Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
04 de Septiembre, 2015
En defensa de la vida y la dignidad humana

Imprimir
Imprimir

Declaraciones de monseņor Bacarreza, en Chile, sobre el aborto

La “dignitates personae”, que es un documento publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, y que trata sobre algunas cuestiones de bioética; en las primeras líneas de la introducción indica que:

A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona. Este principio fundamental, que expresa un gran “sí” a la vida humana, debe ocupar un lugar central en la reflexión ética sobre la investigación biomédica, que reviste una importancia siempre mayor en el mundo de hoy. El Magisterio de la Iglesia ya ha intervenido varias veces, para aclarar y solucionar problemas morales relativos a este campo.

Ciertamente, el hecho del crimen, no es como vemos un asunto reducido a solamente un acto moral, sino un hecho que clama al cielo. Es un drama humano, es el grito de los inocentes y por eso el papa Francisco repetidamente nos ha recordado el reclamo de Dios en el libro del Génesis: ¿Dónde está tu hermano? (Gen 4,9) Pregunta de Dios a Caín ante el asesinato de su hermano Abel, una de las injusticias paradigmáticas y trágicas de la historia humana.

Por ello mismo la Iglesia insiste en el cuidado de la tierra, en el establecimiento de sistemas justos, asi como en la denuncia del comercio maligno de armas y la intervención pacífica y humanitaria contra las guerras. 

En este contexto se ubica la acción de tantos pastores de la Iglesia y comunidades cristianas y comunidades humanitarias en defensa de la vida. La siguiente nota que presenta Noticelam, publicada por Aciprensa, y que les traemos en esta edición, muestra la postura y acción declaratoria de monseñor Felipe Bacarreza, obispo de Chile frente a estas realidades que atentan contra la vida.

No queremos para Chile un estado tiránico que permita el aborto, dice obispo

SANTIAGO, 31 Ago. 15 / 07:04 am (ACI).- “Un Estado, que en sus leyes permite el aborto, es un Estado tiránico, por cuanto institucionalmente viola el derecho a la vida que la persona humana tiene desde su concepción”, afirma el obispo de Santa María de los Ángeles en Chile, Mons. Felipe Bacarreza, en una columna de opinión publicada en el diario El Mercurio.

“No queremos para Chile ese Estado (tiránico). Queremos un Estado que en sus leyes e instituciones asista a la mujer para que pueda también ella reconocer y respetar el derecho a la vida que tiene su hijo y no tenga que cargar con la muerte de una persona humana”, indica el texto del Prelado publicado el 27 de agosto.

A días de una nueva votación del proyecto de aborto en Chile (8 de septiembre), Mons. Bacarreza enfatiza que si un “Estado de Derecho” se define como tal, su deber es proteger el derecho a la vida, que se tiene “por ser persona”, no porque el Estado se lo conceda. 

“La persona humana, que ya es elegida y conocida por Dios desde antes de la creación del mundo, comienza su camino en esta tierra en el momento de su concepción en el seno materno, y desde ese momento tiene derecho a esta vida terrena que ha comenzado”, dice el Obispo.

Por eso, Mons. Bacarreza presenta como un “presupuesto falso” uno de los argumentos que promueve el lobby abortista cuando dice que, “el ser humano comienza a ser persona después de su concepción en el seno materno". Al respecto dice, “cualquier límite que se fije será opinión humana discutible y arbitraria”.

Asimismo, el obispo de Santa María de los Ángeles, explica a través de las Sagradas Escrituras que Dios tiene decidida la existencia humana, incluso desde antes de su concepción.

“Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado" (Jer 1,5) y también, menciona la alabanza de San Pablo que dice, ‘Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo... por cuanto nos ha elegido en Cristo antes de la creación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor’ (Efesios 1,3.4)”, cita en el texto.

Autor: Noticelam
Fuente: Diario el Mercurio de Chile




Documento sin título