Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Marzo, 2015
RIIAL: Cursos on line sobre redes sociales

Imprimir
Imprimir

Entrevista a Marcelo Bertone: "Hay que llevar el Evangelio a las redes sociales".

LA RIIAL (Red Informática de la Iglesia en América Latina) trabaja y mucho. Ponerle cara a esos nodos humanos es una alegría porque trabajar con ellos hace muy fácil la vida digital y encontrar caminos para encontrarnos como hermanos en el “continente digital”.

Entrevistamos a Marcelo Bertone quien, desde la provincia de Santa Fe, en Argentina, es uno de los promotores de esto que empezó como un sueño hace más de 30 años y hoy es una realidad: la RIIAL.

Él se define como “inquieto, esposo y padre de dos hijos. Ya con los dos chicos y con el apoyo de Silvana, mi esposa, me puse a estudiar y hace un par de años me gradué como Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Desde muy chico trabajé en la parroquia, luego en los grupos juveniles y actualmente en la Pastoral de las Comunicaciones de la Arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz. Trabajo como responsable del área de Comunicación del Centro RIIAL Guadalupe, desde donde colaboro además con el EcosCEA, la Comisión Episcopal de Pastoral Social y la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina. Además trabajo en la oficina de Prensa del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe y en la Universidad Católica de Santa Fe”.

¿Por qué te entusiasma la RIIAL?

Trabajar con los recursos disponibles y que no siempre son los óptimos se presenta como un desafío diario que siempre es reconocidos por los usuarios y porque quienes reciben nuestras noticias, utilizan nuestros programas o se suman a nuestras capacitaciones. Allí se vive el espíritu de Comunidad de la RIIAL. Cada uno suma su aporte, pero siempre pensando en el otro y para el beneficio de todos

¿Cómo te conectás con el mundo informático? 

La cuestión de las tecnologías siempre ha estado presente en mi vida desde pequeño. Armar y desarmar aparatos me llevó a estudiar en una escuela técnica y esto luego se tradujo en que los conocimientos de comunicación se aplicaran a las tecnologías. Me indagar en cómo hacer y aprender a usar las tecnologías para comunicar y llevar el mensaje del Evangelio hasta los últimos, como dice uno de los pilares de la RIIAL.

¿Qué significa el servicio con el corazón puesto en la comunicación?

Sin dudas que comunicar el evangelio es la misión encargada por Jesús a cada uno de nosotros. En mi caso particular, me toca hacerlo volcando los mensajes, que muchas veces no son propios, a través de las redes sociales o un envío masivo de correo electrónico. La misión es llevar el mensaje a cada medio y según su propia manera para que quien lo reciba pueda comprender que es Jesús el que “golpea” a su casilla o “ingresa” en su portal de Facebook. En definitiva, es trabajar pensando en cada momento cómo hacer para que sea Jesús el que comunica, en este caso a través de las nuevas tecnologías. Un ejemplo, a veces nos gustaría enviar una imagen hermosa del Papa Francisco a una lista de distribución de correos electrónicos, pero resulta que la imagen es “muy pesada” y los destinatarios no pueden abrirla, o no les llega. Ahí es donde nosotros desde la tecnología y desde el conocimiento de los usuarios –eso es comunicación- tenemos que ayudar y hacer que uno y otro extremo se unan. Uno enviando y el otro recibiendo el mensaje.

¿Por qué hay que estudiar redes sociales y comprender su personal dinámica de interacción con usuarios, productores de mensajes, estrategias en el tiempo?

En este momento, como ya lo expusiera en reiterados mensajes Benedicto XVI y ahora los sostiene y profundiza el papa Francisco, hay que llevar el Evangelio a las redes sociales, a ese Continente Digital. Hoy la vida transita por las relaciones personales, en el cara a cara y a su vez por Facebook y Twitter, por citar algunas de las principales redes sociales.

Nuestros hijos, compañeros de trabajo, la secretaria parroquial, el grupo de oración, el cura, están presentes en este mundo y nosotros también. Es más: es nuestra obligación llevar a Jesús y hacerlo presente allí donde ellos están, porque detrás de un perfil, hay una persona, y por eso hasta este lugar tenemos que llegar.

Pero lo debemos hacer teniendo en cuenta las reglas, o mejor dicho conociendo cómo funcionan las redes sociales. Porque aunque pueden ser similares, no se escribe de igual forma para Facebook, que para Twitter. Además hay tiempos para publicar una noticia o un aviso en cada uno, y hasta la forma de redactar es propia. También se debe diferenciar el uso del “Face” en lo personal y en lo institucional, que aunque se cruzan no deben confundirse.

Todas son cuestiones que durante el curso de Aprovechar las Redes Sociales, Rosa Ramón -nuestra responsable de redes en el Centro- desarrolla con material y también con actividades, foros de discusión y poniendo en común el trabajo de cada uno de los participante. Porque en definitiva, como todo lo que hacemos, la idea es aprender pero a la vez poner en común para que todos como Iglesia nos sintamos parte de una comunidad, donde el centro es Jesús.Pero, además, con la ventaja de que el Curso está pensado desde la Iglesia y para la misión en la Iglesia. Además se trata de un curso virtual pensado y desarrollado para que cada uno acomode sus tiempos y se organice. Y pensando en aquellos que muchas veces quieren ayudar en la parroquia en la pastoral, esta es una oportunidad para poner el servicio y comunicar todas las actividades y las acciones que seguramente se realizan a diario y que la comunidad no se entera.

 

VIRGINIA BONARD

       




Documento sin título