Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Octubre, 2015
Abriendo una nueva puerta al futuro de México

Imprimir
Imprimir

“Juntos por México”

Para nadie es un secreto la potencialidad que tienen los países latinoamericanos, su gente, su fuerza, la riqueza de la vida en la ciudad, el mundo urbano, la potencialidad de la gente en el campo, la diversidad cultural, la riqueza del medio ambiente, la organización social, la creatividad para superar las crisis como en las tragedias, el humor frente a la tristeza, la capacidad de sobrevivencia. Pero tampoco es un secreto la problemática que se vive como el crimen organizado, la trata de personas, el narcotráfico la corrupción, la violencia callejera, la violencia política, la violencia contra los inmigrantes… Y una larga letanía de situaciones. 

Cada país va haciendo procesos, salvando sus democracias, superando las crisis. No se puede afirmar que algún país tenga consolidado su sistema, fortalecido su economía y haya erradicado la pobreza extrema y los males que golpean a tantos.

Pero en esa línea, las poblaciones van desatando novedosas iniciativas para afrontar los tiempos oscuros o poner un poco de luz cuando aparecen nubarrones en su horizonte, combinando sabiduría con acciones. 

Como un ejemplo, algunos países van dando pasos importantes, puede ser el caso de Guatemala y otros que se van abriendo brecha paulatinamente y con sabiduría, evitando que los violentos tengan cómo justificar sus violencias y consiguiendo que se vayan dando pasos en la transformación de la dura realidad.

Las nuevas tecnologías son una herramienta valiosa para generar la sana discusión y desentrañar realidades. Manejadas con un sano liderazgo, y con una sana actitud, sin enceguecerse ante ellas, de forma madura y recordando el proverbio de Jesús: “el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado”, las sociedades tienen un instrumento valioso para dar voz y camino a sus demandas, convocarse, coordinar acciones, informarse.  Las leyes de los países no pueden ser usadas para censurar las voces globales que por esos medios se difunden ni limitar su expansión. Este tipo de uso de nuevas tecnologías puede convertirse en una valiosa contribución al bien de los países. 

Del 16 al 18 de octubre en México se realizó el primer encuentro nacional de Juntos por México en la ciudad de puebla. 60 movimientos firman un manifiesto de compromiso para trabajar por la paz y la justicia en ese país. Las ponencias fueron los contenidos vigorosos del encuentro y mensajes de figuras del arte, la música y la sociedad, asi como de Iglesia. Se escucharon mensajes de varios obispos a los que se agregó el del Arzobispo Claudio Maria Celli, presidente del pontificio consejo para las comunicaciones sociales.

Algo nuevo se empieza a mover en América Latina cansada de guerras y violencias. Y se oye el eco de las palabras del profeta Isaías: “algo nuevo está brotando no lo notan”? (Is. 43,19). 

CONCLUYE CON GRAN ÉXITO Y VALIOSOS COMPROMISOS EL I ENCUENTRO NACIONAL DE JUNTOS POR MÉXICO

Ante los problemas y rezagos que aquejan al País, los Movimientos Católicos realizaron el 1er Encuentro Nacional de Juntos por México, del 16 al 18 de octubre en el Centro Expositor de Puebla. 

Los mensajes expresados por los más de 40 conferencistas y personalidades de este Encuentro fueron contundentes: El Papa Francisco a los participantes: “Les pido en su compromiso misionero, profundizar en el espíritu de comunión para que la Iglesia sea cada vez más familia de Dios que acoge a todos los hombres y los alimenta con su palabra y sus sacramentos…”. También desde Roma, Mons. Claudio Maria Celli,  Pdte. del Pontificio Consejo para las Comunicaciones, envió un video mensaje en donde dice que la Iglesia no se comunica con anuncios publicitarios, se comunica contagiando al otro; de esta manera el desafío de todos los Movimientos es que México sea contagiado, mediante el diálogo respetuoso y el testimonio personal de los valores profundos que tanta falta hacen en la sociedad. 

