Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
04 de Septiembre, 2015
Guatemala, lucha social, pacífica y digna contra la corrupción

Imprimir
Imprimir

Tiempo de esperanza

El 27 de abril, pocos días después de que la Comisión Internacional Contra la Impunidad hiciera público un informe indicando la existencia de una estructura de defraudación fiscal existente al interno del Estado de Guatemala, en concreto dentro de la SAT, que es la superintendencia de administración tributaria encargada de la recolección de los impuestos en el país.

La estructura defraudadora del 40 por ciento de los impuestos del país, hizo que los recursos para el funcionamiento del Estado disminuyeran radicalmente y viéndose inmediatamente el deterioro del sistema de salud, educación, infraestructura y otros. 

Se informó que el cabecilla responsable directo de la defraudación era el secretario privado de la vicepresidenta de Guatemala. Roxana Baldetti siendo todavía vicepresidenta se encontraba de viaje en una visita oficial por Japón, acompañada de su secretario privado, el cual desapareció cuando ella retornaba al país.

Ante los acontecimientos las plazas del centro y del interior del país se llenaron de manifestantes en apoyo al ministerio público y la comisión internacional contra la impunidad CICIG, y pidiendo la renuncia de la vicepresidenta.

Posteriormente la CICIG presenta otro informe sobre el procedimiento oscuro de partidos políticos y su nefasta acción que debilita el Estado, la democracia, y daña severamente al país. Se indicó también del oscuro origen y uso de fondos para las campañas políticas. Esto motivó nuevas manifestaciones que no han cesado hasta la actualidad y que han llevado a la renuncia y encarcelamiento de la vicepresidenta, que fue vinculada a juicio legal por su participación con la estructura de defraudación fiscal. Así mismo se implementaron por parte de organismo del Estado medidas para afrontar la problemática eleccionaria de unas elecciones programadas para el 6 de septiembre próximo. 

La profundización de las investigaciones de las entidades responsables para ello: Cicig y Ministerio Público; llevaron a la captura de un buen grupo de miembros de la estructura de defraudación llamada la línea, los cuales enfrentan juicio ante el sistema de Justicia. Posteriormente en un catéo realizado en instalaciones de bienes inmuebles de la vicepresidenta se capturó información que arrojó mas pruebas sobre el caso dejando al descubierto fuertes indicios de responsabilidad ahora no solo de la vicepresidenta, sino también del Presidente de la República, el general Otto Pérez Molina, elegido legítimamente en las elecciones últimas para estos cuatro años.

El conocimiento público de todos estos hechos produjo un terremoto político en el país que hizo que varios ministros y comisionados presidenciales renunciaran a sus cargos. Mientras el Presidente de la República continuó negando su vinculación con los hechos en varias conferencias de prensa oficiales.

Finalmente otra manifestación pacífica masiva, de mas de cien mil personas en la plaza central de Guatemala y en diversas regiones del interior del país, seguida por un paro nacional impulsado por la sociedad civil en 20 puntos importantes de Guatemala, logró que finalmente el Congreso de la República retirara la inmunidad al Presidente, con el voto de ciento treinta y dos congresistas, después de haber nombrado una comisión pesquisidora que investigara el hecho.

Anterior a esto, el Congreso había boicotiado distintas iniciativas y se habia resistido a quitarle la inmunidad. 

A las puertas de las elecciones generales que tendrán lugar en Guatemala el próximo 6 de septiembre, cuestionadas por la ciudanía que pedía que se pospusieran y que se realizaran cambios constitucionales que sanearan el sistema político del país frente a tanta corrupción enquistada en el Estado y en el sistema político de la nación, el panorama del voto es incierto.

Este jueves 3 de septiembre, finalmente el Presidente viendo llegar el inicio inminente de su juicio presentó ante el Congreso su carta de renuncia, y se sometió al proceso legal. El Congreso Juramentó a Alejando Maldonado Aguirre, vicepresidente interino, como Presidente de la República de Guatemala para los meses siguientes hasta enero de 2016 en que de acuerdo a las elecciones programadas tendría que tomar posesión el nuevo presidente electo.

La batalla de quienes intentan salvar la democracia es lograr que los grupos de votantes que apoyan a cambio de algunos pequeños beneficios, a estructuras políticas corrompidas, no sean los que nombren al Presidente, puesto que hay varias figuras conocidas y señaladas de corruptas que podrían ganar las elecciones, instalarse en el poder y consolidar lo que tanto ha empobrecido y dañado al país.

Las encuestas han indicado que buena parte de la población podría votar nulo lo cual perjudicaría al país y favorecería a los grupos corruptos del poder. Pero por otro lado las demandas ciudadanas han venido pidiendo al Estado la legalización del voto nulo que permita una verdadera expresión de la ciudadanía que no solo no cree en la autoridad estatal sino que no cree en el sistema político ahora puesto al desnudo.

La reforma constitucional permitiría al mismo tiempo cambiar el modo de elección y reducir costos de campaña para que figuras honorables puedan postulares y servir en los puestos de poder.

Es en ese panorama que por parte de la Iglesia guatemalteca se han hecho públicos varios comunicados por parte de las diócesis y a través de sus obispos y presbiterios.

