Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
03 de Octubre, 2015
“Cristo tomó su cruz y miró hacia adelante”

Imprimir
Imprimir

Homilía del Santo Padre en la Catedral de San Patricio

El 24 de septiembre de 2015, estando ya en la ciudad de Nueva York, el papa Francisco rezó la oración de vísperas de esa hora de la tarde con el clero, los religiosos y las religiosas.

El primer gesto en el saludo fue un sentimiento profundo de solidaridad y oración por los musulmanes, aludiendo a una tragedia sufrida en La Meca, ciudad central musulmana. Ese día 24 los medios habían informado que 700 personas murieron y 863 quedaron heridas por una “estampida” ocurrida en el marco de los rituales musulmanes de esos días sagrados en esa importante ciudad. El Papa, sensible a los sufrimientos humanos de todos los lugares del mundo, sin hacer diferencias de Credo o diversidad étnica, se pronunció cercano a quienes sufren.

El encuentro con el clero, los religiosos y las religiosas, estuvo como es propio del apóstol profeta y pontífice, lleno de palabras de aliento sin obviar, como ha sido la firme templanza del Papa, señalando el mal tal como es, “los graves y vergonzosos abusos contra menores”, ante lo que fue firme en el sentido de la justicia y para lo que pidió “nunca mas se vuelva a repetir”.

Pero las palabras del  Papa alentaron enormemente a la Iglesia de Estados Unidos. El Papa, utilizando el símbolo de la historia del  templo de la catedral, elogió el trabajo tesonero, valiente y sacrificado realizado con caridad a lo largo de los siglos.

Hablando de los momentos oscuros por lo que ha pasado la historia, de la Iglesia estadounidense, el Papa dijo: “con las palabras del Apocalipsis les digo ustedes vienen de la gran tribulación”. Se unió a ellos en el dolor y para ayudarles a la fidelidad a Cristo les ofreció dos reflexiones. La primera para evocar la memoria de la gratitud, en agradecimiento por lo que Dios les ha concedido y para dar gracias por el trabajo tesonero del clero, las religiosas, los religiosos y el pueblo de Dios.

La segunda reflexión, el Papa la ofreció para reconocer la laboriosidad de tantos y tantas en la entrega generosa desde el Espíritu del Evangelio, pero indicó los peligros que están latentes: el de la mundanidad que se expresa en la comodidad que debilita el espíritu apostólico y el de apegarse a la fuerza humana calculadora, vivir de la gloria mundana, olvidándose de que somos seguidores de Cristo, olvidando la cruz. Para ello, nos ayuda recordar que seguimos a Cristo, que experimentó el fracaso de la cruz.

La cruz nos recuerda los límites y miserias humanas que solo se pueden superar apegados a Cristo. El Papa alentó a la Iglesia estadounidense para que con corazón fuerte, firme, avance hacia adelante con la mirada puesta en el Señor y en el signo de la cruz de donde brota nuestra fortaleza: “les pido que ante cualquier prueba que encuentren no pierdan la paz y respondan como Cristo respondió”. La cordialidad y el calor humano y fraterno del Papa cercano, llenó el recinto del encuentro que finalizó en el espíritu de la plegaria.

Presentamos, a continuación, el texto completo de la Homilía del Santo Padre en la catedral de San Patricio: 

HOMILÍA DEL SANTO PADRE

Catedral de San Patricio, Nueva York
Jueves 24 de septiembre de 2015

Dos sentimientos tengo hoy para con mis hermanos islámicos. Primero, mi saludo por celebrarse hoy el día del sacrificio. Hubiera querido que mi saludo fuese más caluroso. Segundo sentimiento es mi cercanía ante la tragedia que su pueblo ha sufrido hoy en la Meca. En este momento de oración, me uno, y nos unimos, en la plegaria a Dios, nuestro Padre todopoderoso y misericordioso. 

Escuchamos al Apóstol: «Alégrense, aunque ahora sea preciso padecer un poco en pruebas diversas» (1P 1,6). Estas palabras nos recuerdan algo esencial: tenemos que vivir nuestra vocación con alegría. 

Esta bella Catedral de San Patricio, construida a lo largo de muchos años con el sacrificio de tantos hombres y mujeres, es símbolo del trabajo de generaciones de sacerdotes, religiosos y laicos americanos que han contribuido a la edificación de la Iglesia en los Estados Unidos. Son muchos los sacerdotes y consagrados de este País que, no solo en el campo de la educación, han tenido un papel fundamental, ayudando a los padres en la labor de dar a sus hijos el alimento que los nutre para la vida. Muchos lo hicieron a costa de grandes sacrificios y con una caridad heroica. Pienso, por ejemplo, en santa Isabel Ana Seton, cofundadora de la primera escuela católica gratuita para niñas en los Estados Unidos, o en san Juan Neumann, fundador del primer sistema de educación católica en este País. 

Esta tarde, queridos hermanos y hermanas, he venido a rezar con ustedes, sacerdotes, consagradas, consagrados,  para que nuestra vocación siga construyendo el gran edificio del Reino de Dios en este País. Sé que ustedes, como cuerpo presbiteral, junto con el Pueblo de Dios, recientemente han sufrido mucho a causa de la vergüenza provocada por tantos hermanos que han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos. Con las palabras del Apocalipsis, les digo que ustedes «vienen de la gran tribulación» (7,14). Los acompaño en este momento de dolor y dificultad, así como agradezco a Dios el servicio que realizan acompañando al Pueblo de Dios. Con el propósito de ayudarles a seguir en el camino de la fidelidad a Jesucristo, me permito hacer dos breves reflexiones. 

