Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
19 de Noviembre, 2015
Formación teológico-pastoral para animadores de CEB en México

Imprimir
Imprimir

Diplomado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas

La ciudad de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas (México), acogió el primer nivel del diplomado teológico pastoral para animadoras y animadores de Comunidades Eclesiales de Base (CEB).

Entre el 19 y el 26 de octubre de 2015, este espacio formativo avalado por la Universidad Iberoamericana, Campus Santa Fe, dio lugar al compartir fraterno y a la capacitación de 57 líderes eclesiales provenientes de diversas diócesis del país como Saltillo, Mexicali, Tula, Querétaro, San Luis Potosí, Coatzacoalcos, Tabasco, Acapulco y, por supuesto, la diócesis de San Cristóbal de las Casas.

“Profundizar en el ser y quehacer de las CEB para fortalecer y consolidar sus procesos en México”, fue el objetivo principal de esta experiencia que ya llega a la 8ª Cohorte. Además, de acuerdo con los organizadores, el diplomado ofrece la posibilidad de estrechar vínculos y procesos entre los animadores de CEB en México y el resto de América Latina, el Caribe, así como la comunidad hispana en los Estados Unidos.

Cabe destacar que, desde una perspectiva marcadamente revitalizadora y proyectiva, “el diplomado pretende tener un carácter multiplicador, ya que uno de los principales compromisos de los participantes es socializar y compartir lo vivido y aprendido con las bases”. De este modo, se espera “seguir fortaleciendo el caminar de esta Iglesia sencilla para llegar a ser fermento y poder compartir el sueño de que ‘otro mundo es posible’ y ‘otra Iglesia es posible’, en su carácter laical, misionera y profética”, según se explica a través del servicio de comunicaciones de las CEB en México.

Por otra parte, se reconoce que “la hora que se vive como Iglesia católica y sociedad, demanda de los creyentes una permanente fidelidad creativa a los principios que dieron origen e hicieron historia el movimiento de Jesús y las primeras comunidades cristianas”. Sobre este asunto, Aparecida reconoció cómo las Comunidades Eclesiales de Base “han sido escuelas que han ayudado a formar cristianos comprometidos con su fe, discípulos y misioneros del Señor...” (DA, n. 178).

“Es por ello que este espacio de formación específica, en medio del caminar, pretende ser un servicio que impulse esta dinámica propia de las comunidades. El compromiso  evangelizador y misionero entre los más sencillos y alejados, como expresión visible de la opción preferencial por los pobres, requiere en nuestros tiempos desarrollar capacidades para acompañar, entender y proponer caminos de liberación, desde lo personal, pasando por lo comunitario y hasta las estructuras sociales”.

Para ello, el diplomado aborda algunos contenidos fundamentales referidos a la integración grupal y comunitaria, el crecimiento personal, el discernimiento, la formación a la conciencia crítica, cristología, historia de la iglesia, eclesiología, espiritualidad, misión, planeación, y evaluación-celebración.

El diplomado se desarrolla a través de cuatro módulos que proporcionan “elementos de reflexión y análisis de práctica para la labor pastoral en las Comunidades Eclesiales de Base de las distintas regiones y diócesis del país”.

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE Y FOTO: CEB MEXICO




Documento sin título