Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Marzo, 2016
El camino de la reforma de la Iglesia un anhelo de siglos

Imprimir
Imprimir

Juan Pablo II asumió el concilio Vat. II y Benedicto XVI veía ya la necesidad de la reforma

Cuando la jerarquía se instala y se aleja del Evangelio, está comprobado que el Espíritu hace surgir movimientos, iniciativas, nuevos aires dentro de la Iglesia. El concilio Vaticano II fue un ventarrón de aire oxigenado que irrumpió en la Iglesia. A ese aire nuevo y fresco le siguió el aire renovado de los documentos de las asambleas del Episcopado latinoamericano y caribeño. Medellín, Puebla, Aparecida, para mencionar algunas. Luego están todos aquellos contenidos de aportes locales y regionales que no son tan frecuentemente mencionados.

El Espíritu no duerme, de tal manera que sea en Africa, en Asia o en latinoamerica, el Espíritu despierta a la Iglesia y la pone en vela. Salta en algún lugar alguna iniciativa diocesana o el Pacto de las catacumbas o un movimiento genuino laical.

Aquel 24 de Septiembre de 2011 el Papa Benedicto se reunió en Friburgo con grupos católicos de Alemania. Allí pronunció un discurso que los medios publicaron abundantemente. “Es necesario abrirse a las preocupaciones del mundo”, es necesario que la iglesia se despoje de su riqueza terrenal y de su poder político para que deje de ser auto-referencial, y se dedique a servir al evangelio.

El 25, dia siguiente los medio hablaban del discurso del Papa Benedicto XVI, en el que ponía de manifiesto la necesidad clara que se sentía en la iglesia de buscar nuevos caminos.

Hoy el Papa Francisco, que al ser electo en el cónclave inclinó la cabeza frente a la feligresía presente pidiendo “recen para que Dios me bendiga, recemos juntos”, encabeza la apertura de un nuevo tiempo para la Iglesia.

No se trata entonces de un lenguaje celamitico o latinoamericano sino el nuevo lenguaje del Evangelio para la apertura de nuevas rutas en este tercer milenio.

El anhelo es que la Iglesia vuelva a ser libre y abrace el Evangelio como servidora del Reino. En ese sentido los mártires actuales son un signo dentro de la Iglesia. “Dios sigue hablando hoy”, pero que le dice Dios a la iglesia, al clero que queda muchas veces ahogado dentro de la sociedad sobre todo en sociedades ahogadas y ahogantes?

Traemos aca una de las tantas notas publicadas en aquel septiembre que nos muestra que la iglesia siempre ha estado necesitada de Reformas y que ahora el Papa Francisco es un signo en medio de los tiempos.

Concluye su visita de cuatro días a Alemania

El Papa pide a la Iglesia que se despoje de su riqueza terrenal y del poder político

Benedicto XVI ha dicho este domingo que la Iglesia necesita una "fuerte renovación", que tiene que "despojarse" de su riqueza terrenal y de su poder político y abrirse a las preocupaciones del mundo y ha asegurado que las épocas de secularización han contribuido a su purificación y a su reforma interior.

En un fuerte y duro discurso pronunciado ante grupos de católicos alemanes con los que se reunió en Friburgo (suroeste) el papa Ratzinger ha afirmado que desde hace decenios se asiste a un descenso de la práctica religiosa y se constata que una parte de los bautizados abandonan la Iglesia.

Ante esa situación, el Pontífice se ha preguntado si la Iglesia, "que somos todos los bautizados, no sólo la jerarquía, el papa y los obispos", debe cambiar y la respuesta que ha dado fue: "sí, es necesario un cambio".

"La Iglesia debe de nuevo abrirse a las preocupaciones del mundo y dedicarse plenamente a ellas", ha afirmado con rotundidad, a la vez que ha precisado que, sin embargo, "a lo largo de la historia de la Iglesia se ha manifestado la tendencia contraria".

"Es decir la de una Iglesia que se acomoda al mundo, se vuelve autosuficiente y se adapta a los criterios del mundo. Ella da más importancia a la cosa institucional y organizativa que a su llamada a la apertura", ha agregado el papa Ratzinger.

Sin ambages, Benedicto XVI ha insistido en que para cumplir su objetivo, la Iglesia "debe de nuevo separarse de todo lo mundano".

Un reforma interior

En esa línea de claridad, Benedicto XVI -que en estos años ha criticado el secularismo que avanza en el mundo- ha agregado  que "en un cierto sentido, la historia ha salido en ayuda de la Iglesia, ya que las diferentes épocas de secularización han contribuido de manera esencial a su purificación y a su reforma interior".

"Las secularizaciones, bien de las expropiaciones de los bienes de la Iglesia o la cancelación de los privilegios o cosas similares, significaron en cada ocasión vez una profunda liberación de la Iglesia de lo mundano: se despojaba de su riqueza terrena y volvía a abrazar totalmente su pobreza terrenal".

Para el Papa teólogo, "liberada de su peso material o político", la Iglesia puede dedicarse mejor y de manera verdaderamente cristiana al mundo entero, "puede nuevamente vivir de manera más libre su llamada al ministerio de la adoración a Dios y al servicio del prójimo".

También ha asegurado que sin elementos mundanos, la Iglesia puede realizar mejor su labor social y caritativa, tras asegurar que la caridad no es para la Iglesia una "actividad de asistencia social que se puede dejar a otros, sino que es expresión irrenunciable de su misma esencia".

 

Autor: Noticelam
Fuente: elmundo.es
http://www.elmundo.es




Documento sin título