Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Marzo, 2015
ECUADOR: Recién fundado el Observatorio en Doctrina Social de la Iglesia (DSI)

Imprimir
Imprimir

Entrevista con monseñor Eduardo Castillo: "Los católicos no tienen criterios de cómo actuar coherentemente en la vida social".

Toda una perla para el continente, el 19 de febrero pasado quedó constituido, en la ciudad de Quito, el Observatorio en Doctrina Social de la Iglesia. 

Está integrado por representantes de la Asociación de Empresarios de las Cámaras de Quito y de docentes de las Universidades Católica del Ecuador (PUCE) y de las Américas (UDLA). 

Monseñor Eduardo Castillo Pino, obispo Auxiliar de Portoviejo (nacido en 1970; ordenado obispo en 2012), es Presidente de la Comisión de Ministerios y Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, y responsable del nuevo “Instituto de Doctrina Social de la Iglesia”.

Con él dialogamos para profundizar sobre este organismo eclesial que ya promete buenos frutos.

¿Cómo surgió la idea de constituir un Observatorio dedicado a la DSI?

El “Observatorio” es una de las iniciativas del recientemente creado “Instituto de DSI”, el cual comenzó en 2012, bajo la guía de Monseñor Valter Maggi (Obispo de Ibarra), como uno de los programas de formación del Instituto Teológico-Pastoral del Ecuador (ITePE), de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, pero que hace poco fue promovido a instituto autónomo por la misma conferencia, con el motivo del vasto campo que implica y por la diversidad de iniciativas que tiene.

Desde el comienzo ha contado también el apoyo de “Cooperación fraterna Munich-Ecuador”, organismo que favorece el intercambio entre estas iglesias; y, de hecho, el arzobispo de Munich, cardenal Reinhard Marx, que es un experto en este campo, se ha interesado de manera particular en este proyecto. El motivo fue la conciencia que la DSI era muy desconocida, y que los católicos no tienen criterios de cómo actuar coherentemente en la vida social.

Actualmente el Instituto promueve el conocimiento y la divulgación amplia de la DSI, particularmente entre profesionales y agentes pastorales laicos, mediante jornadas de formación y cursos on-line (ya lo han hecho más de 300 personas); el interés en la sociedad por la DSI a través de conferencias y simposios con expertos nacionales e internacionales; así como la formación de un núcleo de investigadores, analistas y docentes, que desarrollen un centro de pensamiento permanente, basado en la DSI (“Observatorio”).

Se guía fundamentalmente por el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, y tiene como objetivos: “orientar y enriquecer el ejercicio de las distintas tareas profesionales, en busca de una verdadera transformación social”; “formar en la docencia de la DSI en los niveles universitarios” (poder ofrecer una maestría); y, “desarrollar un análisis crítico y práctico de la realidad ecuatoriana, latinoamericana y mundial”. 

¿Quiénes lo componen?

El “Observatorio” está en sus inicios y tiene el objetivo de expandirse mucho más. Sin embargo, en esos meses ya se han conformado dos grupos en las principales ciudades, Quito y Guayaquil, que están compuestos por personas del mundo universitario, político y empresarial; de asociaciones apostólicas; y por intelectuales y profesionales.

Por ejemplo, de las asociaciones “Nacional de Empresarios” (ANDE-Quito) y “Cristiana de Empresarios” (ACE-Guayaquil), afiliadas a UNIAPAC internacional; de las universidades “del Pacífico”, “de las Américas” y “Pontificia Católica del Ecuador”; del “Consejo Ecuatoriano de Laicos Católicos” (CELCA); y otros.

Se han conformado “comisiones” centradas en diferentes ámbitos (economía y empresa, vida y familia, trabajo y sindicalismo, medio ambiente, teología, etc.), donde los miembros aportan según sus competencias. Está en proyecto una página web; así como publicaciones periódicas de corte científico y académico, expresión de los trabajos del Observatorio. 

¿Cuál es la materia específica de las observaciones, adónde se apunta con el análisis cuando se habla de DSI?

El Observatorio pretende, más específicamente, ofrecer aportes y reflexiones sobre la actualidad nacional en primer lugar, en relación a diferentes ámbitos de la sociedad (político, económico, cultural, etc.), desde el enfoque de la DSI.

No pretende representar una posición oficial de la conferencia episcopal, a la cual sin embargo tiene la intención de asesorar, sino simplemente de presentar interpretaciones y valoraciones, con responsabilidad propia, a quienes deseen servirse de ellas en la sociedad.

Por ello no intervendrá en política partidista, se cuidará de no comprometerse con proyectos particulares o de grupo, y buscará contar con la colaboración de católicos formados de diferentes ámbitos sociales. Ofrecerá sus aportes a través de artículos científicos y de opinión, de estudios sobre cuestiones particulares, de reflexión sobre situaciones coyunturales, y de eventos como conferencias, conversatorios, simposios, etc.

¿Cómo planean hacer las devoluciones de sus investigaciones? ¿Tienen metas en el tiempo, contenidos que abordarán?

Las metas son, evidentemente, dar a conocer la DSI en la articulación de sus principios fundamentales y en sus implicaciones teóricas y prácticas, tanto en los ámbitos más altos de la opinión pública y de los centros de producción de cultura, como de los más amplios de la colaboración apostólica de los laicos y de la vida cristiana común.

Ni el Instituto de DSI, ni tampoco por supuesto el Observatorio, pretenden “monopolizar” la representación de la DSI en el país, sino, por el contrario, despertar el interés por la misma y difundirla de tal manera, que llegue a ser parte del pensamiento y del compromiso ordinario del cristiano.

La DSI, en efecto, no puede circunscribirse a las iniciativas de promoción social que la Iglesia lleva adelante de manera institucional (por los diferentes ámbitos de la Pastoral Social o las Cáritas), sino convertirse en patrimonio de todo el recto pensamiento social y en fermento ‘descentralizado’ de toda positiva búsqueda del bien común. 

Usted es delegado suplente de la CEE en el CELAM. ¿Cómo vive este aspecto de su vida como obispo? ¿Qué rescata de la experiencia de una iglesia regional que se expresa a través de un organismo reconocido en todo el mundo como una de las cunas de formación del Papa Francisco?

He tenido siempre gran sensibilidad por la comunión al interior de Iglesia, buscando y favoreciendo lo que pueda unir. Y el CELAM es un importante instrumento de comunión entre los obispos y las diferentes iglesias particulares de América Latina. Por ello he participado con gusto en los diferentes encuentros y seminarios para obispos en los que me ha sido posible (formación bíblica, pastoral de la comunicación, catequesis, vida consagrada), e incluso hacer un diplomado sobre “Procesos diocesanos de pastoral” en el CEBITEPAL. Todo lo cual me ha permitido conocer la vida y la labor de evangelización de las diferentes iglesias, así como establecer vínculos personales de amistad y colaboración con otros obispos de la región. Mi elección, pues, como delegado suplente de nuestra conferencia episcopal en el CELAM, es un motivo más para fortalecer mi ministerio episcopal y de servir la comunión en la Iglesia.

---------------------------- 

En las fotos que acompañan esta nota vemos a miembros del Observatorio-Guayaquil, miembros del Observatorio-Quito, Mons. Castillo con Papa Francisco y Mons. Castillo con niños de arquidiócesis de Portoviejo. 


VIRGINIA BONARD
Con el invalorable aporte de la Srta. Yolibell de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal del Ecuador 

   




Galerías de Fotos:
· ECUADOR: Recién fundado el Observatorio en Doctrina Social de la Iglesia (DSI)



Documento sin título