El 29 de junio, con el titulo Venzamos el mal a fuerza de bien El Obispo Monseñor Victor Hugo Palma pedia  “campañas austeras, limpias y propositivas, y sobre todo que eviten la violencia social. Una campaña electoral multimillonaria es un insulto a la pobreza en la que vive la mayoría de guatemaltecos, un motivo de desconfianza por la procedencia de esos fondos y por los compromisos que el candidato puede adquirir a cambio de financiamientos oscuros y poco transparentes. Una campaña confrontativa y violenta contradice la anhelada tranquilidad y seguridad de las que ya carecemos bastante en Escuintla. Es responsabilidad de las cúpulas de los distintos partidos políticos y de sus correligionarios que el proceso electoral transcurra en paz y armonía, el que piensa distinto no es un enemigo, sino alguien que busca por otros caminos la única meta de todos: el bien de la patria y en ella, de los más pobres”.

El 18 de agosto la diócesis de los altos Quetzaltenango Totonicapan, por medio del Obispo Mario Alberto Molina y con el titulo Mensaje del obispo ante la próxima convocatoria electoral, mostraba el análisis de la realidad que rodean estas elecciones y hacía un llamado a no votar por políticos y estructuras políticas corruptas.

El 20 de agosto fue Monseñor Alvaro Ramazzini, Obispo de Huehuetenángo, quien con su presbiterio hizo público un comunicado igualmente sobre la cuestión electoral. Prácticamente se trató de una Declaración del presbiterio y el obispo de la diócesis de Huehuetenango, delante de la situación actual que vive el país caracterizada por una indignación de la ciudadanía y las dudas sobre la legitimidad de las próximas elecciones. Es un comunicado valiente, muy claro y concreto que indica de acuerdo a la situación por quien votar y por quien no votar.

Ese mismo 20 de agosto el Obispo de Jalapa, Julio Cabreara Ovalle, conocido por haber encabezado la reconstrucción de la Iglesia y pueblo del Quiché en un ambiente de peligro enmarcado por el conflicto armado Interno que vivió Guatemala, publicó un mensaje con ocasión del proceso electoral 2015. Un llamado a participar en la consolidación de nuestra democracia.

Otro comunicado fue publicado el 30 de agosto, esta vez, de parte del arzobispo de la ciudad de Guatemala, Monseñor Julio Vian. Su mensaje Ante las próximas elecciones, que llama a la ciudadanía a conocer el pasado y presente de los candidatos y votar por aquellos que sean personas de valores, y por lo tanto que no sean corruptos para que puedan ayudar al país frente a lo que se está viviendo. No hay que dejarse llevar por regalos, publicidad o demagogia dijo el Arzobispo.

Y el 31 de agosto salió a luz pública el mensaje del obispo de San Marcos, Monseñor Carlos Trinidad, “a la población y opinión pública en general ante la situación que vive el país. Estamos intranquilos y constatamos una crisis profunda”.

Después de constatar la situación hacen un llamado “al pueblo soberano y libre, a unirse contra esta situación de desigualdad, injusticia e impunidad a unirse y luchar contra un sistema, corrupto y podrido, que no representa en modo alguno a la nación y que entorpece sistemáticamente cualquier esfuerzo por avanzar como país, como sociedad, y sobre todo como democracia”.

Estos son los comunicados, en total 6, de dos arquidiócesis y de cuatro diócesis guatemaltecas, dirigidos directamente a 10 departamentos, pero iluminador para todo el país.

En una acción conjunta, la Conferencia Episcopal en pleno, en la sede ubicada en la ciudad de Guatemala, en conferencia de prensa a la que convocaron a todos los medios nacionales e internacionales, dieron a conocer el comunicado “La esperanza no defrauda”. Éste da seguimiento a otro publicado sobre la situación guatemalteca: “Nos duele Guatemala”.

Además del saludo y la conclusión, el mensaje está conformado por 11 puntos, en los que tratan e iluminan la situación del país y dan orientaciones en relación al momento electoral en esta nación. Pero también evalúan y describen la situación como grave de desconfianza en la autoridad. 

Cierran el punto último haciendo ver al Congreso de la República y pidiendole que “agilicen los trámites del antejuicio contra el presidente y hagan las reformas a la ley electoral de partidos políticos propuestas por el tribunal supremo electoral”.

Este miércoles 2 de septiembre, corrió la noticia de que fue emitida orden de captura para el Presidente después de que éste perdiera la inmunidad retirada por el congreso. En la madrugada del jueves 3 de septiembre el presidente Otto Pérez Molina presentó su carta de renuncia y se presentó a los tribunales para someterse al juicio legal. El congreso de la república se reunió de emergencia, aceptó este dia la renuncia del presidente y procedió a darle posesión como nuevo presidente transitorio a Alejandro Maldonado Aguirre quien fue juramentado esta tarde. Permanecerá en el cargo hasta enero del 2016 cuando tome posesión quien salga electo este 6 de septiembre o en una segunda vuelta posterior.

Los comunicados de los obispos y de la Conferencia Episcopal de Guatemala se encuentran completos en : http://www.iglesiacatolica.org.gt/dserdoc.htm

Autor: Noticelam
Fuente: conferencia Episcopal de Guatemala




Documento sin título