Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Marzo, 2016
CELAM. Plan Global: Marco de la Realidad II

Imprimir
Imprimir

La realidad y la profecía

No cabe duda, Dios como en la antigüedad “saca del sopor al hombre”, que tiende a anestesiar su conciencia acostumbrándose a todo o acomodándose por conveniencia. Está comprobado que a lo largo de la Historia, Dios va creando como escenarios o coyunturas propiciatorias, es decir que generan, que propician novedades, que sueltan vientos o desatan terremotos que sacuden, son figuras fuertes y hablamos en el sentido existencial; aunque  su presencia plena “siempre llega en la brisa”.

La realidad está allí, des-vela y re-vela, descubre, sacude como terremoto. Incluso cuando estamos más seguros. La realidad desestabiliza. Hay realidades que gritan, o que son el grito de aquello que sucede en el silencio. La realidad son todos los hechos humanos y es desde allí que se comprende la vida.

Todo crecimiento humano parte de la realidad. Lo oscuro de la vida se llama pecado en la biblia. Hay realidades que son pecado contra tantos seres humanos que claman al cielo: El Papa Francisco, mirando la realidad mundial, nos evocó desde el inicio de su ministerio, tomado del libro del génesis el crimen de Caín contra su hermano Abel: “la sangre de tu hermano clama desde la tierra”. Cuando el hombre enmudece su conciencia o enceguece, salta el  Espíritu para iluminarlo, para sacarlo del letargo.

Cuando la iglesia llamada a amar a Dios y amar al hombre, a servir a Dios y servir al hombre, y llamada a reaccionar cuando el ser humano es agredido, oprimido sin misericordia, cuando la iglesia no reacción  como dijera el Cardenal Pietro Parolín, cuando sufre de “elefantitis”, Dios hace surgir profetas en medio del pueblo. Y cuando no hay profetas, envía a su hijo, profeta de profetas.

La Iglesia latinoamericana se ha hecho iglesia, cuando se ha dejado sacudir por la realidad y  por los hechos de profecía que Dios va haciendo surgir. Cuanto tiene espíritu de “Francisco”, nos referimos a Francisco el Santo de Asis y a “francisco” el Papa Profeta del siglo XXI. Es desde allí que se convierte en servidora del Reino y en signo de su presencia. Cuando la Iglesia es auto- referencial como afirma el Papa, se vuelve ella misma sombra en la historia de la humanidad.

Por eso se recolecta con la ayuda de las ciencias los hechos humanos en el presente y en el pasado, con sinceridad y sin miedo, para ponerse frente a frente, ante esa realidad. Eso fue lo que sucedió en Medellin Colombia, cuando la Iglesia de América latina se reunió a la luz del concilio Vaticano II. Eso sucedió cuando la Iglesia se volvió a reunir en Puebla México en 1978. Eso mismo sucedió cuando se reunió en el 2007 en Aparecida, Brasil.

Ciertamente, la Iglesia se ayuda de las ciencias, pero también pide el Espíritu, para dejarse iluminar y para iluminar esa realidad. Por eso en América latina nació el método: ver, Juzgar y Actuar.

Cuando hay incluso agentes que viniendo de realidades, de familias pobres, al recibir un cargo en la iglesia toman actitudes principescas, desalienta y condena a la iglesia a convertirse en una institución pero no en la comunidad de Jesús y se desmorona estrepitosamente. Jesús anuncio la llegada del Reino de Dios como estado de vida nueva, como historia nueva en que todas las desgracias humanas, fruto del egoísmo, ambición desmedida, materialismo, ambiciones de poder maligno, han sido superadas.

Mientras esas realidades continúen, la iglesia tiene tarea y no puede estar inconsciente de la realidad. Ahora bien, hay que tener cuidado de que nuestros proyectos y trabajos no sean espejismos engañosos y reflejo de nuestros intereses y egoísmos, o pantallas que ponemos para justificarnos como un “cine de efectos especiales”. Que hablemos de los pobres solo como pantalla para hacer creer lo que ni nosotros creemos. Por otro lado hay  a quienes les aterroriza hablar de los pobres y los desprecian, despojándolos de lo que les pertenece o estando de acuerdo con esos despojos y diciendo por su lado que son especiales creyentes de Jesús. Sin duda creen en un Jesús que se inventaron pero no es el Jesús real. Eso quiere decir que es necesario cultivar la conciencia sobre la realidad golpeante crucificante que sigue padeciendo américa latina y el Caribe desde las abismales desigualdades. Aparecida ofreció un aporte precioso: “ver la realidad con los ojos de Jesús” para tener la misma actitud de Jesús: transformarla.

Les invitamos a acercarse al marco de la realidad que el equipo del Celam, ha recogido, sintetizado y articulado para ofrecerla como escenario que hay que transformar forjando en cada país algo nuevo, evangelizando cambiando, humanizando incluso nuestras estructuras estatales y financieras.

Como indicamos en la edición anterior del noticelam: les ofrecemos en partes o secciones el marco de la realidad del Plan Pastoral del cuatrienio 2015 – 2019. Les entregamos ahora la segunda parte a partir del número 19, que trata el tema de tierras, territorios y poblaciones con sus injustas situaciones recordando lo que dijo el Papa de ponerse a favor de los sin techo, sin tierra y sin trabajo.

- Ver documento

Autor: Noticelam
Fuente: Plan CELAM 2015 - 2019




Documento sin título