Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
08 de Octubre, 2015
EDITORIAL Edición No. 97

Imprimir
Imprimir

La familia: una fábrica de esperanza

Vimos al papa Francisco visitar Cuba, en un viaje intenso que comunicaba fuerza, ternura, esperanza y haciendo presente la misericordia. Como dirían los primeros cristianos: confirmando a sus hermanos en la fe.

Hemos visto al papa Francisco en su paso como hijo de migrantes, recorriendo las calles de los Estados Unidos, abrazando y bendiciendo a los niños, visitando a los presos, compartiendo con inmigrantes, hablando ante la ONU y ante el senado norteamericano. Un profeta y  apóstol tenaz y valiente, tierno y fraterno justo y misericordioso. Un pastor que primerea como iglesia en salida.

Estamos en esta serie de EDICIÓN ESPECIAL de Noticelam de la visita del Papa Francisco a Cuba y a los Estados Unidos de norteamerica. De esta segunda, su viaje; les hemos presentado la primera parte en la edición anterior y les presentamos en las primeras cinco notas de esta edición, la segunda parte de esta importante visita.

Con la profundidad, la sencillez, la cotidianedad y la precisión con la que el Papa habla, propio de un excelente comunicador, conocedor del misterio de Dios, pero también de las realidades humanas, vemos que el Papa no deja pasar ningúna oportunidad que le permita comunicar los gestos y las palabras de Jesús al mundo contemporáneo, y al mismo tiempo no olvida tratar los temas claves de las situaciones leves o graves, dentro de los Estados, la sociedad mundial, la sociedad nacional y la sociedad local. Tampoco olvida tratar las situaciones graves o difíciles dentro de la Iglesia. Francisco, como firma muchas veces sus misivas, no se olvida de los pobres y de los que sufren muchas veces en las sombras del silencio.

Unido a todo esto en el hilo del tiempo, se vive desde la vigilia del pasado 3 de octubre y con el inicio del mensaje oficial que pronunció el Pontífice el lunes 5, la XIV Asamblea general ordinaria del sínodo de los Obispos en Roma. La visita a Estados Unidos que concluyó con la celebración de la jornada mundial de la familia, preparó la entrada a esta importante jornada de oración, reflexión y discernimiento sobre la realidad de la familia para una mayor atención pastoral a la luz del misterio de los deseos de Cristo el Señor. Por ello, presentamos los primeros mensajes, homilías y discursos emanados hasta ahora, sabiendo que con lo que han sido las visitas históricas a Cuba y a los Estados Unidos, el sínodo de los obispos, encabezado por el Papa, nos propiciará la riqueza  de la luz venida de Cristo.

Sigamos caminando alegres en la esperanza, firmes en la fe y unidos en la caridad en este momento histórico que nos corresponde vivir en medio de la sociedad mundial que son nuestros hermanos y hermanas. La familia, ha dicho el Papa, es prioridad, es riqueza, es “una fábrica de esperanza”.




Documento sin título