Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
11 de Septiembre, 2015
Ejercicios espirituales del equipo ejecutivo del CELAM

Imprimir
Imprimir

Bajo la orientación del padre Gabriel Naranjo se profundizó la hermenéutica del Plan Global

Durante la última semana de agosto y bajo la orientación del padre Gabriel Naranjo Salazar, CM, se llevaron a cabo las jornadas de ejercicios espirituales del equipo ejecutivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), dedicadas a la profundización de la hermenéutica del Plan Global.

El predicador, religioso vicentino biblista, quien ha sido secretario general de la CLAR durante dos períodos, se encargó de dos charlas diarias y de una meditación cada mañana, a la hora de Laudes, sobre la búsqueda de Dios por medio de una conversión inspirada en su Palabra, a la luz de Is 55, 6-11; la dimensión antropológica de la espiritualidad y teológica del servicio a los hermanos en Lc 10, 25-37; y las implicaciones del discipulado misionero según Lc 14, 25-33.

Sobre esta rica experiencia de fe, el padre Gabriel Naranjo comparte con Noticelam su testimonio.

Hermenéutica de Plan Global del CELAM en los ejercicios espirituales de los Ejecutivos

Por: Gabriel Naranjo Salazar, CM

Siguiendo la costumbre de los ejercicios espirituales durante la última semana de agosto de cada año, el equipo de ejecutivos del CELAM se congregó en la casa San Claver, de la Compañía de Jesús, Santandercito, Colombia, entre el 24 y el 28 de agosto de este 2015, para unas jornadas de retiro que giraron en torno al contenido espiritual del Plan Global de este cuatrienio, que está en la etapa final de su redacción. Además del Secretario General del CELAM –Rector del CEBITEPAL–, participaron el Secretario Adjunto, los Secretarios Ejecutivos de los Departamento de Comunión Eclesial y Diálogo, Misión y Espiritualidad, Vocaciones y Ministerios, Familia, Vida y JuventudCultura y Educación, Justicia y Solidaridad, Comunicación y Prensa, y los Directores de las Escuelas Bíblica, Teológica y Social del CEBITEPAL. El cardenal Rubén Salazar Gómez, Presidente del CELAM, se hizo presente el jueves 27, para una ponencia sobre las dinámicas del trabajo en el CELAM y para presidir la Eucaristía.

El punto de partida de la hermenéutica del Plan Global fue una invitación al silencio, inspirado en los escritos y los gestos de los Papas Benedicto y Francisco. Este silencio que, más que ausencia de ruido, es una actitud humana cargada de la escucha de Dios, lo reclama el proceso de la redacción del Plan que, después de la Asamblea, del trabajo de los Ejecutivos y Directores y del Encuentro de Coordinación, y antes del aterrizaje en los proyectos, necesita un espacio de verificación personal y comunitaria, para desentrañar sus implicaciones en la vida y la misión de quienes han sido agentes activos de su proceso.

Esta lectura intentó adentrarse, entonces, en el trasfondo del Plan Global y en sus hilos conductores,   siguiendo el ritmo de la Palabra de Dios y, más precisamente, el de las cuatro imágenes que utilizaron el Sínodo y la Verbum Domini para explicar la visión bíblica católica propia del Concilio Vaticano II y de estos cincuenta años de vigencia: la Voz, el Rostro, la Casa y los Caminos de la Palabra, categorías que atraviesan este documento del CELAM, de un extremo a otro.

La voz de la Palabra, que hizo la creación y orienta la historia, se escucha en la realidad de los tiempos actuales y de nuestras instituciones eclesiales, hasta el punto de ayudar a percibir no solo el exilio de la fe en el actual sistema de valores, sino también su llamado a un diálogo entre Dios y el hombre y a una conversión que, como lo sugiere Aparecida, ha de ser personal, comunitaria, pastoral y estructural.

La encarnación del rostro de la Palabra en Jesucristo, que es el primero y primario de los núcleos teológicos, se expresa en una cristología encarnacionista y soteriológica que cuestiona nuestros modelos vocacionales: el seguimiento discipular y misionero de este Maestro exige la experiencia fundante de Dios ligada al servicio apostólico y la relación de este último con la identificación cristológica que se expresa en la vida de oración. Tal como lo recordaron las conferencias de Santo Domingo y de Aparecida este rostro de Cristo está presente en los rostros sufrientes de los pobres  que, en el mismo Aparecida, en la Verbum Domini y en la Evangelii Gaudium son presentados como una presencia teológica y una propuesta antropológica. Esta es la raíz de uno de los hilos conductores del Plan Global y, antes, del sueño del Papa Francisco: una Iglesia pobre, para los pobres, aún más, con los pobres, como los pobres, de los pobres. 

El segundo núcleo teológico del Plan Global está inspirado en la casa de la Palabra que es una Iglesia discipular, misionera y samaritana, es decir, próxima del prójimo, libre para la misión, oyente y practicante de la Palabra, guardiana de la casa común a la luz de la Laudato Si’… Experiencia eclesial que se expresa cotidianamente en la vida fraterna en comunidad del equipo de trabajo y del trabajo en equipo del CELAM. Ahora bien, esta Iglesia en salida recorre los caminos de la Palabra cuando entra en diálogo con el mundo, intenta transformar la realidad, sacia el hambre de Dios de los seres humanos de hoy, transita por las autopistas de la comunicación, se acerca al nido de la vida y de los valores que es la familia, rompe el silencio de Dios que parece ser lo único que se escucha en el trasfondo de las miserias de hoy y en el drama de los migrantes, acompaña la búsqueda de la reconciliación, la justicia y la paz, se abre a las relaciones ecuménicas e interconfesionales, permea la cultura y el arte, etc.

El mismo Aparecida, que no se puede confundir con un documento, sino identificar como un acontecimiento inacabado, y que se llevó a cabo, no en un seminario, ni en una casa de encuentros, ni en un hotel, sino en un santuario mariano, propone a la Virgen María como formadora del Maestro y modelo y escuela de discipulado misionero, por sus condiciones de creyente, tal como se expresa en sus palabras, y de servidora, tal como se expresa en sus actitudes.

FOTO: CELAM




Documento sin título