Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
17 de Octubre, 2015
No descansaré, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha (Is. 62,1)

Imprimir
Imprimir

“Mayor dignidad para la familia”, pide el presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, monseñor Rodolfo Valenzuela Núñez

Las palabras de este título están tomadas del libro del profeta Isaías, palabras que encienden el corazón, inflamándolo de la llama del Espíritu con la que se necesita vivir cada día para afrontar las situaciones muchas veces sorpresivas que marcan la historia.

Es en esta tenacidad del profeta, que nos recuerda Isaías, en la que nos hace pensar la palabra de monseñor Rodolfo Valenzuela, presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, en entrevista a Radio Vaticana: “que la familia se desarrolle con más dignidad”.

Esta afirmación nos evoca una realidad lacerante, constante de tantas familias. Nos evoca al mismo tiempo una actitud del cristiano, de la mujer y del hombre de bien, en esa templanza del profeta necesaria para nuestro tiempo.

En la reciente visita del Papa a Bolivia en julio de 2015 dijo: “Los convoco a poner la economía al servicio de los pueblos”. “Este sistema ya no se aguanta, queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras”. 

No hay duda que las antorchas encendidas en amor al prójimo al estilo del Buen Samaritano deben permanecer cada día, frente a cada suceso. No cabe duda que el espíritu tenaz debe siempre estar alerta con el pensamiento agudo para entender y desentrañar las realidades. Esto es consecuente con las palabras del profeta y con el Evangelio de Jesús. A continuación el texto de las Palabras de monseñor Rodolfo Valenzuela en el marco del Sínodo de la familia. 

Que la familia en Guatemala se desarrolle con más dignidad, Mons. Valenzuela Núñez

El presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, monseñor Rodolfo Valenzuela Núñez explica a Radio Vaticano que uno de los desafíos principales de la familia en Guatemala es desarrollarse en condiciones de mayor dignidad. 

“El Sínodo sigue siendo este espacio protegido pero al mismo tiempo animado por el Espíritu. No hay duda en primer lugar que la renovada dinámica muy participativa y también la temática familiar está provocando entusiasmo, está provocando ganas de participar en un Sínodo que nos plantea todos estos grandes desafíos de la familia en el mundo actual pero estamos enfrentándolos no solo como un peso y como una gran dificultad sino con mucha esperanza y alegría”.

“La familia necesita sobretodo que pueda desarrollarse en condiciones de mayor dignidad. Hay otros problemas, porque hay falta de respeto a la vida... simplemente tomemos el ejemplo triste de lo que acaba de pasar en Guatemala, estos deslaves en santa Catarina Pinula… familias destrozadas por una catástrofe que por otra parte es previsible. Familias que vivían en condiciones indignas, en condiciones de riesgo, viendo lo que es nuestro clima y nuestra situación”.

“El principal desafío es que las familias tengan casa digna, que tengan trabajo, que tengan oportunidades para no tener que emigrar y verse sujetos a estas condiciones tan tremendas de la migración y de la trata de personas”.

“El compromiso laical y la creatividad de la pastoral familiar está presente”.

“Aprovecho la oportunidad para hacer llegar nuestra condolencia, nuestro sentimiento de solidaridad, porque muchos obispos en el Sínodo me han preguntado y me han manifestado su preocupación por lo que recién acaba de pasar en Guatemala”.

Audio: http://media02.radiovaticana.va/audio/audio2/mp3/00497696.mp3

AUTOR: NOTICELAM
FUENTE: RADIO VATICANA




Documento sin título