Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
25 de Septiembre, 2015
“Voy a visitarlos para compartir la fe y la esperanza”

Imprimir
Imprimir

Videomensaje del papa Francisco al pueblo cubano en vísperas de su viaje apostólico

Dos días antes de iniciar su viaje apostólico a Cuba y a los Estados Unidos, el sistema de información de la televisión cubana transmitió un videomensaje del papa Francisco, de 4:12 minutos, dirigido al pueblo cubano. En él, Francisco confirmó su voluntad de “visitarlos compartir la fe y la esperanza, para fortalecernos mutuamente en el seguimiento de Jesús”.

En su mensaje, el Papa también destacó el valioso testimonio de los cubanos: “Me hace mucho bien y me ayuda mucho pensar en su fidelidad al Señor, en el ánimo con que afrontan las dificultades de cada día, en el amor con que se ayudan y sostienen en el camino de la vida”.

De igual forma, en sus palabras, Francisco destacó que el suyo era un mensaje muy sencillo pero importante y necesario: “Jesús los quiere muchísimo, Jesús los quiere en serio (…). Él sabe mejor que nadie lo que cada uno necesita”. También recordó que Jesús siempre está “dispuesto a acogernos, a confortarnos, a darnos una nueva esperanza, una nueva oportunidad, una nueva vida. Él nunca se va, Él está siempre ahí”.

Por su parte, sostuvo su deseo de estar entre los cubanos “como misionero de la misericordia, de la ternura de Dios”, confirmando que iría al Santuario de la Virgen del Cobre –a quien encomendó su viaje– “como un peregrino más, como un hijo que está deseando llegar a la casa de la Madre”.

El video puede se encuentra disponible en este enlace y al final de esta nota. 

Sigue, a continuación, el texto del Videomensaje del Papa. 

VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO CUBANO EN VÍSPERAS DE SU VIAJE APOSTÓLICO A CUBA

Jueves 17 de septiembre de 2015

¡Queridos hermanos! 

Faltan ya pocos días para mi viaje a Cuba. Con este motivo, deseo enviarles un saludo fraterno antes de encontrarnos personalmente. Voy a visitarlos para compartir la fe y la esperanza, para que nos fortalezcamos mutuamente en el seguimiento de Jesús. Me hace mucho bien y me ayuda mucho pensar en su fidelidad al Señor, en el ánimo con que afrontan las dificultades de cada día, en el amor con que se ayudan y sostienen en el camino de la vida. Gracias por ese testimonio tan valioso.

De mi parte, quisiera trasmitirles un mensaje muy sencillo, pero pienso que es importante y necesario. Jesús los quiere muchísimo, Jesús los quiere en serio. Él los lleva siempre en el corazón; Él sabe mejor que nadie lo que cada uno necesita, lo que anhela, cual es su deseo mas profundo, cómo es nuestro corazón; y Él no nos abandona nunca y cuando no nos portamos como Él espera, siempre se queda al lado dispuesto a acogernos, a confortarnos, a darnos una nueva esperanza, una nueva oportunidad, una nueva vida. Él nunca se va, Él está siempre ahí.

Sé que se están preparando para esta visita con una oración. Se lo agradezco infinitamente. Necesitamos rezar. Necesitamos la oración. Ese contacto con Jesús y con María. Y me da mucha alegría que siguiendo el consejo de mis hermanos Obispos de Cuba estén repitiendo muchas veces al día esa oración que aprendimos de niños. Sagrado Corazón de Jesús, haz mi corazón semejante al tuyo. Es lindo tener un corazón como el de Jesús para saber amar como Él, perdonar, dar esperanza, acompañar.

Quiero estar entre ustedes como misionero de la misericordia, de la ternura de Dios, pero permítanme que les anime también a que ustedes sean misioneros de ese amor infinito de Dios. Que a nadie le falte el testimonio de nuestra fe, de nuestro amor. Que todo el mundo sepa que Dios siempre perdona, que Dios siempre está al lado nuestro, que Dios nos quiere.

Voy a ir también al Santuario de la Virgen del Cobre como un peregrino más, como un hijo que está deseando llegar a la casa de la Madre. A Ella le confío este viaje y también le confío a todos los cubanos. Y por favor les pido que recen por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Gracias. 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: VATICAN.VA






Documento sin título