Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
04 de Septiembre, 2015
EDITORIAL Edición No. 92

Imprimir
Imprimir

Una Guatemala con un futuro distinto para los más pobres y vulnerables

Unos días antes de la renuncia del jefe de Estado en Guatemala, en la madrugada del 3 de septiembre, la Conferencia Episcopal de Guatemala se había pronunciado a favor de la verdad y de la paz, en un clima de elocuente tensión ante los hechos de corrupción del estamento gubernamental: “nosotros los obispos soñamos, queremos una Guatemala que viva en paz, sin violencia, en el respeto mutuo, con un futuro distinto para los más pobres y vulnerables”.

La postura colegiada de los obispos guatemaltecos se soporta también en los múltiples mensajes de las Iglesias locales, en cabeza de sus pastores, sobre la coyuntura que vive el país y ante la proximidad de los comicios electorales del 6 de septiembre, que elegirá a los nuevos gobernantes de la nación.

La situación de corrupción que indigna a miles de guatemaltecos también mueve a la Iglesia a acentuar su compromiso a favor de los pobres y vulnerables, uniendo su voz a quienes ya han denunciado la rampante crisis: “nunca en la historia de nuestra democracia habíamos tenido un Congreso como el actual: ineficiente, complaciente con sus intereses personales o partidarios, con la mayoría de diputados tránsfugas”. 

Una opción decidida y comprometida con los más pobres y vulnerables de Guatemala, es un motivo de esperanza, en el camino hacia la paz, la justicia y la dignidad humana. Desde estas líneas, Noticelam se une a la Iglesia del país Centroamericano, que ante los desafiantes momentos que vive acentúa que “la esperanza no defrauda” (Rom 5,5) e invita al pueblo guatemalteco a construir un futuro distinto. 

También la edición No. 92 de Noticelam presenta los pronunciamientos de la Iglesia colombiana y venezolana ante la calamidad que viven miles de deportados en la frontera y sus acciones como “tienda de campaña” que acoge a las víctimas de la crisis actual, así como la preocupación de la Iglesia ante la vida amenazada en diversos contextos latinoamericanos, recordando también la memoria de María das Dores dos Santos Salvador, líder comunitaria asesinada por denunciar el tráfico de tierras en la Amazonía.

Por otra parte, la carta del papa Francisco con motivo del Año de la Misericordia y algunos subsidios para orar por el cuidado de la Creación, motiva en la construcción de nuevas realidades. También la palabra del presidente del Departamento de Misión y Espiritualidad del CELAM, monseñor Mario Antonio Cargnello, presenta un panorama desafiante para avanzar en la Misión Permanente de ser portadores de “la alegría del Evangelio”. A todas y a todos deseamos una provechosa lectura.




Documento sin título