Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Marzo, 2016
Dios no es un gancho, no es una teoría para conseguir dinero

Imprimir
Imprimir

A Dios y a su obra no se le teoriza

El teólogo Dominico Jesús Espeja ha trabajado en Centroamérica, en concreto en Guatemala, en la pastoral y en la teología. Su aporte ha sido enriquecedor para la iglesia local y universal. Desde el Centro Ak Kutan, en la Verapaz, Guatemala, el Padre Espeja ha mostrado su cariño por el pueblo y su amor intenso por la iglesia. En tiempos de dictaduras su Palabra ha sido luz. Y con la lámpara de la interpretación teológica ha iluminado el camino de catequistas, sacerdotes, religiosos y la vida de la iglesia en general. El teólogo, Jesús Espeja, es teólogo de los pobres y comprometido con la causa del Reino. No es de los que utilizan a los pobres desde lo social o desde lo intelectual.

La reflexión es válida, cuando no se queda en un mero vicio de reflexionar burguesa y acomodadamente, o como un quehacer meramente profesional sino con el compromiso serio de contribuir con la historia humana y la sociedad. En ese sentido las universidades y centros de formación académica tienen un gran compromiso y deuda con las sociedades. Sobre todo en América latina. Habiendo alcanzado altos niveles de ciencia, porque no han sido capaces de incidir par bien de los pueblos?  Para solucionar verdaderamente los problemas que aquejan a la humanidad?. Al contrario a  veces da la impresión y esto es solo una impresión, que habría que corroborar,  que la educación acentúa la vanidad y el egoísmo en aquellos seres humanos que forma, convirtiéndolos en un peso que las sociedades deben sostener económicamente, absorbiendo lo que a otros falta para comer, sin contribuir en lo que realmente deberían pro lo que han recibido, para bien de la sociedad.

El Padre Jesús Espeja, comprometido con las causas verdaderas de los pobres en Centroamerica y Guatemala, ha ofrecido una serie de contenidos teológico -  pastorales sumamente útiles y ha ejercido un acompañamiento eclesial a comunidades en situaciones vulnerables. Una verdadera teología ofrece claves para comprender la vida y luz para encontrar el camino de Dios en la historia.

En un homenaje que se la ha ofrecido en su tierra natal España, porque él se hizo latinoamericano, centro americano y guatemalteco, por su servicio de Corazón, el Padre Espeja: “Desde su mucho amor a la Iglesia y desde la sabiduría que da la madurez personal y teológica, el teólogo comenzó pidiendo "que la Iglesia sea reflejo de Jesús, que colabore con los seres humanos, que escuche lo que está ocurriendo y responda a ello, que baje de su pedestal y se ponga a caminar con los seres humanos".

El último libro que ha ofrecido y que ha sido publicado mediante una nota de prensa en un espacio digital, en concreto en “periodista digital”, se titula: “Lo divino en la experiencia humana”. Desde allí el Padre Espeja nos permite ver a Francisco, el actual Papa como  “el giro de Espíritu en la actual historia de la Iglesia y la sociedad”.

A Dios no se le instrumentaliza, a su iglesia tampoco, menos la religión que emana de los sistemas que bajo la interpretación se crean. A Dios se le conoce y se le ama, por que como dice el Padre Espeja: “lo que tenemos que tener muy claro, es que cuando hablamos de Dios, no es un Dios inventado por nosotros en la cabeza, sino que tenemos que descubrir su presencia desde la conducta histórica de Jesús.”

Esta breve entrevista nos abre un ángulo para ver a Dios.

El teólogo dominico publica "Lo Divino en la experiencia Humana" (San Pablo)

Jesús Espeja: "El giro que está dando el papa Francisco, para mí es el giro de la fuerza del espíritu en la Iglesia".

"Las mismas incoherencias que tiene la Iglesia como institución, las tengo yo en mi propia vida"

Jesús Bastante, 12 de marzo de 2016 a las 18:03

(Jesús Bastante).- Hoy nos acompaña Jesús Espeja, dominico. Es doctor y maestro en Teología y acaba de publicar un nuevo libro: "Lo Divino en la experiencia Humana", publicado por la editorial San Pablo, en el que nos desentraña su visión de Dios y la condición moral del hombre, y de la Iglesia. "En el momento que intentemos definir a Dios, ya no lo es. Porque Dios no cabe dentro de nuestra cabeza", asegura.

Bienvenido, Jesús. Hoy tendremos una conversación "a tres Jesus es" y que nos acompañe el de arriba. Tu libro lleva como subtítulo "Sobre la condición moral". Esto de la condición moral daría para unos cuantos cafés. ¿Qué esto de la moral, hoy?

La clave para leer este libro es la encarnación, donde lo humano y lo divino van inseparablemente unidos. Y por eso en la moral hay que evitar los dos extremos. Un sobre-naturalismo que ignore lo humano. Y un humanismo que ignore la afinidad de lo humano. Precisamente el título habla de esto. La moral no es más que la experiencia de lo divino en lo humano. Muy ligado también a otro concepto tradicional: la moral como desarrollo de la imagen de Dios. En el fondo, que Dios mismo está presente en el desarrollo de la humanidad.

No tratar únicamente una visión religiosa dejando apartado lo mundano. Ni hacer al revés.

Porque la clave peculiar del Cristianismo es la salvación. Donde lo humano y lo divino van inseparablemente unidos.

Otra de las claves, es el definir o no definir a Dios. No sé si esto en el ámbito religioso es novedoso. Y una vez definido o no, trazar esa senda de la moral.

Sí, ahí está el problema fundamental. Dime qué moral tienes y te diré en qué dios crees. En el momento que intentemos definir a Dios, ya no lo es. Porque Dios no cabe dentro de nuestra cabeza. En este libro, más que de una definición sobre Dios, se habla de una "presencia nunca definible", pero que siempre puede ser experimentada en todo ser humano. Y en la creación entera, que está siendo originada continuamente desde el amor, y cuyo paradigma o referencia para los cristianos es Jesús de Nazaret, en quien tenemos una humanidad que se ha abierto totalmente a la presencia de dios que de alguna forma a toda vida da aliento. Y precisamente por eso Jesucristo aparece como el primogénito de los creyentes. Es decir, de los que se hacen permeables a esa presencia de Dios que está continuamente creando desde el amor a todos y a todo.

Si te quisiera pinchar, te preguntaría ahora: Pero entonces ¿Jesús es Dios, o no es Dios?

Nosotros estamos confesando que Jesucristo es Dios con nosotros.

Que además es el significado de la palabra Jesús.

El salvador. Pero lo que tenemos que tener muy claro, es que cuando hablamos de Dios, no es un Dios inventado por nosotros en la cabeza, sino que tenemos que descubrir su presencia desde la conducta histórica de Jesús. Por lo cual, en esta conducta histórica experimentamos que Dios es amor. Es la paz, es sapá, ternura infinita, misericordia. Que su poder se manifiesta en la compasión, pero eso no es definible. Es experiencia.

Llevamos 2000 años intentando definir a Dios. Digo la Iglesia.

Cuando en el siglo V la Iglesia intentó manifestar que Jesucristo es la experiencia de Dios con nosotros, se sirvió de unas categorías de la filosofía griega. Pero Santo Tomás mismo, dice que las expresiones de la fe no agotan, sino que suponen la experiencia de fe. El contenido último de la fe.

 

Autor: Noticelam
Fuente: http://www.periodistadigital.com/religion/ 




Documento sin título