Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Octubre, 2015
Sinodalidad: signo de los tiempos en el caminar de la Iglesia hoy

Imprimir
Imprimir

Mensaje del Papa

El Sínodo es un “caminar juntos”, se dijo desde el inicio de la XIV Asamblea General Ordinaria del sínodo de obispos que se celebra del 4 al 25 de octubre de 2015 y versa sobre el tema «la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. El deseo de la sinodalidad viene del espíritu de colegialidad apostólica, que es un signo y una herencia que la Iglesia recibe de los apóstoles, querida por Cristo: “para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado”. (Jn 17,21).

Sin duda que la comunión es obra del Espíritu Santo quien prevé la luz y las condiciones necesarias en medio de la diversidad humana: diversidad por razones de origen geográfico, cultural e histórico, si pensamos que los participantes en el Sínodo proceden de distintos lugares de la tierra. En la presencia de los que participan en el encuentro se ve reflejada la universalidad de la Iglesia. Por ello es que hemos estado acompañando con oración intensa no solo este acontecimiento sino también la cotidianidad de nuestro peregrinar.

Mantener nuestras lámparas encendidas como nos dirá el adviento es importante porque con la luz podemos ver y discernir, ver y discernir incluso lo que se difunde acerca que lo que se dialoga, se propone, se discute en el sentido analítico en el aula sinodal. Todos somos conscientes de que en el ambiente de las sociedades se mueven distintas corrientes de pensamiento y posturas relacionadas a las temáticas. Pueda que muchas de ellas sean sanas y sinceras búsquedas de solucionar las problemáticas humanas, pero pueda que otras estén impregnadas de diversos intereses como suele suceder entre los humanos.

La sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia dijo el Papa y esa es la ruta, la dirección, que se ha seguido. Como dirían los cristianos en tiempos del apocalipsis hacia esa dirección orienta el Espíritu que habla a las iglesias. 

El Papa asegura que el camino de la sinodalidad es el que Dios espera de la Iglesia

El Santo Padre preside la celebración conmemorativa del 50ª aniversario del Sínodo de los Obispos.

En un Iglesia sinodal, el Sínodo de los Obispos es solo la manifestación más evidente de un dinamismo de comunión que inspira todas las decisiones eclesiales. Lo ha recordado el papa Francisco en el discurso que ha pronunciado durante la ceremonia de conmemoración del 50ª aniversario del Sínodo de los Obispos, que ha tenido lugar esta mañana en el Aula Pablo VI. 

Asimismo, el Santo Padre aseguró que el mundo en el que vivimos, y que estamos llamados a amar y a servir también en sus contradicciones, “exige de la Iglesia el fortalecimiento de las sinergias en todos los ámbitos de su misión”. Precisamente --indicó-- el camino de la sinodalidad es el camino que Dios se espera de la Iglesia del tercer milenio.

Lo que el Señor nos pide, en un cierto sentido, está ya todo incluido en la palabra Sínodo. Caminar juntos --laicos, pastores, Obispo de Roma-- es un concepto fácil de expresar en palabras, pero no tan fácil de poner en práctica, advirtió. 

Reconociendo el propio “olfato” del Rebaño para discernir los nuevos caminos que el Señor  abre a la Iglesia, el Papa aseguró que esta convicción le guió cuando quiso que el Pueblo de Dios fuera consultado en la preparación de la doble cita sinodal sobre la familia. ¿Pero cómo habría sido posible hablar de familia sin interpelar a las familias, escuchando sus alegrías y sus esperanzas, sus dolores y sus angustias? Se preguntó Francisco.

Además, quiso subrayar que una Iglesia sinodal “es una Iglesia de la escucha, en la conciencia de que escuchar ‘es más que oír’”. El Papa explicó que el camino sinodal “empieza escuchando al Pueblo”, prosigue “escuchando a los Pastores”  y finalmente “culmina en la escucha del Obispo de Roma, llamado a pronunciarse como Pastor y Doctor de todos los cristianos”,  pero “no a partir de sus convicciones personales”.

Es más, indicó que el hecho de que el Sínodo actúe siempre cum Petro et sub Petro -con Pedro y bajo Pedro- no es una limitación de la libertad, sino una garantía de la unidad.

Por otro lado, el Santo Padre indicó que “la sinodalidad, como dimensión constitutiva de la Iglesia, nos ofrece el marco interpretativo más adecuado para comprender el mismo ministerio jerárquico”. A propósito, el Pontífice recordó que “para los discípulos de Jesús, ayer, hoy y siempre, la única autoridad es la autoridad del servicio, el único poder es el poder de la cruz”. Del mismo modo, subrayó que el primer nivel del ejercicio de la sinodalidad se realiza en las Iglesias particulares --haciendo referencia al Sínodo diocesano y los organismos de comunión-- aseguró que solamente en la medida en la que estos organismos permanecen conectados con el “bajo” y parten de la gente, de los problemas de cada día, puede comenzar a tomar una forma de Iglesia sinodal. El Papa precisó que el segundo nivel es el de las Provincias y las Regiones Eclesiásticas, de los Concilios Particulares y de forma especial de las Conferencias Episcopales. Al respecto, el Santo Padre indicó que “debemos reflexionar para realizar aún más, a través de estos organismos, las instancias intermedias de la colegialidad, quizá integrando y actualizando algunos aspectos del antiguo orden eclesiástico”. 

Y así, recordó que el último nivel es el de la Iglesia universal. “Aquí el Sínodo de los Obispos, representado el episcopado católico, se convierte en expresión de la colegialidad episcopal dentro de una iglesia sinodal”, explicó.

También aseguró que “el compromiso de edificar una Iglesia sinodal --misión a la cual estamos todos llamados, cada uno en el rol que el Señor le confía-- está cargado de implicaciones ecuménicas”. Y añadió que está convencido de que, en una Iglesia sinodal, también el ejercicio del primado petrino podrá recibir mayor luz. “el Papa no está solo, por encima de la Iglesia; sino dentro de ella como Bautizado entre Bautizados y dentro del Colegio episcopal como Obispo entre los Obispos, llamado al mismo tiempo --como sucesor del apóstol Pedro-- a guiar la Iglesia de Roma que preside en el amor a todas las Iglesias”. Asimismo, reiteró la necesidad y la urgencia de pensar en “una conversión del papado” mientras citaba unas palabras de su predecesor Juan Pablo II en la encíclica Ut Unum Sint: “Estoy convencido de tener al respecto una responsabilidad particular, sobre todo al constatar la aspiración ecuménica de la mayor parte de las Comunidades cristianas y al escuchar la petición que se me dirige de encontrar una forma de ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva”.             

Para finalizar, aseguró que nuestra mirada se extiende también a la humanidad. “Una Iglesia sinodal es como estandarte alzado entre las naciones de una forma que --aun invocando participación, solidaridad y transparencia en la administración de lo público-- entrega a menudo el destino de poblaciones enteras en las manos codiciosas de pequeños grupos de poder”, advirtió en su discurso.

Como Iglesia que “camina junto” a los hombres, partícipe de las tribulaciones de la historia, cultivamos el sueño que el descubrimiento de la dignidad inviolable de los pueblos y de la función de servicio de la autoridad podrán ayudar también a la sociedad civil a edificarse en la justicia y en la fraternidad, generando un mundo más bello y más digno del hombre para las generaciones que vendrán después.

 

Autor. noticelam
Fuente: Zenit




Documento sin título