Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
08 de Noviembre, 2015
Visita de la presidencia del Celam al Papa Francisco

Imprimir
Imprimir

El Papa al Celam: mantener siempre viva la pasión por nuestros pueblos

Octubre ha sido un mes importante para el CELAM, pues concluye una etapa que ha venido desde mediados del año, para ser más precisos, el mes de Junio cuando fue convocada en República Dominicana la Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano que nombró a las nuevas autoridades para el cuatrienio 2015-2019. Siendo el Consejo Episcopal Latinoamericano un organismo de la iglesia para la comunión y y el servicio, es por tanto un organismo importante para la iglesia de este continente.

De acuerdo a lo establecido en la conformación de este organismo que nació “Auspiciado por la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de Río de Janeiro (realizada del 25 de julio al 4 de agosto de 1955), el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) fue aprobado por Pío XII el 2 de noviembre de 1955. Los Estatutos que determinan su naturaleza, composición y finalidad fueron sancionados por Pablo VI el 9 de noviembre de 1974, que lo convierten en la primera organización continental de Obispos de la Iglesia católica. 

El CELAM tiene como característica esencial, afirmaba Pablo VI, el «ser señal e instrumento de la colegialidad episcopal al servicio de las Iglesias locales», concretando su «misión de comunión y servicio» (Mensaje al CELAM en 1972). De ahí surge el espíritu de solidaridad y de comunión intraeclesial como órgano de relación, colaboración y servicio de las Conferencias Episcopales de América Latina, representadas en su seno por los propios Presidentes y por un Delegado de cada una de ellas por elección.” (Del registro histórico digital del Celam)

Por la importancia que tiene, el Celam elabora un plan global para el cuatrienio, es una tarea que brota de la reunión de coordinación en la que participan todos los que han sido nombrados para cualquiera de los cargos de servicio, ya sea obispos miembros de comisiones de alguno de los departamentos o escuelas de formación que lo constituyen, para la presidencia o secretaría ejecutiva que tiene a su cargo diversas funciones de trabajo en clave de servicio.

La primera fase por tanto consiste en planificar. Lograr establecer el plan global que oriente el quehacer durante los cuatro años de vigencia. Elaborado el plan global, la presidencia viaja a Roma para presentar ante  el Santo Padre, en este caso, el Papa Francisco y ante los dicasterios del Vaticano, el documento final que regirá el cuatrienio.

El padre Leonidas Ortiz, secretario adjunto, que viajó como parte de la comisión nos describe en la siguiente nota de prensa lo que ha sido el encuentro con el Papa y la entrega del plan Global recibido por el Papa y colocado en  su biblioteca privada. 

NOTA DE PRENSA
ENCUENTRO DE LA PRESIDENCIA DEL CELAM CON EL PAPA FRANCISCO

El viernes 30 de octubre de 2015, a las 11.15 de la mañana, el Santo Padre Francisco recibió en su Biblioteca privada a los miembros de la Presidencia del CELAM que fueron a presentarle el Plan Global 2015-2019.

De la Presidencia del CELAM estuvieron presentes el Cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá, Presidente de este organismo; Monseñor Carlos Collazzi, Obispo de Mercedes, Uruguay, Primer Vicepresidente; el Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuan, Obispo de David, Panamá, Presidente del Consejo de Asuntos Económicos; Monseñor Juan Espinoza Jiménez, Obispo Auxiliar de Morelia, México, Secretario General; y el Padre Leonidas Ortiz, de la Diócesis de Garzón, Colombia, Secretario Adjunto. Solo faltó Dom José Belisário da Silva, Arzobispo de Sào Luis do Maranhão (Brasil), Segundo Vicepresidente, quien, por problemas de última hora, no pudo asistir.

El Cardenal Rubén Salazar agradeció al Santo Padre el mensaje que le dirigió con motivo de los 60 años del Consejo Episcopal Latinoamericano-CELAM. En ese mensaje el Papa Francisco expresa su deseo de que el CELAM tenga siempre como prioridad la conversión pastoral y misionera y “sea cada vez más partícipe, sostén e ímpetu irradiante de ese movimiento evangelizador hacia todos los ambientes y confines”. En esa misma línea, el Papa pide al CELAM seguir trabajando para que “que nuestras comunidades sean 'casa y escuela de comunión´ que atraigan por una sorprendente fraternidad fundada en el reconocimiento del Padre común, y ayuden a mantener siempre viva en la Iglesia en América Latina la pasión por nuestros pueblos, la asunción de sus sufrimientos y la capacidad de discernimiento cristiano de las vicisitudes de su historia presente, para abrir caminos de mayor equidad, paz y justicia”.

En el contexto de la próxima apertura del Jubileo extraordinario de la Misericordia, el Santo Padre pide al CELAM “prestar un servicio fundamental de animación, intercambio y celebración''.

En el encuentro con el Santo Padre se tocaron diversos temas que fueron abordados en el Plan Global del CELAM, relacionados con la problemática evangelizadora en las grandes ciudades en América Latina y El Caribe; el crecimiento poblacional en las capitales diocesanas que plantean nuevos retos a las Iglesias particulares; el fenómeno de los migrantes cuyo aporte a la vida económica, cultural y religiosa, no ha sido reconocido por los gobiernos ni por la población local; el crecimiento de la religiosidad popular y la necesidad de prestar asistencia y acompañamiento a las comunidades cristianas más alejadas, por medio de los Delegados de la Palabra y de la ampliación del servicio de los Diáconos permanentes.

Al Papa le preocupa especialmente la atención y acompañamiento a las amplias regiones de la Amazonía, que tenga en cuenta el cuidado y la protección a este gran pulmón del mundo, lo mismo que la asistencia y promoción de las comunidades indígenas y de los pobladores, insistiendo en la defensa de la ecología y del medio ambiente.

El Papa Francisco hizo hincapié también en la formación permanente de los agentes pastorales, incluidos los presbíteros y los Obispos. Los miembros de la Presidencia valoraron el servicio que presta el CELAM a los Obispos como escuela de formación permanente, no solo a través de los programas académicos y pastorales, sino de la misma dinámica pedagógica de los encuentros y de los programas del Plan Global.

El Cardenal Rubén Salazar, en nombre de la Presidencia, agradeció al Santo Padre su permanente preocupación por el CELAM, la colaboración brindada para la próxima construcción de la nueve sede, los futuros viajes que va a emprender a algunos países de América Latina y su cercanía afectiva dentro de este espíritu de comunión en Jesucristo, vida para nuestros pueblos.

Autor: Noticelam
Fuente: P. Leonidas Ortíz




Documento sin título