Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
29 de Julio, 2015
¡Atención, agentes del pastoral hispanoparlantes!

Imprimir
Imprimir

CEBITEPAL-PPC: Nueva traducción del Nuevo Testamento

El pasado lunes 27 de julio, en la sede del CELAM en Bogotá, se realizó una conferencia de prensa presencial y virtual (modalidad dual que fluidifica el contacto con la actualidad global) en la que se presentó una nueva traducción de Nuevo Testamento de la Biblia especialmente dedicada a agentes de pastoral hispanoparlantes.

Con la coordinación de la Dra. Susana Nuin Núñez, actual Directora de  la Escuela Social-CEBITEPAL, y  Directora Editorial para el CELAM,  tomaron contacto con los medios monseñor Santiago Silva Retamales (Chile), director de los equipos de la traducción de la Biblia y uno de los traductores del Nuevo Testamento; el sacerdote Carlos Junco (México), uno de los traductores del Antiguo Testamento y quien acompañó también todo este proceso; y por monseñor Juan Espinoza Jiménez, obispo auxiliar de Morelia (Colombia), Secretario General del CELAM y Rector del CEBITEPAL (Centro Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y el Caribe).

“Esta es la primera parte de la Biblia; a fines del 2016 estará completa”, indicó Silva Retamales, “esta obra comenzó hace 11 años con los obispos de EE.UU. para los hispanoparlantes de EE.UU.”, la Conferencia Episcopal estadounidense “proporcionó los recursos y nosotros, los traductores”. Y detalló los tres criterios de traducción aplicados:

  • La sagrada escritura tiene que servir de mediación para la comunicación con Dios. Tiene que ser un texto fácil y amable.
  • Hay que traducir lo que los autores dijeron, no lo que uno piensa que dijeron; para eso hay que contextualizar y entender los significados.
  • Se trata de un texto eclesial que fue entregado a una comunidad. Hay que traducirla según el estilo de la Iglesia para que sirva al cristiano para la inserción del cristiano en sus comunidades.

En tanto que el profesor Junco fue categórico: se trata de “una Biblia traducida por hispanoparlantes de América para hispanoparlantes de América” ya que “la mayoría de las Biblias son traducidas en España y adaptadas en América Latina”. Al ser consultado sobre las normativas de la traducción, Junco detalló que el equipo contó con “un manual para traductores” que facilitó la unificación de criterios y puntos de vista.

Al continuar las preguntas de los periodistas y resaltando la “dimensión interpretativa” de este trabajo, Silva Retamales profundizó sobre algunos aspectos: “Está pensada para los agentes de pastoral y las notas están hechas para ofrecer algunas explicaciones de texto de modo que ese agente de pastoral pueda preparar su catequesis, y también los sacerdotes, obispos, etc. La originalidad radica en esto”.

“Los dos mayores desafíos que enfrentamos al iniciar la obra fueron definir para quién estábamos traduciendo la Biblia. ¿Para académicos, para quienes recién estaban iniciando su camino de fe, o para agentes de pastoral? Apareció el para quién como el principal desafío. El otro: tratar encontrar un criterio homogéneo para traducir porque cada traductor tiene su propia impronta. Todo esto significó un crecimiento académico muy importante. Había discusión sobre las traducciones y se producía un diálogo muy interesante”, especificó Retamales.

Ante los requerimientos de los medios presentes en la sala, monseñor Espinoza afirmó que “es muy probable que hagamos un leccionario para este texto”. En tanto que Junco recalcó la importancia de mantener la espiritualidad bíblica comprendiendo el sentido de las sagradas escrituras, el respeto por el contexto pero actualizada para este siglo y para las comunidades hispanoparlantes de EE.UU, y la condición de “unidad” que debe constituir el texto bíblico.

Tanto Retamales como Junco coincidieron en que el lenguaje es un organismo vivo, la ciencia bíblica va creciendo, la investigación permite matizar, darle un nuevo sentido y esto se tiene que ver plasmado en traducciones nuevas. “Además las necesidades de los cristianos van cambiando en cada tiempo. Ahora hay que traducir la Biblia en diálogo con estas nuevas realidades globalizadas”, finalizó Junco.

La edición y distribución a toda América de la BIA (Nuevo Testamento de la Biblia de la Iglesia de América) está a cargo de la editorial PPC por los próximos 4 años.

Cabe recordar que el Papa Francisco había recibido de muy buen agrado de manos del presidente y el secretario general salientes del CELAM, monseñor Carlos Aguiar Retes, y monseñor Santiago Silva Retamales, este Nuevo Testamento de la Biblia de la Iglesia de América el pasado 6 de mayo en el Vaticano.

VIRGINIA BONARD

       




Documento sin título