Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
03 de Octubre, 2015
Soņar para que el mundo cambie

Imprimir
Imprimir

Encuentro del Papa con los inmigrantes en Harlem, Nueva York

Quizá este fue uno de los encuentros mas sencillos, probablemente porque en los pequeños esta Dios. El discurso del Papa en la Casa Blanca marcó la pauta de una de las más fuertes razones por las cuales el Papa visitó los Estados Unidos. El pastor que va por las ovejas, sobre todo las heridas por la indiferencia de los sistemas del descarte. Varias comunidades religiosas entre ellas la comunidad de los Escalabrinianos han abierto casas en lugares fronterizos y de paso de los emigrantes para asistirlos. Varias organizaciones humanitarias de la sociedad civil llevan igualmente adelante diversas iniciativas. Los migrantes cruzan México viniendo de diferentes partes del continente americano, en particular de Centroamérica. En medio de riesgos, persecución de la migra, la amenaza del crimen organizado y del narcotráfico, cruzan la frontera buscando el sueño de una vida mejor que no encuentran en sus países golpeados históricamente por guerras del pasado y crimen organizado en el presente. 

Un grupo de familias de inmigrantes invitadas y niños del colegio Nuestra Señora Reina de los Ángeles, venidos de distintos barrios pobres de los alrededores de Nueva York, fueron el público presente, ante el cual el papa Francisco pronunció un discurso sencillo comunicándoles la ternura y el cariño, resaltando la labor de la Iglesia que acompaña y ofrece posibilidades acogiéndolos. No dejen de soñar, les recalcó el Papa a los migrantes, poniéndoles como ejemplo a Martin Luther King, cuyos sueños cambiaron la historia de los Estados Unidos.

No cabe duda de que este discurso no se puede separar de los mensajes de las jornadas mundiales por los migrantes y no se puede separar del mensaje que el Papa Francisco dio ante el Congreso y ante la Organización de las Naciones Unidas.

Lea a continuación el texto completo del discurso del Santo Padre con familias inmigrantes en Nueva York

Discurso del Santo Padre con familias inmigrantes en Nueva York

Queridos hermanos y hermanas, buenas tardes.

Estoy contento de estar hoy aquí con ustedes junto a toda esta gran familia que los acompaña. Veo a sus maestros, educadores, padres y familiares. Gracias por recibirme y les pido perdón especialmente a los maestros por «robarles» unos minutos de la lección, de la clase. Están todos contentos ya sé.

Me han contado que una de las lindas características de esta escuela y de este trabajo es que algunos de sus alumnos, algunos de ustedes, vienen de otros lugares, y muchos de otros países. Y eso es bueno. Aunque sé que no siempre es fácil tener que trasladarse y encontrar una nueva casa, encontrar nuevos vecinos, amigos; no es fácil. Pero hay que empezar. Al principio puede ser algo cansador. Muchas veces aprender un nuevo idioma, adaptarse a una nueva cultura, un nuevo clima. Cuántas cosas tienen que aprender. No solo las tareas de la escuela sino tantas cosas, hasta jugar con la pelota ...                

Lo bueno es que también encontramos nuevos amigos, y esto es muy importante. Los nuevos amigos que encontramos. Encontramos personas que nos abren puertas y nos muestran su ternura, su amistad, su comprensión, y buscan ayudarnos para que no nos sintamos extraños, extranjeros. Todo el trabajo de la gente que nos va ayudando para sentirnos en casa. Aunque a veces la imaginación se vuelve a nuestra patria, pero encontramos gente buena que nos ayuda a sentirnos en casa. Qué lindo que es poder sentir la escuela, los lugares de reunión, como una segunda casa. Y esto no sólo es importante para ustedes, sino para sus familias. De esta manera, la escuela se vuelve una gran familia para todos. En donde junto a nuestras madres, padres, abuelos, educadores, maestros y compañeros aprendemos a ayudarnos, a compartir lo bueno de cada uno, a dar lo mejor de nosotros, a trabajar en equipo, a jugar en equipo que es tan importante, y a perseverar en nuestras metas.

Bien cerquita de aquí hay una calle muy importante con el nombre de una persona que hizo mucho bien por los demás, y quiero recordarla con ustedes. Me refiero al pastor Martin Luther King. Un día dijo: «Tengo un sueño». Y él soñó que muchos niños, muchas personas tuvieran igualdad de oportunidades. El soñó que muchos niños como ustedes tuvieran acceso a la educación. Él soñó que muchos hombres y mujeres como ustedes pudieran llevar la frente bien alta, con la dignidad de quien puede ganarse la vida. Es hermoso tener sueños y es hermoso poder luchar por los sueños. No se olviden.

Hoy queremos seguir soñando y celebramos todas las oportunidades que, tanto a ustedes como a nosotros los grandes, nos permiten no perder la esperanza en un mundo mejor y con mayores posibilidades. Y tantas personas que he saludado y que me han presentado, también sueñan con ustedes, sueñan con esto y por eso se involucran en este trabajo, se involucran en la vida de ustedes para acompañarlos en este camino, todos soñamos. Sé que uno de los sueños de sus padres, de sus educadores, y de todos los que los ayudan, y también del cardenal Dolan ¿eh?, que es muy bueno, es que ustedes puedan crecer y vivir con alegría. Aquí se los ve sonrientes: sigan así, ayuden a contagiar la alegría a todas las personas que tienen cerca. No siempre es fácil, en todas las casas hay problemas, hay situaciones difíciles, hay enfermedades, pero no dejen de soñar con que puedan vivir con alegría.

Todos ustedes los que están acá, chicos y grandes, tienen derecho a soñar y me alegra mucho que puedan encontrar sea en la escuela, sea aquí, en sus amigos, en sus maestros, en todos los que se acercan a ayudar, ese apoyo necesario para poder hacerlo. Donde hay sueños, donde hay alegría, ahí siempre está Jesús. Siempre. En cambio, ¿quién es el que siembra tristeza, el que desconfianza, el que siembra envidia, el que siembra los malos deseos? ¿cómo se llama? ¡El diablo! El diablo. El diablo siempre siembra tristeza porque no nos quiere alegres, no nos quiere soñando.

Donde hay alegría está siempre Jesús porque alegría y quiere ayudarnos a que esa alegría permanezca todos los días.

Antes de irme quiero dejarles un homework, ¿puede ser? Es un pedido sencillo pero muy importante: no se olviden de rezar por mí para que yo pueda compartir con muchos la alegría de Jesús. Y recemos también para que muchos puedan disfrutar de esta alegría como la que tienen ustedes cuando se sienten acompañados, ayudados, aconsejados, aunque haya problemas pero está esa paz en el corazón de que Jesús nunca abandona.

Que Dios los bendiga a todos y cada uno de ustedes y la Virgen los proteja. Gracias

Autor: Noticelam
Fuente Zenit




Documento sin título