Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
11 de Septiembre, 2015
Guatemala: un proceso ciudadano de justicia contra la corrupción por consolidar

Imprimir
Imprimir

Guatemala cerró el año 2014 con una población de 15.859.714 personas, habitantes de esta tierra, lo que supone un incremento de 146 habitantes por kilómetro cuadrado. El 40.8% de la población está entre los 0 y 14 años de edad. El 55.5% está entre los 15 y 64 años y el 3.6% de los 65 años en adelante.

Diversos datos publicados estiman que entre 5 y 6 millones de personas de ascendencia guatemalteca viven en México, EE. UU. y Canadá.

Ubicada en Centroamérica, en la puerta hacia el norte del continente americano, Guatemala, que vivió uno de los conflictos armados mas largos de latinoamerica, intensificado en el período entre 1960 y 1996, resurge con una democracia incipiente, tierna, apenas a partir de 1985, cuando el primer gobierno civil  convocó a la primera asamblea constituyente para redactar la Constitución de la República al final de la larga dictadura militar que marcó con el sello del horror, la historia no solo de este país sino de la mayoría de países de América Latina.

Con el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas ONU, el acompañamiento de la Organización de los Estados Americanos OEA, la cercanía de un grupo de países amigos que tendieron la mano, la mediación de la Iglesia católica y de otros organismos, los acuerdos de paz se firmaron en diciembre de 1996. La aplicación a medias y acompañada de violencia política de los acuerdos de paz, no solucionó la problemática política y socioeconómica del país. La posguerra y el período siguiente a la posguerra fue un tiempo muy cruento y la violencia de todo tipo en particular la procedente de intereses políticos ha empobrecido y desgastado fuertemente  a la sociedad.

Con una democracia tierna, frágil, la sociedad civil y la sociedad en general levanta la cabeza paulatinamente, después de la pérdida de 200 mil personas durante la guerra interna.

El año 2014 fue marcado por la crisis centroamericana de migrantes que en cantidades mas altas de las conocidas y entre ellos, niños no acompañados de Honduras, el Salvador y Guatemala emprendieron viaje hacia Estados Unidos cruzando México. Muchos de ellos siguen todavía presos en ese país del norte. Situación que fue declarada como crisis humanitaria.

Algunos datos publicados sobre migrantes indican que:

No obstante que no se cuenta con cifras exactas, diversos factores analizados han permitido estimar que a lo largo de los últimos 34 años son más de 1.6 millones de guatemaltecos los que han dejado Guatemala.

La mayor concentración de ciudadanos se encuentra en Estados Unidos de América, y en segundo lugar, en México. 1.5 millones de guatemaltecos, es la cifra preliminar que de alguna manera se registra y reportan las diferentes asociaciones de guatemaltecos en los Estados Unidos de América.

Esta cifra es mayor a la indicada por el Banco Interamericano de Desarrollo BID, quien señala que de acuerdo a las remesas enviadas por guatemaltecos, podría desprenderse que hay un millón de connacionales en territorio estadounidense.

Por otro lado, datos oficiales del Censo efectuado por el Gobierno de los Estados Unidos de América en el año 2000, refieren que en ese país viven 372,908 guatemaltecos.

En el caso de México, se estima que hay 76,000 guatemaltecos y se presume que llegaron a ese país principalmente en la década de los 80.

Respecto a otros destinos, según reportes obtenidos de algunas de nuestras representaciones diplomáticas en Europa, se estima que hay 3,500, muchos de ellos hijos de guatemaltecos con nacionales de los diferentes países de ese continente.

Otra fuente consultada, da cifras preliminares que permiten establecer que en el exterior se han documentado con pasaporte digital aproximadamente 217,566 guatemaltecos, durante el período 2000-2004 (marzo). En el mismo período, se han registrado 9,485 inscripciones de nacimientos. (Ver fuente)

El ingreso por divisas de inmigrantes indocumentados es el más alto de los ingresos monetarios del país.

Guatemala ha contado con el acompañamiento de una comisión internacional contra la impunidad dirigida en este último periodo por el fiscal Colombiano Ivan Velásquez Gómez, creada en el 2006 y aprobada por el gobierno guatemalteco en agosto del 2007. La misma depende de la organización de las Naciones Unidas y fue creada para apoyar a los organismos guatemaltecos, fortaleciendo el sistema de justicia de este país en la investigación de estructuras de crimen enquistadas dentro y fuera del Estado.

A partir de abril de este año 2015, la realidad guatemalteca dio un giro de 360 grados con la publicación del informe del Ministerio Publico y la CICIG, de la existencia y operación de una estructura que defraudaba el 40% de los impuestos que traducidos son muchos millones de Quetzales que se repartían entre los miembros. 

Las investigaciones hasta la fecha indican que ha habido defraudación en el seguro social guatemalteco llamado IGSS por sus siglas y en el sistema aduanero. Este trabajo importante fue respaldado firmemente por la ciudadanía con manifestaciones cívicas de protestas pacíficas en las plazas del país convirtiéndose en un movimiento ciudadano, libre de intereses de poder y claro en la necesidad de impulsar iniciativas que saneen la descomposición instalada en las instituciones que mal utilizan el estado en perjuicio nacional.

