Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
20 de Mayo, 2015
Encuentro fraterno entre monseñor Malfa, y periodistas-comunicadores sociales

Imprimir
Imprimir

“Invitamos al Papa Francisco a Argentina para después de agosto de 2016”

El miércoles 20 de mayo, en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) recibió en el marco de un desayuno fraterno, el secretario general de esta conferencia monseñor Carlos Malfa, obispo de Chascomús, diócesis de la provincia de Buenos Aires.

En su exposición ante la prensa, Mons. Malfa se refirió a las recientemente conocidas Orientaciones Pastorales para el Trienio 2015-2017 – “Felices  los misericordiosos porque obtendrán misericordia”: “El Papa insiste en tres actitudes” que constituyen la sustancia básica de este documento: misión, misericordia y alegría. Al analizarlas citó algunas frases bien conocidas del Papa argentino: que es preferible una Iglesia accidentada a una encerrada; que la Iglesia es una tienda de campaña que encuentra su razón de ser cuando sana heridas; y que la alegría de los cristianos parte de “la transmisión del Evangelio y del encuentro con Jesús”.

Destacó como acontecimiento relevante del 2016 el Congreso Eucarístico Nacional que se realizará del 16 al 19 de junio en la provincia de Tucumán: “La Iglesia va a celebrar el Bicentenario de la Patria en este Congreso. La Patria ha nacido abrazada por la fe cristiana, con sus luces y sus sombras. Don Bosco decía: ‘Buenos cristianos, honestos ciudadanos’ ”.

Invitó a los periodistas presentes a leer el mensaje emitido en la reunión de la 170° Comisión Permanente el pasado 18 de marzo, Las elecciones, exigencia de compromiso ciudadano; puso de relieve la importancia de la responsabilidad de los ciudadanos en la participación de la cosa pública, y la honestidad y preocupación por el bien común por parte de los candidatos. “La farandulización de la política me resulta penosa”, afirmó el prelado y continuó: “¿Qué se espera de un candidato? Capacidad de diálogo, gestión y que se ocupen en serio de los pobres”.

“En la última asamblea plenaria de obispos salió fuertemente entre nosotros el tema de la persecución que viven los cristianos, hoy, en otras partes de mundo. Mientras nosotros estamos acá, hay hermanos nuestros que están siendo asesinados por el solo hecho de ser cristianos. Esta es una realidad que no puede silenciarse. En Argentina tenemos una convivencia tan buena que ‘podríamos exportar’. Vivir con libertad religiosa es un valor”.

Mons. Malfa le dio la palabra al presbítero Martín Bernal, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Comunicación de la CEA, quien invitó a la misa por el día de periodista ──que en Argentina se celebra el 7 de junio── para el viernes 5 de junio en el convento porteño Santa Catalina.

“El lunes 8 de junio a las 13 hs, a un año del encuentro de Papa Francisco con los presidentes de Israel y Palestina,” Malfa destacó que la Iglesia argentina promueve UN MINUTO POR LA PAZ. Para ese momento se sugiere rezar según las tradiciones y cultos personales por la paz de mundo.

Y no quedó afuera la invitación a la misa por la beatificación de monseñor Oscar Romero que presidirá el cardenal primado de la Argentina, arzobispo Mario Aurelio Poli, en la catedral metropolitana el sábado 23 de mayo.

Expresándose desde un corazón agradecido, Malfa recordó una de las premisas que se planteó cuando asumió el noviembre del 2014 como secretario general de la CEA: “Que no llegue ningún obispo a esta casa, sobre todo si es emérito, y que yo no lo salude”.

Al final del encuentro y antes de pasar al ágape fraterno, se rezó la Oración por la Patria:

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Nos sentimos heridos y agobiados.
Precisamos tu alivio y fortaleza.
Queremos ser nación,
una nación cuya identidad
sea la pasión por la verdad
y el compromiso por el bien común.
Danos la valentía de la libertad
de los hijos de Dios
para amar a todos sin excluir a nadie,
privilegiando a los pobres
y perdonando a los que nos ofenden,
aborreciendo el odio y construyendo la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo
y la alegría de la esperanza que no defrauda.
Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,
cercanos a María, que desde Luján nos dice:
¡Argentina! ¡Canta y camina!
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.

Amén.

Pero la noticia que nos regaló a los que quedamos casi al final del intercambio entre colegas fue más que significativa: [Desde la Conferencia Episcopal Argentina] “invitamos al Papa Francisco a Argentina para después de agosto de 2016”.

Confirmado por una fuente oficial, ya puede ir preparándose la comunidad argentina a recibir al Papa Francisco el año que viene. Una verdadera alegría.

VIRGINIA BONARD

       




Documento sin título