Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
04 de Diciembre, 2015
Mons. Juan Espinoza: “el SEDAC y el CELAM estamos en profunda sintonía”

Imprimir
Imprimir

Obispos centroamericanos analizan la situación de las familias, los emigrantes y el ecumenismo

Con el recuerdo cercano de la beatificación de monseñor Óscar Romero, protomártir centroamericano, a quien Francisco proclamó “padre de los pobres”, la Asamblea Anual del Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), que convocó a los obispos del Istmo, abordó la preparación del Año Jubilar de la Misericordia que se inaugurará el próximo 8 de diciembre. 

“Este año es una puerta de la misericordia a través de la cual cualquiera podrá experimentar el amor de Dios que consuela, que perdona y ofrece esperanza (…). Seamos misericordiosos como el Padre, que tiene una opción preferencial por lo pecadores” exhortaron al Pueblo de Dios los obispos centroamericanos en el mensaje firmado por el presidente y el secretario del SEDAC, monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá, y monseñor Pablo Varela, obispo auxiliar de la misma jurisdicción eclesiástica.

Durante los días de la Asamblea, que en esta oportunidad se desarrolló en la ciudad de Heredia, en Costa Rica, del 23 al 27 de noviembre, los prelados centroamericanos estuvieron acompañados por el cardenal estadounidense Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston y presidente de la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, quien disertó sobre la inaplazable tarea de trabajar a favor de una sociedad más segura para los menores de edad e insistió en la necesidad de asumir con transparencia, celeridad y “tolerancia cero”, los casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos. “Debemos ser una Iglesia evangelizadora y sanadora, que acoja y opte por los pobres, lo pequeños y los más débiles”.

También estuvieron presentes monseñor Octavio Ruiz Arenas, secretario del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, y monseñor Juan Espinoza, obispo auxiliar de Morelia y secretario general del CELAM, quienes aportaron sus reflexiones en el contexto del año jubilar y en relación con la propuesta del Papa, “hacia una Iglesia en salida”, como propone el nuevo Plan Global del CELAM (2015-2019). 

Por su parte, monseñor Juan Espinoza destacó que, fruto de esta Asamblea, “hemos logrado una profunda sintonía entre el CELAM y el SEDAC, en nuestro deseo de trabajar con empeño para ser una Iglesia misionera en salida, ir a las periferias, preocuparnos por los pobres, y llegar a los lugares donde está nuestra gente”. También agregó que “desde una dimensión misionera, y animados por la celebración del Año de la Misericordia, queremos ser una Iglesia pobre para los pobres, para lo cual debemos asumir una conversión personal profunda y mantenernos en diálogo con las realidades contemporáneas”. 

Fundado en 1942, el SEDAC es una de las instituciones eclesiales con mayor trayectoria en el continente latinoamericano. “Es un organismo más antiguo que el CELAM”, señala monseñor Juan Espinoza, quien también destaca que “frente al SEDAC, que ya va a cumplir 75 años, el CELAM sería como una ampliación de la intuición que tuvieron los obispos de Centroamérica, cuando vieron la necesidad de unirse para apoyarse, solidariamente, en diversos campos pastorales”.

La Asamblea también dio lugar al compartir de los obispos sobre las implicaciones del reciente Sínodo para la pastoral familiar, la celebración de los 50 años de la declaración Nostra Aetate, sobre las relaciones con iglesias no cristianas, la reflexión sobre la coyuntura socio-política que viven los pueblos centroamericanos, particularmente en Guatemala, y, de modo especial, un pronunciamiento sobre la crisis humanitaria que padecen más de 3.000 migrantes cubanos “varados” en tierras costarricenses, a la espera de continuar su travesía hacia los Estados Unidos.

Con todo, “siguiendo el legado de monseñor Romero, el gran compromiso de esta Asamblea es seguir luchando por la justicia y el anuncio de la ‘buena nueva’ del Evangelio con coraje, alegría y entusiasmo”, concluyó el secretario general del CELAM.

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
PUBLICADO EN VIDA NUEVA No. 2.967
FOTO: SEDAC.INFO




Documento sin título