El cantante Emmanuel: “Debemos pedirle al Espirito Santo que nos dé el camino de la sabiduría para saber discernir entre lo bueno y lo mejor, no entre lo bueno y lo malo; que nos de mucha fortaleza para no dejarnos vencer por el miedo y la duda.”, “Muchos tienen miedo al qué dirán en la web, redes sociales, pero no a perder a Dios para siempre”, ”Debemos ir a misa y rezar el rosario en familia”. ”Los sacerdotes son el milagro más a la mano que tenemos…”. Eduardo Verástegui: “El mal triunfa cuando la gente buena se queda callada, y hay más buenos que malos. Tenemos que alzar nuestra voz y prueba de ello es este foro, aquí en Puebla, donde se demuestra la participación de gente valiente que no tiene miedo de alzar su voz…”. “Debemos alzar la voz en contra del aborto”. 

Mons. Faustino Armendáriz, presidente de la Dimensión Episcopal de Laicos: “Es necesario que cada laico esté dispuesto a gastar su vida por el proyecto de Jesús”, ”Es necesario que hagamos de nuestra vida un servicio a los más necesitados”,” Los invito a servir a Jesús crucificado en toda persona marginada, por el motivo que sea”. El Obispo auxiliar de Puebla, Mons. Felipe Pozos Lorenzini: ”Nosotros no somos nada sin ustedes los laicos, gracias por su alegría y por su labor, principalmente la de la oración para trabajar juntos por el Reino de Dios”. 

Xiskya Valladares, la Monja twitera: ”Urge evangelizar el 6º continente, el digital, tenemos que ser parte atractiva del Continente Digital, ser misioneros digitales capaces de cambiar el mundo”, “Debemos renovar y refrescar los valores cristianos y humanos en el continente digital, esto requiere de valentía, creatividad y oración”. Dominik Kustra de Ayuda a la Iglesia Necesitada: “En el 40% de todos los países del mundo, el cristiano no puede profesar su fe con plena libertad”, “Los cristianos perseguidos necesitan nuestra ayuda, México es su esperanza”. 

Mons. Víctor Sánchez, arzobispo de Puebla: “En las actuales circunstancias de la vida, ser alegres misioneros nos debe hace salir a las periferias del mundo, empezando desde el hogar… es un diálogo salir y dejar entrar, por tanto, para dejar la misión al alcance de todos, yo los invito a salir al encuentro de la propia familia”. Por su parte, Lianna Reboyedo conmovió a todo el pleno con su testimonio: “Mi hija no es el fruto de una violación, es el fruto de mi amor por ella”, “En México ni una vida está de más, nadie sobra”. 

Los más de 40 ponentes abordaron temas de familia, vida, sexualidad, migración y altruismo entre otros. Algunos vinieron desde Sudamérica, Guatemala, Italia, España, Israel y Polonia.

Estos tres días se vivieron con un fuerte espíritu de unidad y fraternidad que se materializó en la Expo Católica en donde decenas de movimientos compartieron sus dones y carismas. El mega comedor lucía repleto de personas que dialogaban con entusiasmo compartiendo experiencias y degustando la típica comida poblana. 

El evento se transmitió en vivo por www.es.catholic.net desde el Centro de Medios que ofreció toda la tecnología para apoyo de las decenas de medios de comunicación que dieron cobertura a este histórico acontecimiento.

Como parte de los frutos de este Encuentro, se promulgó un manifiesto firmado por 60 movimientos: “…anunciamos a la opinión pública que contribuiremos, de manera particular y organizada, en todos los espacios públicos posibles, para construir una sociedad en la que se promueva la justicia y la paz así como la igualdad de oportunidades…”

Se lanzaron también la Red de Voluntariado Católico y la Red de Redes para trabajar en acciones concretas por los más necesitados y para fomentar valores y unidad en las redes sociales. 

Agradecemos a los cientos de voluntarios de Movimientos, universidades, colegios, patrocinadores y parroquias que hicieron posible este acontecimiento que marca el inicio de próximos Encuentros Nacionales. Nuestra gratitud a los expositores y medios de comunicación que se sumaron a este esfuerzo por contribuir en la reconstrucción de un México libre, justo y en donde se proteja la vida y la familia. 

Autor: Noticelam
Fuente: Conferencia Episcopal de México




Documento sin título