Los informes han dado cuenta de la responsabilidad de algunas de las mas altas autoridades del país, descubriendo a la vicepresidenta Roxana Baldetti y a su secretario privado (desaparecido) y al presidente general Otto Perez Molina como las cabezas de esa estructura, motivo por el cual y acechados por las investigaciones y las protestas ciudadanas renunciaron mediante debido proceso impulsado por la ciudadanía. Varios funcionarios de este gobierno también renunciaron.

Los diputados traicionaron al país al no hacer los cambios que siguiendo un debido proceso pidió la ciudadanía. Estos cambios a la ley de partidos políticos permitiría sanear en parte la corrupción cometida por funcionarios servidores del crimen al interno del Estado y conectados con grupos criminales fuera del Estado. 

El movimiento ciudadano como no se había visto desde hace muchos años que entre las consignas ha dicho “Nos han quitado todo, pero también nos han quitado el miedo y por eso estamos aquí”, refiriéndose a los actos de violencia terrorífica que eso grupos del país han ejercido tradicionalmente sobre la ciudadanía y que han dominado el Estado.

Este movimiento ciudadano también pedía que se pospusieran las elecciones, que se nombrara un gobierno transitorio, que se hicieran los cambios a las leyes requeridos para sanear la corrupción que se internó en esos ambientes y que posteriormente se llevara a cabo las elecciones. Las fuerzas políticas vieron que entraban en riesgo sus intereses y se opusieron impidiendo esos cambios utilizando artimañas.

Los obispos de la Iglesia guatemalteca emitieron varios comunicados muy importantes y valientes los últimos meses, el último, tres días antes de la jornada de elecciones. Tambien se dieron a conocer importantes comunicados por parte de seis diócesis del país ofreciendo datos, analizando la situación y ofreciendo luces para que la ciudadanía pudiera proceder en un ambiente sumamente complicado. Todos los comunicados apoyaron la legitimidad de las protestas del movimiento ciudadano y sus demandas y ofrecían otros aportes ante el momento actual. 

En este contexto se realizó la jornada de elecciones en un ambiente de incertidumbre y de múltiples llamados a participar. Había toda clase de rumores, pero se constataba cierta serenidad por parte de la población. Se desplegaron elementos del ejército y de la policía nacional civil.

Por primera vez hubo potestad para supervisar la existencia de delitos políticos (hechos mafiosos por parte de partidos y candidatos cometidos durante la jornada de elecciones). En algunos lugares la población se organizó contra el “acarreo”: transportación de votantes por parte de los partidos manipulando a los electores.

Terminada la jornada electoral se procedió al conteo, el cual ha sido desesperante para muchos por la lentitud. Se ha sabido de la quema de papeletas de votos emitidos en algunos lugares y la no coincidencia del número de votos en las papeletas con lo registrado en las actas. En algunas localidades ha habido protestas aduciendo fraude electoral. El Tribunal supremo electoral dijo en conferencia de prensa que está investigando los incidentes y procederá como corresponde. 

Los resultados indican que el voto fue distribuido, que encabezó con el primer lugar, pero sin ganar la presidencia, el partido FCN Nación con el candidato Jimmy Morales. Varias publicaciones de redes sociales han dicho que los fundadores de este partido fueron militares con un pasado oscuro en relación a su actuación en el país en los años pasados. Tambien se ha dicho que tiene dentro de sus filas diputados electos con una historia cuestionable. El candidato lo ha desmentido.

El segundo lugar está todavía por definirse y ambos partidos y candidatos son rechazados por la ciudadanía por señalamientos de corrupción, y por ser considerados no aptos como autoridades del país.

Lo que queda claro es que los partidos tradicionales señalados de corrupción, algunos que han gobernado en periodos anteriores y otros que han tenido representatividad gubernamental, se debilitaron significativamente y mucha gente honesta se ha retirado de los mismos.

Varios miembros de la estructura llamada la línea, así como el expresidente, el general Otto Pérez Molina están vinculados a Juicio y en la cárcel, lo mismo la ex-vicepresidenta. Alejandro Maldonado Aguirre fue juramentado como presidente interino hasta enero del 2016 y esta semana se daría el nombramiento del cargo de vicepresidente interino que duraría el mismo tiempo. Se ha quitado la inmunidad a otros funcionarios y la lucha contra la impunidad, se ha dicho “apenas empieza”. Se espera que el movimiento ciudadano siga ejerciendo esa función tan importante y que a este esfuerzo se una el resto del  país.

En el último comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala, los Obispos guatemaltecos expresaron: “Es encomiable la labor de investigación realizada por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad, CICIG, quienes tienen ahora el desafío de demostrar la verdad de los hechos y deducir las responsabilidades correspondientes, sin ceder a ninguna presión de ningún tipo y buscar solamente la verdad. No hay justicia sin verdad. La verdad es fundamento de la justicia. La actitud de grandes mayorías representativas de diversos sectores y de la mayoría de los medios de comunicación social, expresada en las protestas sociales, en las caminatas y carteles, en las convocatorias a protestar en contra de la corrupción y de quienes la han promovido, es una actitud laudable pues todo se hizo, con algunas excepciones, en paz, sin violencia y con un espíritu de patriotismo”. (El Señor es mi luz y mi salvación, a quien puedo temer, comunicado CEG 4 de septiembre 2015)

Autor: noticelam
Fuente. Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala




Documento sin título