La primera se refiere al espíritu de gratitud. La alegría de los hombres y mujeres que aman a Dios atrae a otros; los sacerdotes y los consagrados están llamados a descubrir y manifestar un gozo permanente por su vocación. La alegría brota de un corazón agradecido. Verdaderamente, hemos recibido mucho, tantas gracias, tantas bendiciones, y nos alegramos. Nos hará bien volver sobre nuestra vida con la gracia de la memoria. Memoria de aquel primer llamado, memoria del camino recorrido, memoria de tantas gracias recibidas… y sobre todo memoria del encuentro con Jesucristo en tantos momentos a lo largo del camino. Memoria del asombro que produce en nuestro corazón el encuentro con Jesucristo. Hermanas y hermanos, consagrados y sacerdotes, pedir la gracia de la memoria para hacer crecer el espíritu de gratitud. Preguntémonos: ¿Somos capaces de enumerar las bendiciones recibidas, o me las he olvidado?

Un segundo aspecto es el espíritu de laboriosidad. Un corazón agradecido busca espontáneamente servir al Señor y llevar un estilo de vida de trabajo intenso. El recuerdo de lo mucho que Dios nos ha dado nos ayuda a entender que la renuncia a nosotros mismos para trabajar por Él y por los demás es el camino privilegiado para responder a su gran amor.

Sin embargo, y para ser honestos, tenemos que reconocer con qué facilidad se puede apagar este espíritu de generoso sacrificio personal. Esto puede suceder de dos maneras, y las dos maneras son ejemplo de la «espiritualidad mundana», que nos debilita en nuestro camino de mujeres y hombres consagrados, de servicio y oscurece la fascinación, el estupor, del primer encuentro con Jesucristo. 

Podemos caer en la trampa de medir el valor de nuestros esfuerzos apostólicos con los criterios de la eficiencia, de la funcionalidad y del éxito externo, que rige el mundo de los negocios. Ciertamente, estas cosas son importantes. Se nos ha confiado una gran responsabilidad y justamente por ello el Pueblo de Dios espera de nosotros una correspondencia. Pero el verdadero valor de nuestro apostolado se mide por el que tiene a los ojos de Dios. Ver y valorar las cosas desde la perspectiva de Dios exige que volvamos constantemente al comienzo de nuestra vocación y –no hace falta decirlo– exige una gran humildad. La cruz nos indica una forma distinta de medir el éxito: a nosotros nos corresponde sembrar, y Dios ve los frutos de nuestras fatigas. Si alguna vez nos pareciera que nuestros esfuerzos y trabajos se desmoronan y no dan fruto, tenemos que recordar que nosotros seguimos a Jesucristo, cuya vida, humanamente hablando, acabó en un fracaso: en el fracaso de la cruz.

El otro peligro surge cuando somos celosos de nuestro tiempo libre. Cuando pensamos que las comodidades mundanas nos ayudarán a servir mejor. El problema de este modo de razonar es que se puede ahogar la fuerza de la continua llamada de Dios a la conversión, al encuentro con Él. Poco a poco, pero de forma inexorable, disminuye nuestro espíritu de sacrificio, nuestro espíritu de renuncia y de trabajo. Y además nos aleja de las personas que sufren la pobreza material y se ven obligadas a hacer sacrificios más grandes que los nuestros, sin ser consagrados. El descanso es necesario, así como un tiempo para el ocio y el enriquecimiento personal, pero debemos aprender a descansar de manera que aumente nuestro deseo de servir generosamente. La cercanía a los pobres, a los refugiados, a los inmigrantes, a los enfermos, a los explotados, a los ancianos que sufren la soledad, a los encarcelados y a tantos otros pobres de Dios nos enseñará otro tipo de descanso, más cristiano y generoso. 

Gratitud y laboriosidad: estos son los dos pilares de la vida espiritual que deseaba compartir con ustedes, sacerdotes, religiosas y religiosos, esta tarde. Les doy las gracias por sus oraciones y su trabajo, así como por los sacrificios cotidianos que realizan en los diversos campos de apostolado. Muchos de ellos sólo los conoce Dios, pero dan mucho fruto a la vida de la Iglesia.

Quisiera, de modo especial, expresar mi admiración y mi gratitud a las religiosas de los Estados Unidos. ¿Qué sería de la Iglesia sin ustedes? Mujeres fuertes, luchadoras; con ese espíritu de coraje que las pone en la primera línea del anuncio del Evangelio. A ustedes, religiosas, hermanas y madres de este pueblo, quiero decirles «gracias», un «gracias» muy grande… y decirles también que las quiero mucho. 

Sé que muchos de ustedes están afrontando el reto que supone la adaptación a un panorama pastoral en evolución. Al igual que san Pedro, les pido que, ante cualquier prueba que deban enfrentar, no pierdan la paz y respondan como hizo Cristo: dio gracias al Padre, tomó su cruz y miró hacia delante. 

Queridos hermanos y hermanas, dentro de poco, de unos minutos, cantaremos el Magnificat. Pongamos en las manos de la Virgen María la obra que se nos ha confiado; unámonos a su acción de gracias al Señor por las grandes cosas que ha hecho y que seguirá haciendo en nosotros y en quienes tenemos el privilegio de servir. Que así sea.

Autor: Noticelam
Fuente: news.va

   




Documento sin título