Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
12 de Agosto, 2015
La Iglesia de Guatemala se pronuncia ante el “ecocidio del río La Pasión”

Imprimir
Imprimir

“Vemos que la creación entera sufre con dolores de parto” (Rm 8,22)

Los lamentables hechos que han causado la contaminación del río La Pasión y sus afluentes, en el municipio de Sayaxché, del departamento de Petén, en Guatemala, con sus irreparables consecuencias en los ecosistema y sobre la población local, han motivado diversas expresiones de repudio y rechazo por parte del vicariato apostólico de Petén y de la comisión de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala.

A través del comunicado Vemos que la creación entera sufre con dolores de parto (Rm 8,22), la Iglesia de Petén señaló que, tal como se había advertido hace quince años en la carta pastoral El grito de la selva en el año jubilar, “un verdadero ecocidio se está dando en el departamento contra la fauna, la flora y la misma población humana, ya que las mayorías pobres sufren las graves consecuencias. Estamos cortando la rama donde estamos parados”. En efecto, según se había denunciado en la carta pastoral del año 2000, “la belleza y riqueza de los lagos y lagunas se está convirtiendo en cloacas y vertederos de los deshechos humanos, aguas negras y tóxicos químicos, donde priman intereses económicos y silencios políticos. Estamos agotando las fuentes de la vida”.

Ante la gravedad de los hechos, y evocando el llamado del papa Francisco en la encíclica Laudato Si’ a considerar que “la creación del mundo como regalo divino no está subordinada a la propiedad privada sino al destino universal de los bienes (LS, 93)”, porque “el río es de todos y para todos”, el vicariato apostólico ha pedido a las autoridades competentes:

- “Que se esclarezcan las responsabilidades sobre lo sucedido poniendo medios para que no vuelva a repetirse en un futuro.

- Que con la ayuda de expertos se haga todo lo necesario para restablecer la salud del cauce del Río Pasión así como la vida de todo el ecosistema que posibilita.

- Que se vea la forma más justa y racional en cómo compensar o rehabilitar a los más afectados. Este punto nos parece de vital importancia.

- Que se garanticen los suministros de agua potable a toda la población.

- Que se posibiliten y garanticen los mecanismos de higiene y salubridad necesarios para que el impacto del suceso dañe lo menos posible a la 
población.

- Es importante que en el diálogo con la población se busque la forma de 
ayudarla, no de dividirla, buscando en todo momento el bien común y respondiendo de forma especial a las necesidades de los más pobres y vulnerables”.

Por su parte, la comisión episcopal de Justicia y Solidaridad también manifestó su cercanía e identificación con el sufrimiento de las familias directamente afectadas por   el vertido del agroquímico Malatión (determinado por el análisis de expertos y confirmado por el Ministerio Público), que causó la muerte de innumerables especies y destruyó medios de vida de al menos unas 60.000 personas que viven en las comunidades ubicadas en la rivera del río y sus afluentes.

“Estamos llamados a ser ‘Custodios de la Creación’, todas y todos y principalmente quienes ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social”, se precisa en el Pronunciamiento de la comisión de Justicia y Solidaridad, exigiendo también que se lleven a cabo “acciones concretas para que este hecho, al igual que otros en el pasado, no se cubra bajo el velo de la impunidad, y se tomen las medidas urgentes para detener mayores daños al ecosistema, regulando este tipo de actividades industriales, exigiendo estudios objetivos de impacto ambiental, para determinar el daño que pueda causarse a los recursos naturales y a la calidad de la vida de poblaciones aledañas y antes de otorgar estas concesiones a empresas se consulte a las comunidades que puedan resultar afectadas”.

El Pronunciamiento, firmado por monseñor Rosolino Bianchetti, obispo de Quiché y Presidente de la comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad, puede descargarse a continuación, al igual que el comunicado del vicariato apostólico de Petén.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: CONFERENCIA EPISCOPAL DE GUATEMALA
FOTO: PRENSALIBRE.COM


Descargue a continuación:

· Pronunciamiento de la comisión de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala

· Comunicado del vicariato apostólico de Petén




Documento sin título