirio del jesuita Rutilio Grande, asesinado el 12 de marzo de 1977, anunció que el próximo 23 de mayo se llevará a cabo la beatificación de monseñor Romero en San Salvador.

Al recordar el asesinato del padre Grande, monseñor Paglia comentó que “fue un evento que marcó mucho a monseñor Romero (…). Esa fue su conversión pastoral. Romero amaba a los pobres, pero la muerte del jesuita, la noche de la vigilia, fue para Romero el momento en el que entendió que la Iglesia estaba en primera fila al lado de los pobres. Y que, después de Rutilio Grande, le habría tocado a él dar la vida”. El postulador también añadió que “es imposible comprender a Romero sin comprender a Rutilio Grande”. Actualmente, la causa de beatificación del jesuita también avanza rauda en El Vaticano.

Tras el anuncio del pasado 3 de febrero, cuando el papa Francisco declaró a monseñor Romero “verdadero mártir de la Iglesia”, asesinado “in odiumfidei” el 24 de marzo de 1980, el Pueblo de Dios esperaba que se diera a conocer la fecha de su beatificación.

Desde ahora la Iglesia de El Salvador se prepara para acoger a los peregrinos que estarán presentes durante la beatificación.  Al respecto, monseñor José Luis Escobar Alar, arzobispo de San Salvador reveló que “la Iglesia salvadoreña espera una ceremonia de beatificación de grandes proporciones, y la multitud podría llenar las calles que están alrededor de la Plaza Divino Salvador, en donde se celebrará la beatificación. Es cierto, no tenemos un lugar lo suficientemente grande para acoger a todas las personas que creemos que van a venir”, dijo el arzobispo, añadiendo que “no tenemos un lugar que pueda acoger a un millón o medio millón de personas”.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTES: SEMANARIO ORIENTACIÓN Y VATICAN INSIDER




Documento sin título