Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Marzo, 2016
La Iglesia colombiana clama por la dignidad de la mujer

Imprimir
Imprimir

Pastoral social lidera campaņa para combatir la violencia contra las mujeres

Entre las múltiples iniciativas desarrolladas por las Conferencias Episcopales de América Latina, con el apoyo de los departamentos de Pastoral Social (Cáritas), particularmente con motivo del día internacional de la mujer, el pasado 8 de marzo, el combate de la violencia contra las mujeres –que deriva en maltratos y en muchos casos en conductas ‘feminicidas’– constituye una de las prioridades de la Iglesia católica.

Así lo expresó el director del Secretariado Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor Héctor Fabio Henao, al presentar la campaña “Transformando relaciones entre hombres y mujeres para la paz de Colombia”, que plantea la necesidad de “vencer la indiferencia con la misericordia”, en un contexto en el cual “el maltrato contra la mujer es un problema de salud pública y un conjunto de violaciones a los derechos humanos afectan el desarrollo del país”.

Sobre este asunto, monseñor Henao destacó que “en muchos casos la violencia contra las mujeres tiene sus raíces en las condiciones sociales, culturares y económicas en las que vive”.

Por su parte, el director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forences de Colombia, Carlos Eduardo Valdés, sostuvo que “en los últimos cinco años se ha mantenido un promedio de  1.800 muertes de mujeres”, resaltando que “si bien hay un descenso de estas cifras, las agresiones se han realizado con mayor severidad”. En este sentido, Valdés lamenta que “cerca del 30% al 35% de la violencia hacia la mujer no se denuncia por múltiples factores” entre los que mencionó, “la desconfianza que tiene la ciudadanía en la administración de justicia, el manejo inapropiado que se le da a la víctima al presentar las quejas y por razones afectivas entre el agresor y la víctima”.

De cara a esta realidad, monseñor Henao también recordó que “la tarea de la Iglesia ha sido la de acoger a las mujeres  víctimas de la violencia, creando  mecanismos de prevención a través de campañas y motivando ante las autoridades locales proyectos de protección a la mujer, para que sean incluidos dentro de los planes de desarrollo”.

En el transcurso de los últimos años la violencia contra las mujeres, también llamada “violencia de género”,  se sitúa entre una de las modalidades de agresión con mayor impacto en la región. “Según Mayra Buvinic (2005), entre 1993 y 2003 los datos de 15 países apuntaban que entre el 7% y 69% de las mujeres adultas con parejas, aseguraban haber sufrido abusos físicos en algún momento de su relación. Curiosamente en 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, reconoció oficialmente el derecho de la mujer a tener una vida libre de violencia. En dicha declaración se reconoce la ‘violencia basada en género’ y se advierten factores de riesgo como la condición social, económica y jurídica, donde la mujer es subordinada” (cf. PAHO, 2013, citado por Juan Luis Hernández durante su conferencia en el II Congreso Continental de Teología, Belo Horizonte, 2015).

En este sentido, el analista político mexicano Juan Luis Hernández ha destacado que “es importante recalcar que los tipos de violencia que sufren tanto hombres como mujeres son estadísticamente distintos. Mientras que los hombre son más propensos a sufrir violencia en conflictos armados o actividades delictivas, las mujeres, por otra parte, son más propensas a sufrir violencia por parte de personas cercanas o compañeros íntimos”.

Para mayores informaciones sobre la campaña de la CEC, descargue el subsidio  Transformando relaciones entre hombres y mujeres para la paz de Colombia”.

 

Autor: Óscar Elizalde Prada
Fuentes: CEC, Caritas Colombia
Foto: educarchile.cl




Documento sin título